Génova activa el control territorial del PP antes de afrontar el ciclo electoral
  1. España
LA OPOSICIÓN SE ARMA

Génova activa el control territorial del PP antes de afrontar el ciclo electoral

Con el nuevo año se retomarán los congresos provinciales y empezarán los regionales. La prioridad es poner a punto el partido para aupar a Casado y afrontar las futuras elecciones

Foto: El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d) y el secretario general del partido, Teodoro García Egea (i). (EFE)
El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d) y el secretario general del partido, Teodoro García Egea (i). (EFE)

"Un partido construido de abajo a arriba". Es el mensaje que Teodoro García Egea, secretario general del PP, lleva repitiendo meses. Después del ciclo electoral tan complicado de 2019 (la caída de las generales de abril, las autonómicas que salvaron capitalizando los pactos con Ciudadanos y la recuperación de noviembre) la nueva dirección entendió que el asunto prioritario era volver a empezar en los territorios.

Algunas designaciones para las candidaturas regionales y locales levantaron ampollas internas y la forzosa coalición electoral con los naranjas en Euskadi, en contra del PP vasco, terminó de dar la puntilla. Pero pasadas esas turbulencias, el número dos de Pablo Casado y la vicesecretaria de Organización, Ana Beltrán, empezaron a idear los procesos de renovación.

En 2020, un año marcado por los tiempos de la pandemia, comenzaron los congresos provinciales. La idea era precisamente esa: empezar por lo local para continuar por lo autonómico. Egea hacía balance público hace escasos días en la sede del partido: “Las renovaciones provinciales son las que garantizan la renovación a nivel local, que es la fuerza de nuestro partido y la garantía de que podemos afrontar con éxito los futuros procesos electorales”.

placeholder Pablo Casado y Alberto Núñez Feijóo. (EFE)
Pablo Casado y Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

En Génova aseguran que más allá del mazazo interno de la moción de censura que terminó con el mandato de Mariano Rajoy, el partido sufría un abandono orgánico acumulado de mucho tiempo. Además de las gestoras en algunos lugares clave, otros territorios pedían un relevo urgentemente. Todo ello en mitad del auge de competidores por la derecha y el riesgo de posibles fugas a Vox. La cuestión es que algunas comunidades y provincias se rebelaron con las posiciones del nuevo secretario general, reprochando que solo pretendía tomar el control y que Génova imponía sus candidaturas.

La dirección ahora insiste en que se produzca integración en cada rincón de España, consciente de que para afrontar el nuevo ciclo electoral necesitarán tener a punto la organización territorial. Todavía más al calor de las últimas encuestas, que acortan la distancia de los populares sobre el Partido Socialista. Que el partido se mantenga unido es la prioridad para consolidar el liderazgo de Casado.

Hasta ahora se han celebrado los congresos provinciales de Alicante, Valencia, Ciudad Real, Albacete, Zaragoza y Huesca. Con el arranque del nuevo año continuarán teniendo lugar en todas las provincias. Por ejemplo, en el primer trimestre del año deberían estar listas las otras tres provincias castellano manchegas: Toledo, Guadalajara y Cuenca.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

El mayor interés está puesto en los territorios en los que el partido gobierna. Más allá de Madrid, los casos de Castilla y León, Andalucía y Galicia. Algunos de ellos quitan importancia a los posibles retrasos y defienden que toda la energía debe continuar en la gestión de la pandemia. Tampoco son partidarios de la celebración de congresos telemáticos y confían en que con el paso del tiempo la situación se estabilice y la actividad de los partidos sea más normal. Hace unas semanas el secretario general del PP gallego, Miguel Tellado, ya reconocía que las cuestiones orgánicas "podían ser aplazables".

De hecho, el dirigente gallego recordaba que no existía “más urgencia que la estatutaria” teniendo en cuenta el resultado de Alberto Núñez Feijóo en las cuatro provincias en las elecciones del pasado verano. “La legitimidad de la dirección está fuera de dudas. No hay urgencia de organización”, recalcaba su hombre fuerte. Feijóo fue reelegido por cuarta vez presidente del partido en 2016.

placeholder Casado acompañado de varios presidentes autonómicos del PP. (EFE)
Casado acompañado de varios presidentes autonómicos del PP. (EFE)

El de Andalucía no es un caso menor porque será la comunidad autónoma por la que empiece el nuevo ciclo electoral una vez pasen las catalanas de febrero. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, consolidado según todas las encuestas por su gestión, tiene intención de agotar la legislatura. Aun así, las elecciones andaluzas tendrían lugar a finales de 2022 y serán la antesala de lo que ocurra después en el resto de autonomías, ayuntamientos y a nivel nacional. Para el PP es esencial tener preparado al partido, pero la fortaleza del presidente ya anticipa que no dejará a la dirección nacional imponer su aparato.

El futuro congreso madrileño también acapara todas las miradas. Pero en Génova señalan como fecha más probable principios de 2022, dando por hecho que será uno de los últimos en celebrarse. Como publicó este diario, más allá de los rumores de candidaturas, en el PP madrileño dan por hecho que, si Isabel Díaz Ayuso quiere presidirlo y los militantes la avalan en las primarias, lo hará. Descartan que la dirección nacional pueda frenarla y tampoco ven posible que otras figuras en auge le hagan sombra. Es cierto que la llamada tercera vía cogió fuerza entre algunos alcaldes de la Comunidad que apostaban por una tricefalia (separando lo orgánico de lo institucional) para evitar errores del pasado.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, es ovacionado por los miembros de su grupo parlamentario en el Congreso. (EFE)

A eso se sumaba la confianza de Casado en la actual secretaria general de la gestora, Ana Camins, que lidera toda las quinielas para esa vía. Aun así, los populares madrileños insisten en que no hay ningún desencuentro interno y que el partido se mantendrá unido pase lo que pase. En la gestora se inclinan por una candidatura de consenso que cuente con todas las figuras, especialmente la presidenta y el alcalde de la capital, para la esperada renovación en Madrid.

Aunque todavía no está encima de la mesa, cuando el proceso congresual termine en todas las comunidades autónomas, el PP deberá celebrar su congreso nacional, el primero bajo el mandato de Casado y justamente cuando se cumplan cuatro años de su elección.

Pablo Casado Partido Popular (PP) Teodoro García Egea Alberto Núñez Feijóo Isabel Díaz Ayuso Mariano Rajoy
El redactor recomienda