Los papeles secretos de Puigdemont: hacer pinza con la CUP y aislar a ERC
  1. España
ABOGAN POR MANTENER LA TENSIÓN

Los papeles secretos de Puigdemont: hacer pinza con la CUP y aislar a ERC

Un documento interno de JxCAT, redactado después de las elecciones anteriores, pero en vigor aún, traza esta estrategia para hacer frente al auge de ERC y seguir agitando el bloque independentista

placeholder Foto: El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)

El líder de Junts per Catalunya (JxCAT), el fugado Carles Puigdemont, confía en los radicales de la CUP para doblegar e influir en la hoja de ruta de ERC en caso de que se desvíe del objetivo independentista. Así consta en un documento interno de esta formación al que ha tenido acceso El Confidencial. Las reflexiones que contiene el documento interno de JxCAT fueron escritas después de las últimas elecciones autonómicas y diseñan la estrategia de los hombres de Puigdemont para el futuro. El principal punto es el marcaje a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). “Que la CUP no sea aritméticamente necesaria no quiere decir que no sea políticamente relevante. Si conseguimos una buena sintonía a partir de ahora, la pinza será efectiva, como ya lo fue en ocasiones anteriores, cuando ERC quiera abandonar el camino unitario y coordinado”, dice el documento.

No hay que olvidar que JxCAT acudió a primeros de este mes de diciembre a la primera cumbre extremista (a la que asistieron algunas organizaciones xenófobas y neonazis catalanistas) para sondear un frente amplio. A esa convocatoria no acudieron, sin embargo, ni ERC ni la CUP. Los republicanos llegaron a pedir incluso la dimisión del vicepresidente del Parlament, Josep Costa, el hombre de confianza de Puigdemont en la Cámara catalana, por su asistencia. Costa manifestó en la cumbre que ERC no era independentista y acusó a la formación que dirige Oriol Junqueras de ser la culpable de que la declaración unilateral de independencia (DUI) no se hubiese implementado en esta legislatura. En otras palabras: que ha sido Esquerra la que se ha cargado la independencia. El documento, pues, cobra más actualidad que nunca tras la acusación de Costa ante las restantes fuerzas secesionistas.

Foto: El vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa. (EFE)

El documento refuerza la estrategia de Puigdemont y reivindica el protagonismo de su partido. También hace hincapié en la oferta del ‘expresident’ de concurrir a las elecciones con una candidatura unitaria, oferta que ya fue rechazada por ERC y por la CUP. De hecho, Esquerra se ha alejado tanto de Puigdemont que anunció esta semana que abandona el Consell per la República, un instrumento político partidista en manos del fugado, según el criterio de la formación republicana. El 'expresident' ha elegido otro camino: “Para implementar de nuevo la estrategia de la DUI efectiva, es preciso un bloque político mayoritario en el seno del independentismo que conecte con la mayoría social dispuesta a su defensa. JxCAT podría ser el embrión de este proyecto, desde un planteamiento transversal, con la CUP como componente necesario situado en la extrema izquierda”.

Mantener el conflicto con el Estado

El documento estratégico afianza, asimismo, la hoja de ruta de Carles Puigdemont y de Laura Borràs a abonarse a la tensión política y social. Por eso, como ERC es partidaria de “ensanchar” la base social del independentismo antes de tensar más la cuerda, JxCAT propone justamente lo contrario: “No se puede alcanzar la independencia ni se puede ampliar la base social del independentismo sin mantener abierto el conflicto con el Estado. Solo así se puede preparar a la ciudadanía para la confrontación democrática definitiva. Ni tan solo se puede negociar sobre la situación de los presos sin mantener abierto el conflicto con el Estado”. En otro párrafo, insiste en que “lo que aquí se plantea es un pulso real al Estado, para nada simbólico. Y si el pulso es real y definitivo, es preciso asumir las consecuencias que sean necesarias y confiar en que será la república la que las resolverá. Y quien no las quiera asumir, que deje paso”.

Foto: Laura Borràs tras ser elegida como candidata de JxCat a la Generalitat. (EFE)

En el momento en que fue confeccionado el documento, sobre mediados del año 2018, o sea, hace dos años, Carles Puigdemont todavía reivindicaba ser el presidente legítimo por haber sido el cabeza de lista de JxCAT. Ese es el único detalle que se ha ‘caído’ de las reflexiones del documento, ya que hace pocas semanas decidió que no sería él el presidenciable y luego las primarias dieron la victoria a Laura Borràs como candidata. Él se reserva el escaño de eurodiputado, que, si la Justicia no lo evita, espera revalidar en las próximas europeas.

