Sanidad enmienda el plan de Navidad a una semana del inicio y deja el peso en las CCAA
  1. España
EL GOBIERNO MODIFICA LA RUTA

Sanidad enmienda el plan de Navidad a una semana del inicio y deja el peso en las CCAA

El ministerio propuso este miércoles a las autonomías que usen la capacidad de implementar nuevas restricciones a tan solo una semana de que dé comienzo el plan

placeholder Foto: Imagen de la calle Larios, en Málaga. (EFE)
Imagen de la calle Larios, en Málaga. (EFE)

El próximo 23 de diciembre, se inicia el plan de Navidad. Así estaba previsto desde el pasado 2 de diciembre y así será, pero quizá no como estaba pensado. Este miércoles, a tan solo una semana de que comiencen las limitaciones específicas para el periodo festivo, el Ministerio de Sanidad decidió reaccionar ante el empeoramiento de la situación de la pandemia en el país, alterando la ruta fijada, aunque dejando las posibles modificaciones en manos de las comunidades, que serán las que deberán asumir la decisión sobre si restringir más las opciones de los ciudadanos o mantener la estrategia que se fijó hace dos semanas, cuando la evolución era más favorable.

Este miércoles, el día comenzó con malas noticias a nivel comunitario. Alemania había registrado más de 900 muertos en una sola jornada. La evolución a nivel nacional no era tan extrema, pero encadenaba varios días de deterioro y de abandono de la senda de la mejoría. Ante esta situación, que se confirmó con los datos del día a media tarde, el Gobierno comenzó a hablar públicamente por la mañana de la posibilidad de incrementar las limitaciones en las fiestas venideras. Primero lo hizo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y rápidamente empezó a filtrarse la propuesta del departamento que dirige Salvador Illa, que cambiaba algunos aspectos de la estrategia acordada fechas atrás.

El Gobierno deja en manos de las CCAA restringir los movimientos y las reuniones familiares

Entre la aprobación del plan inicial y la entrada en efecto del mismo el día 23, hay tres semanas. Tras nueve meses de pandemia, no parecía ninguna locura que la situación pudiera empeorar en ese tiempo, a pesar de que se encadenaban varias semanas en la buena dirección. El ministro fue, de hecho, cuestionado por este aspecto, por cuál era la razón de que no se hubiera incluido una cláusula que previera que las restricciones pudieran modificarse hasta las cotas ahora fijadas en caso de que la evolución positiva dejara de serlo. Esto habría permitido que los ciudadanos fueran conocedores de que si la coyuntura empeoraba en ese tiempo, las limitaciones podrían ser mayores y cuáles serían.

El titular de Sanidad explicó que lo que hacen con las modificaciones implementadas ahora es "reaccionar" ante un deterioro de las condiciones. "Dijimos que era objeto de posible revisión en función de los datos. Lo que hacemos es reaccionar ante un cambio de tendencia que nos preocupa mucho", aseguró Illa en rueda de prensa, en la que también consideró que esta es la mejor forma de actuar "y no tomando medidas que en algún momento puedan parecer innecesarias". "Hay un incremento y hay que atajarlo".

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

'De facto', la propuesta del ministerio de este miércoles, que fue aprobada en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), mantiene las medidas que fueron acordadas hace 14 días, pero deja a discreción de los ejecutivos regionales la opción de incrementar las limitaciones para que sean más severas. Con la decisión de este miércoles, que se toma en el último CISNS previo al inicio del plan el día 23, Sanidad delega en las CCAA nuevas restricciones en materia de movilidad por el territorio nacional y en el aforo de reuniones, además del toque de queda, según lo expuesto por el ministro en su comparecencia.

La oposición lleva meses acusando a Pedro Sánchez de lavarse las manos y de no tomar decisiones complejas cuando hay que hacerlo. Lo hizo con el regreso a los colegios en septiembre, cuando criticó que hubiera "17 planes distintos", y lo ha hecho ahora. Este mismo miércoles, el líder de la oposición, Pablo Casado, criticó a Sánchez por esta misma cuestión. "Por un lado, aglutina el poder y no permite que nadie haga uso de él y, por otro, se parapeta en las comunidades autónomas y las deja solas seis meses".

''Se mantiene el plan, pero aquellos que tengan que ser más estrictos, lo pueden hacer''

Las autonomías, que aún deberán pronunciarse, tendrán en su mano restringir los viajes entre comunidades. El plan contempla desde un principio un cierre perimetral de las regiones del 23 de diciembre al 6 de enero, salvo para las excepciones previstas desde el inicio de la pandemia, e introduce que los ciudadanos puedan desplazarse para acudir a la residencia habitual de los encuentros navideños con familiares y allegados. Sin embargo, los cambios incorporados esta semana dejan en manos de las CCAA —salvo las islas— que puedan incluso impedir la entrada para ir a ver a familiares o allegados, lo que podría colisionar con los planes de miles de españoles a tan solo siete días de que comiencen las fiestas.

