El Gobierno busca aplazar seis meses la subida del SMI para "no destruir empleo"
  1. España
HASTA EL INICIO DE LA RECUPERACIÓN

El Gobierno busca aplazar seis meses la subida del SMI para "no destruir empleo"

La parte socialista del Gobierno apuesta por retrasar el debate sobre la subida del SMI al segundo semestre del año, coincidiendo con las previsiones de recuperación económica

Foto: La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo; la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. (EFE)
La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo; la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. (EFE)

El Gobierno, al menos la parte socialista, sigue apostando por aplazar cualquier subida del salario mínimo interprofesional (SMI), como mandata el programa de coalición y como pretende el sector morado, vinculando este compromiso al inicio de la recuperación económica. Así lo ha vuelto a reiterar este martes en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, insistiendo en que "tenemos que actuar con inteligencia política y acompañar en un momento económico tan grave que vive el tejido productivo" con el objetivo de "evitar destrucción de empleo".

La portavoz ha pedido "prudencia" respecto a las intenciones del sector de Unidas Podemos de actualizar el SMI, vinculando estas intenciones a que se hagan en el marco del diálogo social, donde no hay acuerdo entre sindicatos y patronal, con los primeros apostando por una subida de hasta el 5% y los segundos defendiendo su congelación. "No podemos ignorar la situación económica que está viviendo nuestro país y el próximo semestre va a ser muy dependiente de cómo circule el virus", ha advertido Montero defendiendo que por eso la posición del Gobierno es de "prudencia" al no tener una previsión cierta sobre el próximo semestre. A partir de este momento sí dijo que se podría "reevaluar" una hipotética subida del SMI. Ponen también en valor, para zanjar el debate, que en los dos últimos años se subió un 29%.

Se trataría, por tanto, de aplazar la subida, pero no de evitarla, según la propia ministra portavoz, para quien "está fuera de cualquier duda que este Ejecutivo está apelando por garantías y compromisos para, a lo largo de la legislatura, aproximar el SMI al compromiso de la carta europea". Esto es, a que alcance el 60% de la media salarial. El programa de Gobierno así lo recoge: "Subiremos el Salario Mínimo Interprofesional hasta alcanzar progresivamente el 60% del salario medio en España tal y como recomienda la Carta Social Europea", añadiendo que para ello "se convocará la mesa del Diálogo Social al objeto de promover un acuerdo que será la base para la propuesta del Gobierno".

A la negativa a subir el SMI expresada por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, el pasado viernes, argumentando que ahora no toca por la situación de crisis económica, se sumó, también tajante, la vicepresidenta económica Nadia Calviño este lunes durante una entrevista en el programa 'Al Rojo Vivo' de La Sexta: "Si no hay acuerdo entre los agentes sociales, a lo mejor lo que se nos está diciendo es que hay que tomarse tiempo y que esta decisión debe tomarse con la recuperación económica enfilada".

El punto intermedio que ofrecen desde Unidas Podemos para dar una salida tras esta nueva batalla interna pasa por una actualización del SMI del 0,9%, lo que supondría una subida de cerca de nueve euros al mes de los 950 euros en 14 mensualidades en que actualmente está fijado.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aseguraba la pasada semana desde Lisboa, tras firmar una declaración de intenciones en materia de cooperación con su homóloga portuguesa, Ana Mendes, que "dejar fuera de la revalorización salarial a quienes más lo necesitan es una injusticia". En esta línea, rechazaba que se acepte la "pobreza laboral", esto es, "trabajadores que accediendo a un puesto de trabajo sean pobres y que tengan que cumplimentar sus necesidades vitales a través de ONG". Al mismo tiempo, aseguraba que la revisión "está mandatada en el Estatuto de los Trabajadores" e indicaba que, de congelarse, "seríamos una anomalía europea", además de tildar la decisión de su Gobierno de "muy incoherente", por defender una directiva sobre salarios mínimos "y, al llegar la hora de la verdad, no practicarlo". El desarrollo de esta directiva fue precisamente uno de los puntos de convergencia entre Díaz y su homóloga portuguesa, que trataron coincidiendo con la agenda que tendrá Portugal a partir del 1 de enero, al asumir la presidencia rotatoria del Consejo de la UE.

SMI Recuperación económica Nadia Calviño Yolanda Díaz María Jesús Montero