¿Y si la nieve no eran lo último? Los expertos alertan del riesgo de inundaciones por lluvia
  1. España
unida al deshielo y los residuos

¿Y si la nieve no eran lo último? Los expertos alertan del riesgo de inundaciones por lluvia

Voces autorizadas reconocen que las precipitaciones que están al llegar pueden provocar en varias zonas del país problemas por el mal estado del alcantarillado tras el paso de Filomena

placeholder Foto: Los expertos avisan: la lluvia puede colapsar España. (EFE)
Los expertos avisan: la lluvia puede colapsar España. (EFE)

El año 2021 ha comenzado con la meteorología más que revuelta. La llegada de la borrasca Filomena ha dejado importantes nevadas en buena parte de la península y problemas de abastecimiento en algunas zonas concretas, un escenario contra el que administraciones y ciudadanos siguen trabajando contrarreloj para recuperar la normalidad. Por fortuna, la llegada este miércoles de un frente de precipitaciones acabará de manera definitiva con esta situación..., pero podemos enfrentarnos a un nuevo e inesperado contatiempo, como consecuencia del deshielo y de la cantidad de residuos (basuras y ramas) que aún quedan en las calles de nuestro país por culpa del temporal.

10 días después de que la nieve llegara a casi todos los puntos de España, la importante bajada de temperaturas que se produjo en los días posteriores dio lugar a que se generaran importantes placas de hielo que han impedido que se restablezca la circulación con normalidad. De hecho, hoy continúan cortados 739 kilómetros de carretera y un total de 61 vías afectadas. Pero las dificultades podrían no haber acabado aquí: las próximas lluvias podrían provocar serios problemas en los sistemas de desagües de las ciudades, especialmente en aquellos donde la borrasca ha dejado mayor cantidad de residuos.

Foto: Árboles caídos y nieve en Madrid. (EFE)

"Si descarga todo el agua que los expertos aseguran que va a llegar a España, la meteorología nos va a salvar del problema de la nieve. La borrasca, que llegará de oeste a este, nos puede dar un respiro. Si no tuvieran lugar estar lluvias, el bloqueo se nos hubiera ido a dos semanas más, con lo que supondría para elementos fundamentales como colegios, medicinas o alimentos. El agua y la falta de heladas hará que la nieve se derrita y el que el lunes volvamos a la normalidad", explica Andrés Luis Romera Zarza, doctor ingeniero de caminos, canales y puertos, y auditor de seguridad vial, a El Confidencial. "Pero nos va a generar otro problema diferente", explica.

La lluvia va a permitir que toda la nieve acumulada se derrita y, con ello, que las carreteras y ciudades españolas vuelvan a tener una circulación fluida. Sin embargo, los próximos días, varias localidades están en riesgo de tener calles anegadas de agua por acumulación de restos y por falta de previsión. El mal estado del alcantarillado y los desagües en algunas ciudades de España pueden dar lugar a que los sistemas de eliminación de agua de lluvia no den abasto... y eso sin tener en cuenta todo el agua del deshielo que se sumará al de las propias precipitaciones.

Así lo afirma Juan Manuel Alameda, decano del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas de Madrid (graduados en Ingeniería Civil), quien explica a este diario que algunos núcleos urbanos pueden encontrarse con esta complicada situación: "Las lluvias van a afectar a la zona centro, y con toda la cantidad de nieve y de hielo acumuladas, además de las basuras no recogidas y los restos de desbroces de árboles que estamos amontonando en las calles, es muy problable que lo que ocurra sea que las tuberías de desagüe se colmaten. Están diseñadas para unos caudales y una sección, lo que puede provocar desbordamientos por rebosamiento de agua. A eso hay que sumarle el arrastre del agua procedente de la nieve, lo que puede generar posibles avenidas en algunas zonas", asegura.

De hecho, desde el propio Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, se explica la situación actual en un comunicado: "Con la gran cantidad de nevada, el inicio del deshielo y los residuos producidos en las grandes ciudades como consecuencia de Filomena (basuras no recogidas y ramas, principalmente), las lluvias pueden llevar a la saturación del alcantarillado", explican. "Me preocupan ciudades como Madrid, donde el hielo continúa amontonándose y va a provocar un efecto de represa, dando lugar a que suba el nivel de agua que hay normalmente. Puede ser un problema importante", afirma Alameda. Por esa razón, urgen a la limpieza del alcantarillado y de los imbornales ―las bocas de la acera o la calzada por las que se conduce el agua a la alcantarilla― para favorecer el desagüe sin problemas.

placeholder Nieve y ramas en una de las calles más conocidas de Madrid. (EFE)
Nieve y ramas en una de las calles más conocidas de Madrid. (EFE)

Nieve, basuras, ramas...