Otro de los puntos que incorpora la modificación de la estrategia es el aforo de las reuniones para los días clave de las fiestas: el 24, 25 y 31 de diciembre y el 1 de enero. Esos días, estaba previsto que las reuniones no superaran en ningún caso las 10 personas, mientras que con el nuevo cambio las comunidades podrán optar por reducir esta cifra a seis, que fue precisamente el número por el que apostó inicialmente Sanidad en un borrador de finales de noviembre. Lo aconsejado ha sido en todo momento que los integrantes de los grupos que se reúnan sean convivientes.

Foto: Los geriátricos catalanes harán test covid a los mayores antes y después de Navidad. (EFE)

La tercera pata sobre la que se sustenta el plan es el toque de queda, rebautizado por el Gobierno como "restricciones a la movilidad nocturna". Hace dos semanas, el ministerio y las comunidades acordaron que la limitación comenzara "a más tardar a la 1:30" en Nochebuena y Nochevieja. El estado de alarma preveía que el toque de queda pudiera oscilar entre las 22:00 y las 00:00 en las regiones que lo aplicaran, por lo que suponía una relajación de la medida. Con el acuerdo de este miércoles, se enfatiza que las regiones pueden adelantarlo.

El ministro de Sanidad se refirió a la evolución de la epidemia como "preocupante" y avanzó que el empeoramiento se produce sin tener en cuenta aún los posibles efectos que pudiera tener el incremento de la movilidad por el último puente. "Vemos incrementos sin haber llegado a las fiestas de Navidad ni habiendo visto los efectos de movilidad del puente", explicó el ministro, que vinculó el aumento de casos a la relajación de restricciones en algunos territorios y enfatizó que las labores del consejo son de coordinación. Lo cierto es que, en los últimos días, la situación ha empeorado. Los contagios están aumentando en algunas comunidades y la incidencia acumulada (casos por 100.000 habitantes) a 14 días a nivel nacional lleva cinco días seguidos subiendo, después de un mes de bajada. Sanidad notificó este miércoles 11.078 casos y 195 muertes, con una incidencia por encima de 200.

Los expertos son partidarios de 'suspender' la Navidad

Las CCAA, a la carta

De hecho, el empeoramiento de las cifras ya había puesto en guardia a algunas comunidades, que llevan días deslizando la idea de que habrá nuevas restricciones. Pero la postura de Sanidad no ha contentado a todas. De hecho, algunos territorios se lamentan de que una vez más el Gobierno se lave las manos y pase la pelota a las autonomías sin medidas concretas comunes. Castilla y León, gobernada por el PP y Ciudadanos, y partidaria a lo largo de la pandemia de iniciativas drásticas que preserven la salud, se manifestó al término del Consejo Interterritorial solicitando la redacción de un nuevo documento común para la Navidad.

Durante las semanas pasadas, cuando las autonomías debatían qué hacer en estas fechas tan señaladas, el Gobierno castellanoleonés ya dejó claro que la prioridad eran unas medidas pactadas que todas las comunidades cumplieran, sobre todo en lo que respecta a la movilidad. El Ejecutivo de Canarias, por su parte, anunció este miércoles una nueva hoja de ruta navideña: en estas islas, las reuniones familiares no podrán sobrepasar las seis personas y los dos núcleos familiares, incluidos días clave como Nochebuena o Nochevieja (excluyendo a los menores hasta seis años). El toque de queda será desde la 1:00 de la madrugada hasta las 6:00, con la excepción de la noche del 31 de diciembre al 1 de enero, que será desde la 1:30.

Aguado: "si la curva sigue creciendo", este viernes podrían anunciarse nuevas medidas

Baleares es otra de las comunidades que ya se desmarcaron del acuerdo general de Sanidad de la semana pasada, endureciendo las medidas en Mallorca, donde la incidencia por coronavirus es especialmente preocupante. En esta isla, también se restringen las reuniones a seis personas (incluidos menores) y el toque de queda será desde las 22:00.

En cuanto a la Comunidad de Madrid, una de las más proclives a relajar las medidas, como las reuniones entre familiares o el toque de queda (de hecho, el Gobierno autonómico lo estableció de manera general desde la 1:30 en los días más señalados, como pedía Ayuso), será este viernes cuando dé a conocer nuevas medidas por zonas básicas de salud ante el crecimiento de la incidencia en la región. También habrá novedades con respecto a los test de antígenos. Cataluña, por su parte, ha decidido retrasar la vuelta a las aulas posnavideña al 11 de enero.

Ministerio de Sanidad Coronavirus Pandemia
El redactor recomienda