Los Mossos desalojan la 'rave' de Llinars tras más de 40 horas de fiesta
  1. España
Comenzó el 31 de diciembre

Los Mossos desalojan la 'rave' de Llinars tras más de 40 horas de fiesta

Los Mossos d'Esquadra explicaron que tenían previsto actuar policialmente "en las próximas horas" si los participantes no abandonaban el lugar por voluntad propia

placeholder Foto: La policía desaloja una macrofiesta ilegal en Llinars del Vallés, Barcelona. (EFE)
La policía desaloja una macrofiesta ilegal en Llinars del Vallés, Barcelona. (EFE)

Tras casi 40 horas de fiesta, los Mossos d'Esquadra han puesto fin este sábado a la macrofiesta ilegal que comenzó el jueves en Llinars del Vallés (Barcelona) para celebrar la Nochevieja. Decenas de furgones polliciales han accedido al recinto donde se desarrollaba la 'rave', con más de 300 personas, para proceder a su desalojo.

Los agentes han detenido a los dos organizadores, una chica holandesa de 29 años y un chico de Tarragona de 22, que han pasado a disposición judicial acusados de desobediencia y resistencia a la autoridad, y se enfrentan a una sanción administrativa de hasta 600.000 euros por incumplir la normativa anticovid. Otras cinco personas han sido imputadas por su vinculación con la organización del evento y Mossos y Policía Local han identificado y denunciado a 215 asistentes a la fiesta, muchos de ellos extranjeros, que se exponen a multas de hasta 3.000 euros por saltarse las medidas contra la pandemia.

Algunos participantes se han ido voluntariamente en las últimas horas y han sido identificados por la Policía, pero en la nave quedaban aún decenas de jóvenes que se negaban a abandonar las instalaciones, pese a la presencia policial. Aquellas personas que sí habían abandonado la fiesta por voluntad propia han sido identificadas y se ha tramitado la correspondiente denuncia, entre otras cosas, por asistir a una fiesta prohibida con motivo del covid-19, sin guardar las distancias de seguridad ni usar mascarilla.

Según informa la Policía catalana en su cuenta de Twitter, los Mossos han detenido a dos personas e investigan a otras cinco como presuntos organizadores de esta 'rave' que comenzó la noche de fin de año, si bien la investigación continúa todavía abierta. Además de estos dos delitos, se les ha levantado un acta administrativa por una infracción "muy grave" al organizar una fiesta ilegal que incumple las medidas restrictivas contra la covid, y cuya sanción puede ascender hasta los 600.000 euros, de acuerdo con el decreto ley aprobado por el Govern sobre el régimen sancionador que regula la tipología de las infracciones que contravienen la normativa.

placeholder Macrofiesta ilegal en una nave abandonada de Llinars del Vallès, en Barcelona. (EFE)
Macrofiesta ilegal en una nave abandonada de Llinars del Vallès, en Barcelona. (EFE)

Más de trescientas personas de varias nacionalidades han participado desde el último día de 2020 en esta fiesta, que fue denunciada por los vecinos de la zona sobre las 21 horas del mismo día 31 y que, según algunas fuentes, querían alargar hasta el día 4 de enero.

En un primer momento, los Mossos señalaron que no querían desalojar "por criterios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad" y para evitar con ello graves incidentes. No obstante, este viernes explicaron que tenían previsto actuar policialmente "en las próximas horas" si los participantes no abandonaban el lugar, como ha ocurrido finalmente.

Los expertos censuran la inacción del Govern

Diferentes médicos y científicos catalanes, como el profesor de física computacional Àlex Arenas y Salvador Macip, han lamentado la actuación del Govern, que ha tardado más de 40 horas en desalojar la fiesta.

A través de su cuenta de Twitter, Arenas, que trabaja en la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, ha aseverado que el Govern se está "luciendo" y, tras recordar que se han cerrado escuelas, la restauración, deportes y cultura, con "miles de personas pasándolas 'putas'" por el covid, se ha preguntado por qué no se ha desalojado antes "esta ignominia". La solución pasa, a su juicio, por confinar en cuarentena a los participantes durante diez días antes de salir y mezclarse con la población. "Les pasamos comida y agua. Pero 10 días encerrados hasta inicio de síntomas. A la salida, multa de las que recuerdas toda la vida".

En términos parecidos se ha pronunciado el científico Salvador Macip, residente en Leicester (Inglaterra), quien ha considerado "un insulto a los que se han estado esforzando durante meses que no se sepa cómo parar esta animalada, y un peligro para todos". Para Macip, debería haberse cortado la electricidad, acordonar la nave e imponer una "multa épica. No es tan difícil. Ya hemos visto que los mossos saben imponerse a las multitudes cuando quieren".

Para la exconsellera de Salud Marina Geli, que además es médico, la fiesta 'rave' de Llinars es "un delito contra la salud pública". Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, ha señalado a través de las redes sociales que "todo el mundo lamenta la 'rave' de Llinars y la inacción policial", pero ha reconocido que si los Mossos intervinieran "también habría una fuerte crítica". En opinión del médico, "los que han venido dicen que aquí hay menos restricciones que en Francia... El país es 'naif', haremos una buena estética pero no tenemos mentalidad de Estado".

FECASARM, patronal del sector del ocio nocturno en Cataluña, también pidió al Govern "contundencia" al Govern y ha denunciado que "la mayor parte de las fiestas ilegales" para celebrar la llegada del nuevo año "se celebraron sin ser detectadas". Los empresarios de discotecas y salas de fiestas, cerradas por las restricciones aplicadas para contener la pandemia, dicen sentirse discriminados, ya que no pueden operar desde hace meses, "mientras que a una fiesta ilegal, sin ningún tipo de medida de seguridad, se le está permitiendo continuar funcionando alegando el principio de proporcionalidad.

Choque entre los departamentos de Salud e Interior

Dentro de la Generalitat se ha producido un choque entre los departamentos de Salud, liderado por Alba Vergés (ERC), e Interior, con Miquel Sàmper (JxCat) al frente. Fuentes de la Conselleria de Salud han explicado a EFE que Vergés habló este viernes con Sàmper y que la petición fue clara: que se pusiera fin a la fiesta, se identificara a los participantes de la misma y se impusieran las sanciones correspondientes. Las mismas fuentes aseguran que este es el procedimiento que se sigue en otras fiestas que incumplen la normativa contra el covid y que nunca antes se había pedido a Salud un protocolo para actuar.

Además, desde Salud recuerdan que no se puede obligar a hacer cuarentena a alguien si no es positivo o contacto directo, pero sí piden que se identifique a los participantes para poder hacer un seguimiento de los mismos, en caso de que alguno de ellos diera próximamente positivo por coronavirus. Por tanto, la Conselleria subraya que si no se ha actuado ya no es porque falte ningún protocolo de Salud.

Indignación del ocio nocturno

Y si a alguien ha indignado la actuación de la Policía es al sector del ocio nocturno, cerrado desde hace meses por la pandemia, que ha exigido su reapertura como único "muro de contención" frente a fiestas ilegales como esta. La patronal FECASARM ha denunciado que "la mayor parte de las fiestas ilegales" ante la llegada del nuevo año "se celebraron sin ser detectadas", mientras que FECALON se ha preguntado cómo cientos de personas, algunas procedentes de países europeos, han podido llegar hasta Llinars para participar en la 'rave' cuando hay decretadas restricciones a la movilidad por la pandemia.

Mossos d'Esquadra Alcohol Pandemia
El redactor recomienda