El aumento de los contagios pilla a las UCI aún saturadas tras la segunda ola
  1. España
CORONAVIRUS: LOS DATOS DE LA SEMANA

El aumento de los contagios pilla a las UCI aún saturadas tras la segunda ola

"Las próximas semanas observaremos una aceleración de la pandemia, con un importante incremento de la presión asistencial y de la tasa de mortalidad específica"

placeholder Foto: Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

Entre la primera ola y la segunda, los hospitales pudieron respirar. No se vaciaron, pero el número de pacientes con covid-19 cayó bastante en casi todos. Ahora el escenario es diferente. Sea una continuación de lo vivido en octubre y noviembre lo que estamos viviendo o una tercera ola, la realidad es que el aumento de los casos puede impactar en unos hospitales cuya ocupación por enfermos de coronavirus aún es bastante alta, sobre todo en las UCI.

La ocupación general (sea cual sea el tipo de cama) está en el 9,24%, según el último informe del Ministerio de Sanidad. En las UCI, la ocupación es del 19,98%. El 14 de septiembre, cuando España superó por primera vez la incidencia acumulada de 250 casos por 100.000 habitantes en 14 días desde la primera ola, la ocupación de camas UCI era del 8,5% (no había datos de ocupación general).

El documento 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19', pactado por el Gobierno y las comunidades autónomas en octubre, fija en el 10% y el 15% los umbrales en los que ambos indicadores entran en nivel de alerta alto. El muy alto los sitúa en el 15% y el 25%.

Ese ascenso de la curva de contagios puede provocar el empeoramiento de las UCI, que en algunas comunidades no han dejado de estar llenas. El suelo desde el que afrontan una posible tercera ola es más alto que al comienzo de la segunda. Según el último informe, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Melilla y La Rioja están por encima del 25%. Asturias, Baleares y Castilla-La Mancha superan el 20%. Y Aragón, Cantabria y el País Vasco superan el 15%.

El Ministerio de Sanidad ha aprendido la lección, al menos en lo que se refiere a la comunicación. En agosto tardó en reaccionar a la mala evolución de la pandemia y los mensajes que lanzaban Fernando Simón y Salvador Illa no se correspondían con los datos. A principios de octubre, un estancamiento llevó al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) a hablar de un posible descenso en la curva, algo que no sucedió: España, como el resto de Europa, vivió durante las siguientes semanas un rápido aumento de los casos, lo que provocó que los hospitales volvieran a llenarse y que noviembre fuera el mes con más muertes desde abril.

Ahora los mensajes son más alarmantes. Simón avisó de que es muy probable que la transmisión siga aumentando hasta mediados o finales de enero. También el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha lanzado varios mensajes de aviso. "El ascenso nos preocupa mucho. Las cosas no están evolucionando bien", dijo este miércoles. "La evolución ascendente de la pandemia se produce al inicio de las fiestas de Navidad, que es un periodo en el que se incrementan la movilidad y los contactos", señaló en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Este miércoles, el director del Observatorio de Salud Pública de Cantabria, Adrián Hugo, escribió en su perfil de Twitter: "Las próximas semanas observaremos una aceleración de la pandemia, con un importante incremento de la presión asistencial y de la tasa de mortalidad específica".

Lo positivo, si es que hay algo positivo en estas fechas, es que el empeoramiento está siendo más lento que en octubre. Tras el puente de la Constitución, la cifra de casos diarios notificados por Sanidad subió hasta superar los 9.000 (utilizando una media de siete días para suavizar los picos), pero una semana después, aunque sigue subiendo, no ha superado los 10.000. Baleares, con una incidencia acumulada de 455,61 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, es la comunidad que peor está. Es su peor dato desde el inicio de la pandemia. Madrid, Comunidad Valenciana, Extremadura, Cataluña y Castilla-La Mancha superan los 300. Melilla es la otra región por encima de los 250. Tras tres semanas por debajo, España también superó este martes ese umbral de riesgo muy alto.

Coronavirus
El redactor recomienda