En el momento de confeccionar el memorándum, incluso se puso sobre la mesa la posibilidad de forzar unas nuevas elecciones, teniendo en cuenta que las anteriores del 21 de diciembre de 2017 las había ganado Ciudadanos, que sacó 36 escaños. Su argumentario era similar al que tiene ahora Puigdemont: “Con una candidatura que mantenga el pulso al Estado, no hay ningún motivo para la desmovilización, al contrario, la demostración de firmeza es movilizadora. En cualquier caso, el bloque unionista tiene 57 diputados por 70 del independentista”.

"Con una candidatura que mantenga el pulso al Estado, no hay ningún motivo para la desmovilización", señala el documento

La propuesta de JxCAT era constituir un bloque independentista fuerte y mayoritario “que inicie una acumulación de fuerzas para hacer una DUI efectiva, que es una oportunidad que la candidatura de Carles Puigdemont ha creado y que se debería aprovechar. Puede ser que no tengamos otra oportunidad en mucho tiempo”.

En el documento aludido, se expone también que “la actual situación de parálisis y desconcierto del independentismo es fruto del no intento de hacer efectiva y consolidar la declaración de independencia que aprobó el 27 de octubre [de 2017] el Parlament de Cataluña. El Govern decidió no hacerla efectiva y no llamó a la movilización y a la defensa de las instituciones a través de la resistencia pacífica con el argumento de que no se quería asumir la responsabilidad de los eventuales costes asociados a esta defensa de las instituciones”.

Desbordar al Estado

Aun así, reconoce que “la única estrategia para hacer efectiva la independencia continúa siendo la misma: la declaración de independencia y la movilización y defensa de las instituciones, a través de la resistencia pacífica hasta desbordar al Estado”. De hecho, esa ha sido la estrategia impulsada prioritariamente por el hasta hace poco ‘president’ Quim Torra, y asumida al mismo tiempo por Puigdemont y por Borràs. Reflexiona el escrito que es preciso entender por qué no se hizo efectiva la DUI. “El principal problema fue que la estrategia para hacerla efectiva ni estaba preparada ni estaba asumida por parte del independentismo político mayoritario (PDeCAT y ERC), que se vieron condicionados por parte de la mayoría social, que sí estaba preparada y la asumía, como se demostró el 1-O”.

Foto: CDR queman un retrato del Rey en una manifestación de la CUP. (EFE)

El matiz de situar el PDeCAT como una de las fuerzas ‘traidoras’ no es baladí: el documento parte de la base de que el cisma entre JxCAT y PDeCAT era ya un hecho, aunque no se materializó hasta el verano pasado. “El actual posicionamiento público de ERC y PDeCAT confirma este análisis en la medida en que condicionan cualquier paso a que no tenga consecuencias penales o, lo que es lo mismo, se niegan a dar cualquier paso adelante significativo bajo el prisma de que todos ellos pueden tener consecuencias penales”, se quejaban los partidarios de JxCAT.

El documento reivindica el papel crucial de JxCAT, porque fue “la primera fuerza política independentista” el 21-D y lo considera un éxito sin precedentes, puesto que las expectativas antes de los comicios les daban entre 12 y 14 escaños. Apunta a que esta formación es “un proyecto colectivo de carácter no personalista”. Justamente lo contrario de lo que dicen sus rivales, que consideran el proyecto de JxCAT el más personalista de todos los partidos independentistas. Pero, a continuación, destaca que “el éxito de JxCAT se debe a su número uno, el muy honorable presidente (MHP)”. Reivindica, así, el papel de Puigdemont: “El MHP es clave para garantizar la unidad de acción de la mayoría independentista y retomar el camino republicano”.

El memorándum indica, por último, que las campañas clásicas ya no funcionan y no dependen del poder en manos de los partidos ni de los presupuestos de campaña. “La gente reclama personas honestas hablando claro y sin cortapisas”. Y termina con otra loa a Puigdemont: “El MHP es clave para garantizar la unidad de acción de la mayoría independentista y retomar el camino republicano. Esto quiere decir mucha mano izquierda y cometer pocos errores”.

Carles Puigdemont Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) CUP Junts per Catalunya Independencia de Cataluña
El redactor recomienda