Sánchez da cuenta del estado de alarma en pleno repunte y sin cerrar el escudo social
  1. España
COMPARECENCIA EN EL CONGRESO

Sánchez da cuenta del estado de alarma en pleno repunte y sin cerrar el escudo social

Quedan pendientes de aprobar medidas como la paralización de los desahucios y la prohibición de los cortes de luz, así como los planes de ayuda a la hostelería y comercio

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una sesión de control. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una sesión de control. (EFE)

El Gobierno logró hacer frente a la segunda ola de la pandemia del coronavirus con toques de queda y restricciones en la movilidad sin recurrir al confinamiento domiciliario que llegaron a reclamar varias comunidades autónomas a finales de octubre, pero ahora vuelven a saltar las alarmas por los repuntes de casos, principalmente en Cataluña, Madrid, Galicia y Euskadi. Una situación previa a los masivos desplazamientos previstos por Navidad que ha reabierto el debate sobre la necesidad de seguir los pasos de otros países de nuestro entorno, como Francia, Italia, Alemania u Holanda, que han decidido endurecer las restricciones ante la previsión de que tras estas celebraciones sobrevenga una tercera ola. En este delicado contexto y a la espera de arrancar el plan de vacunación, el presidente Pedro Sánchez hará balance hoy en el Congreso sobre el estado de alarma, con la certeza de que no se cumplirá el objetivo deslizado por el Gobierno tras la aprobación del decreto de afrontar la Navidad con la situación "más normalizada posible" y "liviana".

Se trata de la primera comparecencia para rendir cuentas después de que un Consejo de Ministros extraordinario aprobase el nuevo decreto el pasado 25 de octubre. Algo más de mes y medio tras el que la incidencia acumulada de contagios pasó de los 361 casos de aquel momento a los 193, pero con un peligroso ascenso en algunos territorios, y sin que el Ejecutivo de coalición haya logrado acabar de perfilar el escudo social, con menos garantías de protección que el aprobado tras el primer estado de alarma del pasado 14 de marzo.

España afronta la Navidad con un repunte de los contagios

Quedan pendientes todavía de aprobar compromisos como la paralización de los desahucios y la prohibición de los cortes de suministros hasta el próximo mes de mayo, coincidiendo con el fin del estado de alarma, o los comprometidos planes de ayuda a la hostelería y el comercio. La oposición también ha criticado con dureza lo que considera una escasez de ayudas a los autónomos. Este último paquete de ayudas se anunció por Industria hace ya tres semanas, pero se ha ido retrasando sin que todavía haya visto la luz, mientras que el plazo máximo comprometido para el decreto antidesahucios caducaba ayer sin que tampoco fuese aprobado por modificaciones "técnicas" asociadas a evitar demandas por daño patrimonial por parte de los grandes propietarios.

A todo ello se suma el atasco en las tramitaciones del ingreso mínimo vital (IMV), que no ha acabado de corregirse del todo, dejando a miles de preceptores pendientes de recibir la prestación. Las modificaciones introducidas para ampliar su cobertura y agilizar la prestación no han tenido aún los efectos deseados.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) junto a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo (d) durante la sesión de control al Ejecutivo este miércoles en el Congreso para dar cuenta de la gestión de la pandemia, un día antes de que el Gobierno l

Además de los plazos de duración del decreto y la consiguiente merma en la rendición de cuentas en el Congreso, la denominada 'cogobernanza' ha sido una de las principales novedades que diferencian este decreto del anterior. Según se recoge en el decreto, las comunidades son las responsables últimas para, "a la vista de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad, previa comunicación al Ministerio de Sanidad, modular, flexibilizar y suspender la aplicación de las medidas previstas". Un estado de alarma a la carta de las administraciones autonómicas, siendo los presidentes autonómicos las autoridades delegadas y ostentando así la potestad de levantar en cualquier momento las restricciones o volver a decretarlas. O lo que es lo mismo, un reparto del coste político de las restricciones y sus efectos entre las diferentes administraciones.

Los confinamientos domiciliarios quedaron fuera del estado de alarma, otra de las grandes diferencias con el anterior, y cuya activación quedaría en manos del Ejecutivo y no de las comunidades autónomas, a través de una modificación del texto legal. Esto fue lo que trató de evitar en todo momento el Gobierno, a pesar de las reclamaciones. El lendakari Iñigo Urkullu llegó a enviar una carta al presidente del Gobierno para reclamarle formalmente una modificación del actual decreto con vistas a otorgar a las comunidades la competencia de ordenar encierros en casa por si llegase a ser necesario recurrir a esta drástica medida.

Al menos un 10% de los españoles se ha contagiado de coronavirus

Al Ejecutivo vasco se sumó el Principado de Asturias, además de Ceuta y Melilla, mientras que otras comunidades como Castilla y León defendieron que se debía prever este escenario. Moncloa solicitó tiempo y finalmente logró no tener que recurrir a esta medida. Eran momentos en que varias comunidades superaban una incidencia acumulada de casos superior a los 500.

Tensiones en la coalición

La inconcreción del escudo social ha generado diversas tensiones en el seno del Gobierno entre los socios de la coalición, PSOE y Unidas Podemos. Primero por los retrasos en las percepciones del IMV, y después por no prorrogar la paralización de los desahucios y la prohibición de los cortes de suministros para personas en situación de vulnerabilidad.

En lo relativo a los desahucios, los socios han llegado a un acuerdo, después de ejercerse presiones poco habituales, como el hecho de presentar una enmienda sobre esta cuestión a los Presupuestos Generales del Estado junto con ERC y EH Bildu, pero respecto a los cortes de suministros, las posiciones siguen alejadas. Desde el departamento de Transición Ecológica, aseguran que se incluirá una disposición adicional en el decreto antidesahucios, que previsiblemente se aprobará la próxima semana, para garantizar que no haya cortes a familias vulnerables, pero desde Unidas Podemos indican que en estos momentos no hay acuerdo porque no se contemplarían todos los tipos de suministros.

Coronavirus Pedro Sánchez Desahucios PSOE
El redactor recomienda