El juez sienta en el banquillo a Valtònyc por delito de odio contra la Guardia Civil
  1. España
instó a atentar contra la benemérita

El juez sienta en el banquillo a Valtònyc por delito de odio contra la Guardia Civil

El Juzgado 2 de Estepa (Sevilla) finaliza la instrucción y ordena abrir juicio oral; la Fiscalía y la asociación de guardias civiles emitirán ahora su informe para calificar los hechos enjuiciados

Foto: El rapero español Valtònyc, en una foto de archivo. (EFE)
El rapero español Valtònyc, en una foto de archivo. (EFE)

El rapero mallorquín Valtònyc se sentará en el banquillo acusado de un delito de odio contra la Guardia Civil. Así lo ha determinado el Juzgado de Instrucción 2 de Estepa (Sevilla), que ha dictado auto de transformación del caso en procedimiento abreviado, lo que pone fin a la investigación judicial y ordena fijar fecha para la celebración del juicio oral. Ahora serán las partes de la causa, la Fiscalía y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), las que deberán emitir un informe de calificación de los hechos que incluirá la pena que, a entender de estas dos acusaciones, debería cumplir el músico y que será estudiada por el tribunal durante la vista.

Josep Miquel Arenas Bertrán (La Puebla, 1993) será juzgado por instar a los asistentes a uno de sus conciertos, el que tuvo lugar el 31 de marzo de 2018 en la localidad sevillana de Marinaleda, a atentar contra los miembros de la benemérita. "Matad a un puto guardia civil esta noche, iros a otro pueblo donde haya guardias civiles y matad a uno, poned una puta bomba al fiscal de una vez", gritó el cantante. Sus palabras fueron recogidas por todos los medios de comunicación y provocaron que la mencionada asociación, mayoritaria en el cuerpo, decidiera interponer una denuncia por un delito de odio contra el colectivo al que representa.

Foto: El rapero Valtònyc. (EFE)

El Juzgado 2 de Estepa considera en su auto de finalización de las diligencias que el prófugo, que sí que declaró en el marco de este procedimiento telemáticamente desde su lugar de residencia, podría haber incurrido en un "delito contra la Constitución" contemplado en el artículo 510.1 del Código Penal, que contempla pena de entre uno y cuatro años de prisión a "quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquel, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad".

"Las manifestaciones del cantante expresaron de manera delictiva una actitud de odio irracional contra los guardias civiles", considera Pedro Carmona, portavoz de AUGC, personada en la causa contra el rapero para "luchar por los derechos de los trabajadores del cuerpo". "Aquel día en el concierto, Valtònyc instaba a su público a atentar contra guardias civiles", resume. Sus palabras, considera, "no cabe entenderlas como parte de la libertad de expresión, pues no se trata de la letra de una de sus canciones, sino de una intencionalidad dirigida a un numeroso grupo de personas, con el consiguiente riesgo de que ese público las llevara a cabo".

Esta no es la primera vez que la Justicia actúa contra Valtònyc. En 2012, la Policía Nacional le detuvo por orden de la Audiencia Nacional por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, en los que había incurrido por la elaboración de las letras de algunas de sus canciones. "Llegaremos a la nuez de tu cuello, cabrón, encontrándonos en el palacio del Borbón, kaláshnikov", "le arrancaré la arteria y todo lo que haga falta", "queremos la muerte para estos cerdos" o "Jorge Campos merece una bomba de destrucción nuclear" son un ejemplo de aquellas composiciones que llevaron al rapero ante la Justicia, que en febrero de 2017 le condenó a tres años y medio de prisión.

Foto: El rapero Valtònyc. (EFE)

El cantante, sin embargo, aún no ha entrado en prisión por aquel castigo judicial. Un año después de la condena, en mayo de 2018, el tribunal le dio 10 días de plazo para ingresar en la cárcel, pero tan solo un día antes de que se cumpliera la fecha limite para que lo hiciera, huyó de España. Más tarde, se conoció que el rapero se había afincado en Bélgica, donde hoy por hoy sigue residiendo. Cuando conoció el paradero, la Audiencia Nacional reclamó a Bruselas la extradición del rapero, pero la Justicia belga rechazó la solicitud y se limitó a prohibir al artista que abandonara el país. Desde su exilio en la capital europea, el prófugo ha seguido utilizando las redes sociales para lanzar proclamas contra los símbolos de España.

Audiencia Nacional Guardia Civil Rap Terrorismo
El redactor recomienda