La Navidad deja más hospitalizados y más casos... sin contar aún el efecto Nochevieja
  1. España
empeora la situación de la pandemia

La Navidad deja más hospitalizados y más casos... sin contar aún el efecto Nochevieja

Con la campaña de vacunación ya en marcha, todos los indicadores empeoran a la espera de que empiece a notarse el fin de año, que debería provocar que los casos suban aún más

Foto: La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias (i), y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este lunes en la Moncloa. (EFE)
La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias (i), y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este lunes en la Moncloa. (EFE)

Entre el 28 de diciembre y el 3 de enero, 82.834 personas recibieron la vacuna contra el covid-19 en España. En la misma semana, 66.572 se contagiaron. La diferencia entre ambas cifras es que la primera es un reflejo bastante fiel del comienzo de la campaña de vacunación y la segunda es una imagen distorsionada de la evolución de la pandemia. La situación está empeorando, empezó a hacerlo antes de Navidad y lo seguirá haciendo en los próximos días. Es ahora cuando empieza a notarse el efecto de la Nochebuena y aún está por llegar el de fin de año.

Aunque pudiera parecerlo, esto no es una carrera de las vacunas contra la tercera ola. Nunca lo ha sido. Lo que estamos viviendo ahora no era evitable con la vacunación porque las vacunas no han sido desarrolladas a tiempo. El Reino Unido, que empezó a vacunar el 8 de diciembre, antes que el resto de Europa y cuando la nueva variante aún no se había desbocado, está ahora peor que ningún otro país.

El arma contra el aumento de los contagios en invierno era la misma que en verano y en otoño: desde el rastreo y el aislamiento de los contactos a las restricciones a la movilidad, pasando por el control de aforos, la higiene, etc. La receta que ya se conocía. Pero incluso con medidas muy restrictivas era previsible un agravamiento, porque era imposible evitar las reuniones familiares y sociales primero en el puente de la Constitución y luego en Navidad. El Gobierno y las comunidades lo sabían y eligieron abrir la mano. Ahora se notan las consecuencias.

Illa anuncia que ya han sido administradas 82.834 dosis de la vacuna de Pfizer en España

Suben los contagios

Los casos suben, pero la incidencia acumulada (casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días) baja. Eso es porque ese indicador tiene en cuenta todos los festivos que ha habido en las dos últimas semanas. Es como el efecto de un fin de semana más largo, y por eso no será un dato del todo fiable hasta mediados de enero.

"El número real de contagiados se está infrarreflejando por el cierre por festivos de centros de salud, pero las cifran van al alza", dijo este lunes en Onda Cero Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud Pública de la Comunidad de Madrid. Entre el 24 y el 27 de diciembre, Madrid notificó 2.867 casos. Esos datos, ya bastante consolidados, son inferiores a los notificados entre el 31 de diciembre y el 3 de enero (3.141), que todavía pueden sufrir variaciones al alza. La semana pasada, Madrid acumuló 10.987 casos entre el lunes y el miércoles, un número que puede ser superior esta semana.

María José Sierra: ''La tendencia va en aumento y la evolución es preocupante''

Los días festivos distorsionan la imagen de la pandemia, pero aun así hay datos que reflejan de manera clara el empeoramiento. El pasado lunes, el Ministerio de Sanidad notificó 24.462 casos en los cuatro días anteriores: del 24 al 27 de diciembre, ambos incluidos. Este lunes fueron 30.579, un 25% más. Si utilizamos una media de siete días, el aumento también es pronunciado: el lunes pasado eran 9.000 casos y ahora son más de 11.000.

Tras empezar a subir el 9 de diciembre, el número de casos semanales alcanzó su pico el 23 de diciembre: 58.942 contagios. El siguiente día con datos, el 27 de diciembre, esa cifra cayó hasta los 50.515. ¿Una mejora? No, una infranotificación. En los festivos, centros de salud y hospitales no trabajan al 100%. Y menos gente va al médico aunque tenga síntomas. El 30 de diciembre, el número de casos en los últimos siete días era de 62.037. Este lunes fueron 66.572 (son casos diagnosticados; los casos añadidos al total son más: 79.431). Es muy probable que esa cifra suba durante la semana. Hay retrasos en las notificaciones y es previsible que el fin de año aumente los contagios.

Otro indicador que muestra el empeoramiento es la positividad. Según el último informe de Sanidad, el dato semanal ha vuelto a superar el 10% (la Organización Mundial de la Salud fija el 5% como el máximo para una situación controlada). Durante la Navidad, las comunidades ha reducido el número de pruebas. Entre el 25 y el 31 de diciembre, realizaron 700.982 (500.486 PCR y 270.982 test de antígenos), un 28,2% menos que la semana anterior, cuando hicieron 975.926 (651.009 PCR y 324.917 test de antígenos).

