El Melillero: "Lo hicieron dos amigos míos a los que les encargué que quemaran el coche"
  1. España
Fue detenido en la madrugada del viernes

El Melillero: "Lo hicieron dos amigos míos a los que les encargué que quemaran el coche"

Lo de prender fuego al coche es algo que consta en su historial delictivo. A su ex le quemó el vehículo con gasolina cuando le dejó. Lo roció con líquido inflamable y le tiró una cerilla

placeholder Foto: Foto: Policía de Casabermeja
Foto: Policía de Casabermeja

El terrible suceso comienza una noche de marcha de principios de 2020 en Marbella. Sandra, una joven de 26 años, conoce a José Arcadio, alias 'El Melillero', en una discoteca de esa localidad. Hablan, bailan, beben y se gustan. Al acabar la fiesta, cada uno se va por su lado, pero siguen en contacto a través de las redes. Acaban juntos, compartiendo el mismo techo. Al principio, todo va sobre raíles. Él se muestra solícito, divertido y amable; pero cuando la relación se va a asentando, Sandra comienza a ver el verdadero poso que hay tras su sonrisa. Es un hombre obsesivo, cruel, controlador y en el camino le va dejando frases del tipo: "Tú vas a ser mía para siempre. Si alguna vez me dejas, no sé lo que hago". También va conociendo su pasado de absoluto desprecio a las normas y la ley. Cuando averigua que vive con un delincuente trata de huir, pero no puede.

Cuenta el entorno de la joven que a finales de año comenzó a prepararle psicológicamente para la ruptura, incluso con la ayuda de una especialista. Necesitaba alejarse de él, pero quería terminar bien y que 'El Melillero' la dejase tranquila. En diciembre, tras un incidente con un cuchillo, a la joven la tienen que asistir en el hospital con un corte en la mano. El episodio desencadena la ruptura. Arranca así la pesadilla de Sandra. Su expareja comienza a seguirla y acosarla de forma obsesiva, le reprocha que le ha dejado por otro y las escenas de celos se reproducen. Sandra tiene miedo. Por eso, cuando su mejor amiga, Cristina, a la que conoció estudiando, le pide que la lleve a la localidad de Cártama, muy alejada de su zona habitual, aceptó encantada. Nunca pudo imaginarse que allí la localizaría su expareja, pero lo hizo. Se acercó a su coche, tocó en la ventanilla y ella bajó el cristal apenas diez centímetros para averiguar qué quería. 'El Melillero' aprovechó la rendija para arrojarle un bote de ácido sulfúrico con una concentración del 98%. Ella y su amiga Cristina, que iba en el asiento del copiloto, se sintieron arder. Se bajaron del coche aullando de dolor y quitándose toda la ropa que llevaban puesta. La secuencia era dantesca. Ni se dieron cuenta de que el vehículo bajaba por una cuesta y sesenta metros más allá chocaba contra una farola. 'El Melillero' huye y se esconde.

Foto: Coche en el que huyó el presunto atacante de dos mujeres en Cártama. (EFE)

A partir de ese momento, se convierte en el hombre más buscado. Policía Nacional, Guardia Civil y las policías locales de la zona aúnan esfuerzos para tratar de detenerle, les da a todos esquinazo; pero finalmente ayer por la noche le localizan en la zona de Entrerios en Málaga. Se esconde en una casa de campo que pertenece a un hombre, mayor que él, que también tiene sus problemas con la justicia y un hijo en prisión. Hasta el lugar los ha llevado su hermano, Antonio, al que llevan siguiendo desde el primer día. Él ni se ha dado cuenta. Los investigadores saben que le ha llevado varias mudas de ropa y que está tratando de ayudarle, pero no es hasta que con visores nocturnos le detectan que se abalanzan a por él. 'El Melillero' huye en una moto, los guardias le siguen y finalmente acaban poniéndole las esposas.

Sabe que no tiene que hablar, pero da su versión, que El Confidencial ha podido conocer en primicia: "No fui yo, lo hicieron dos amigos míos. Sí que se lo encargué, pero yo les dije que quemaran el coche, no que hicieran daño a Sandra ni a su amiga Cristina. Yo la quiero, cómo iba a hacer algo así". Lo de prender fuego al coche es algo que consta en su historial delictivo. A su ex le quemó el coche con gasolina cuando le dejó. Roció el vehículo con líquido inflamable y le tiró una cerilla. El vehículo acabó consumido. El pecado de esta joven fue dejarlo. A 'El Melillero' le cuesta encajar el rechazo y cuando se produce reacciona con violencia. Es un joven sin límites ni moral. A su entorno le pasa lo mismo. Los agentes de la Guardia Civil han detenido a cinco personas más, entre ellos a Antonio, su hermano, por encubrimiento. Fueron ellos los que le han dado cobertura y le han permitido seguir en libertad eludiendo los controles policiales.

Guardia Civil Delincuencia Málaga
El redactor recomienda