Romera Zarza vaticina una posible situación caótica en algunos puntos de país, por un problema que está directamente relacionado con el mal estado de los saneamientos: "Las tuberías de desagüe funcionan por gravedad y, para ello, hay que darles una pendiente: si es muy elevada, la termina rompiendo el agua por el rozamiento, pero si es corta, se producen sedimentos. Se busca un término medio, pero siempre tendemos a acercarnos a pendientes más cortas que largas, pues es menos costoso limpiarlas que repararlas. Pero el problema es que, si no se limpian, se colmata la tubería", explica.

O, dicho de otra manera, la acumulación de residuos en el alcantarillado da lugar a que no desagüen como deberían, generando problemas en las propias calles. "Si las tuberías no están limpias, se produce el efecto Venturi, los pozos de registro se convierten en vasos comunicantes, los saneamientos se van a ver desbordados y las tapas pueden llegar a saltar", explica. "Me temo que podemos tener este panorama negro en algunas poblaciones de la Comunidad de Madrid, sobre todo en aquellas cercanas a la montaña, donde se le puede unir la nieve del deshielo", asegura Romera Zarza. De hecho, la CAM ha mandado un comunicado a todas las localidades para que despejen el alcantarillado y se aseguren de que está limpio, mientras que en Madrid capital se está procediendo a la revisión de más de 400 puntos críticos.

"Si descarga todo el agua que los expertos aseguran que va a llegar, la meteorología nos va a salvar del problema de la nieve, pero provocará otro distinto"

Los dos peores escenarios que se manejan son la posibilidad de lluvias persistentes durante muchas horas o lluvias muy cortas en el tiempo, pero de gran intensidad. Cualquiera de estas dos situaciones pueden provocar que el alcantarillado sufra problemas, motivo por el que algunas comunidades ya se han puesto manos a la obra en previsión de un hipotético problema, como es el caso de Madrid, Navarra, Aragón o Castilla-La Mancha, entre otras. De hecho, desde Emergencias de la Comunidad de Madrid se ha solicitado que "se limpien los imbornales y las alcantarillas", además de "eliminar los elementos de riesgo en arbolado y en cornisas".

Desde la Confederación Hidrográfica del Tajo, en conversación con El Confidencial, hacen una llamada a la calma, asegurando que "las bajas temperaturas" dan lugar a que el deshielo no se vaya a producir todavía, a lo que hay que sumar que las lluvias "no parecen demasiado importantes" y que hay "mucha generación eléctrica" que ha hecho que se utilicen muchos recursos hídricos. Eso sí, en un comunicado, explican que "el volumen de agua en forma nieve de la cuenca hidrográfica del Tajo alcanza la cifra histórica de 245 hm³ tras el paso de la borrasca Filomena, un registro histórico 54 veces superior al volumen almacenado el año pasado por estas fechas".

Por su parte, desde la Confederación Hidrológica del Ebro, aseguran a El Confidencial que sus predicciones no muestran ningún problema relacionado con crecidas de los ríos, al menos a corto plazo. "Todos los modelos que utilizamos no muestran de aquí al jueves ninguna aportación pluviométrica que pueda ser preocupante. Sí provocarán incrementos generalizados, pero dentro de la normalidad de esta época", explican. "En muchos cursos fluviales se observará que aumenta el caudal por la fusión parcial de la nieve, pero, sin lluvias, no se prevé que vayan a ser muy relevantes", explican.

Sin embargo, en el caso de la Confederación Hidrográfica del Duero no son tan halagüeñas. Tal y como explican, ya vigilan los ríos de la cuenca "ante la previsión de un aumento de las temperaturas a partir de este miércoles que, junto a las lluvias, provocarán una progresiva fusión de la nieve acumulada durante estos días y un previsible aumento de los caudales, según los datos de la AEMET. Los embalses de la cuenca gestionados por el Organismo se encuentran hoy al 70,2% de su capacidadad", explican en un comunicado.

Los expertos señalan varios puntos como aquellos que pueden ser más perjudicados: núcleos urbanos donde la nieve y los residuos (bien sean basuras o ramas) se acumulen; localidades cercanas a la montañas, donde el deshielo puede provocar problemas, o, incluso como explica Romera Zarza, hay que tener "especial atención a las zonas del Ebro, Navarra o La Rioja. La naturaleza es muy sabia y busca el curso primitivo de los ríos, algo que puede ser peligroso. Iría haciendo diques para elevar el cauce. Me prepararía ya", asegura. Después de la nieve, llega la lluvia, que podría generar serios problemas en algunos puntos de España.

Temporal Lluvia Hielo Nieve
El redactor recomienda