Foto: Vacunación de residentes y sanitarios en la residencia de mayores de El Zapillo, en Almería. (EFE)

Y las hospitalizaciones

Al aumento de los contagios le sigue una subida en las hospitalizaciones. Lo preocupante es que los hospitales no llegaron a vaciarse, como sí sucedió en verano, y la ocupación por pacientes covid-19 apenas bajó del 10% (un 20% en las UCI). Ahora está subiendo de nuevo y este domingo la ocupación se situó en el 11,2% en general y en el 23% en cuidados intensivos. Siete comunidades (Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid y La Rioja) están por encima del 25%. Hay 13.458 enfermos de covid-19 ingresados en hospitales españoles, cuando una semana antes había 12.172 (el informe de cada lunes, con datos del domingo, recoge menos altas que entre semana).

La incidencia de contagios sube en toda España tras los festivos navideños

La expansión del virus por el país en plenas fechas navideñas ha hecho saltar las alarmas en gran parte de los ejecutivos autonómicos. Tras las restricciones anunciadas por algunos este fin de semana, Cataluña anunció este lunes un endurecimiento en los próximos días: desde el 7 de enero —después de Reyes—, el Govern fijará durante 10 días un cierre perimetral de cada municipio y serán clausurados los centros comerciales y gimnasios, mientras que los fines de semana solo abrirán los comercios esenciales. Murcia, por su parte, aumentó a nueve las localidades con cierre perimetral donde, además, se cerrará la hostelería en interior desde este miércoles hasta el día 12.

La vacunación "ha arrancado bien"

Sanidad lleva días hablando del principio del fin de la pandemia para referirse a la llegada de la vacuna. Este lunes, el ministerio ofreció los datos oficiales de cuántas dosis habían sido aplicadas tras completar la primera semana. Las cifras que habían ido facilitando las comunidades ofrecían una manifiesta desigualdad entre ellas, aunque Illa restó importancia a estas diferencias y enfatizó que el proceso "ha arrancado bien" y que las comunidades están haciendo un gran esfuerzo. En total, 82.834 personas han recibido ya su primera dosis desde el 27 de diciembre como parte de una primera fase en la que se espera alcanzar en torno a 2,3 millones de ciudadanos.

El inicio de la inmunización y la publicidad de las cifras de dosis administradas provocaron nuevamente tensiones entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno central este lunes, cuando se comunicó que la región solo había administrado el 6% de las dosis recibidas tras criticar a Sanidad porque la cifra que había llegado era inferior a la que esperaban. Ante esta situación, la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, reclamó al ministerio que dirija la estrategia nacional, pero en rueda de prensa Illa hizo hincapié en que "el sistema tiene capacidad para vacunar a mucha más población". "El cuello de botella son las dosis que vamos recibiendo".

Madrid culpa al ministerio del retraso en la vacunación

La jornada se vio marcada, sin embargo, por la candidatura de Illa a presidir la Generalitat de Cataluña en las elecciones del próximo 14 de febrero. Aunque la misma se anunció el pasado 30 de diciembre, fue este lunes cuando el resto de formaciones se alineó para pedir su dimisión cuanto antes, al considerar que no puede compaginar su actual labor con la de candidato del PSC. "No se puede ser ministro a tiempo parcial cuando te deje ratitos la campaña", aseguró la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en una línea similar a la expresada por su homólogo en el PP, Pablo Casado. La sorpresa vino cuando la misma petición de renuncia llegó de su socio de coalición en el Consejo de Ministros. La candidata de los comunes, Jéssica Albiach, consideró que el titular de Sanidad tiene que estar al 100% en un contexto de pandemia, y en la misma línea se pronunció el diputado vasco por UP, Juan López de Uralde.

Avance desigual de la vacuna contra el covid-19 en España

La candidatura del ministro llegó ayer a la propia rueda de prensa en que Illa debía explicar la evolución de la epidemia y del proceso de vacunación. En ella, se reafirmó en su posición de no dejar el cargo hasta que se inicie de forma oficial la campaña electoral, a pesar de que ya ofreció este fin de semana su primer mitin del partido tras ser elegido presidenciable. El movimiento en clave orgánica amenaza con dificultar las últimas semanas de su gestión al frente del departamento en un momento clave para el devenir del virus, al estar en plena vacunación de la población.

La tercera ola ya solo se puede mitigar. Lo que sí pueden evitar las vacunas es una cuarta (y una quinta y una sexta...). Las primeras personas vacunadas conseguirán la inmunidad a finales de enero, una semana después de recibir la segunda dosis. Las últimas de la primera etapa, que está previsto que reciban la vacuna a finales de marzo, no serán inmunes hasta mediados de abril. Si no se acelera mucho la llegada de vacunas, el camino hacia la inmunidad de rebaño será lento. Mientras tanto, el virus seguirá circulando y contagiando. Puede que la vacuna sea el principio del fin, pero ese fin no está cerca.

Coronavirus
El redactor recomienda