La red invirtió dinero de evasores nacionales en los rascacielos panameños de los Pujol
  1. España
LA RED CHARISMA

La red invirtió dinero de evasores nacionales en los rascacielos panameños de los Pujol

La investigación que pone el foco en el financiero Alejandro Pérez Calzada ha llevado a la Agencia Tributaria hasta el benjamín de los Pujol Ferrusola por cuatro inversiones inmobiliarias en Panamá

placeholder Foto: Imagen: Diseño El Confidencial.
Imagen: Diseño El Confidencial.

La investigación de la Audiencia Nacional sobre la red Charisma ha destapado nuevas inversiones opacas del clan Pujol-Ferrusola. La trama, liderada por el financiero Alejandro Pérez Calzada, supuestamente evadió y blanqueó fondos de al menos medio millar de contribuyentes, labor para la que alojaba activos en bancos de Andorra o Suiza e invertía en operaciones inmobiliarias a través de sociedades instrumentales. En esta segunda rama de la red, la Agencia Tributaria ha hallado una serie de indicios que permiten identificar a Oleguer Pujol Ferrusola, el benjamín de la familia, como presunto promotor de al menos cuatro proyectos inmobiliarios que se llevaron a cabo a través de una empresa pantalla en Panamá, entre ellos, un rascacielos de 67 plantas y otro de 50 en el que pretendían levantar un hotel de lujo.

La entrada de Oleguer en el imperio 'offshore' de Pérez Calzada se plasmó en la asociación de dos grupos de empresarios: los 'quesitos', al que pertenecía el catalán, y los 'lysandre', al que pertenecía el financiero. Los apodos aparecen en los correos intervenidos y tienen su origen en Lysandre e Isla Quesito Headquarters Corporation. La primera es una sociedad constituida en Luxemburgo en la que figuraba como representante Francisco Rubio, el testaferro de Pérez Calzada, mientras que la segunda tenía su sede en Bahamas y era administrada por Daniel Costa, el socio de Oleguer. La unión de ambos grupos se materializó en 2008 a través de una empresa panameña de similar nombre, Isla Quesito Real Estate Development (IQRED), que se erige como piedra angular de los proyectos investigados: Balboa Blue Spa, The Quartz, Hotel Faulty y Organics.

placeholder Consulte aquí el documento completo.
Consulte aquí el documento completo.

"El 4 de junio de 2008, Lysandre SA suscribió un acuerdo de compra de acciones con Isla Quesito Headquarters Corporation (el vendedor —compañía constituida en Bahamas—), para adquirir el 50% de Isla Quesito Real Estate Development SA (sociedad constituida en Panamá), por un precio de 2.500.000,00 USD [1,6 millones de euros en ese momento]", explica la Agencia Tributaria en un informe al que ha tenido acceso El Confidencial. El reparto de IQRED se cerró con la ayuda de Mossack Fonseca, el bufete que se encontraba tras los papeles de Panamá, y a partir de ese momento, el acercamiento entre los dos grupos de empresarios fue constante: Rubio se convirtió en el hombre fuerte de los 'lysandre' en la empresa y Costa hizo lo propio por parte de los 'quesitos', una asociación que terminó saltando por los aires a partir de 2010, cuando se paralizaron los proyectos ante la falta de financiación y las desavenencias entre los dos grupos.

placeholder Consulte aquí el documento completo.
Consulte aquí el documento completo.

Por mucho que Costa y Rubio fueran las caras visibles, los investigadores apuntan a que el benjamín de los Pujol jugó un papel central, figurando entre "las personas que intervienen por parte de los 'quesitos' de forma más activa en el intercambio de correos relacionados con las inversiones en Panamá". Fuentes del entorno de Oleguer sostienen que en 2012 notificó a Hacienda las acciones que tenía en la sociedad para regularizar su situación fiscal y que su inversión no fue más allá de los 150.000 euros, pero en cuanto a la posibilidad de que fuera la punta de lanza de su familia, otro informe incluye una frase que encaja con la idea de que conformaba una organización criminal junto a sus hermanos y padres. En concreto, a la hora de presentarle: "Perteneciente a una familia que es de dominio público que está siendo investigada por enriquecimiento vinculado a la corrupción política".

Respecto a Pérez Calzada, la Agencia Tributaria recoge, entre otros aspectos, que se presentó por primera vez a Costa en septiembre de 2008 para que le ayudara a cruzar el canal de Panamá con su velero: "Mi nombre es Alejandro Pérez Calzada y además de buen amigo y socio de José Manuel Valadés [su abogado] y Francisco Rubio, soy el armador y capitán del yate Charisma", decía en el correo. Para entonces, los 'lysandre' y los 'quesitos' ya habían unido fuerzas a través de IQRED, por lo que el 31 de octubre de 2008, Costa envió un nuevo correo a Rubio en el que le informaba sobre tres proyectos inmobiliarios y le invitaba "a una fiesta en un local (Shoko) de Barcelona". "Buenas, el remitente es Dani, el panameño, igual podemos aprovechar la ocasión para que lo conozcas personalmente", informó a su vez Rubio a Pérez Calzada.

placeholder Consulte aquí el documento completo.
Consulte aquí el documento completo.

2008 se erige así como el año en que los dos grupos de empresarios estrecharon lazos, una asociación que cogió fuerza a partir de marzo, cuando "Lysandre SA tomó la decisión de invertir en Panamá", "en el proyecto denominado The Balboa Blue Spa". Esa era la joya de la corona de Isla Quesito Headquarters Corporation y, con la llegada de los 'lysandre', de IQRED: un rascacielos de 67 plantas en primera línea de mar que albergaría "apartamentos, oficinas y un local comercial". Según adelantó el diario 'El Mundo', el proyecto estaba valorado en 42 millones de euros, pero a la hora de profundizar en su reparto, los investigadores advierten de que "debe tenerse en cuenta que los proyectos de inversión en Panamá fueron realizados a través de distintas sociedades, en las que la composición del accionariado parece que difirió".

Un escalón por debajo de The Balboa Blue Spa se encontraba The Quartz, un proyecto que "también parte de la construcción de un edificio sobre un terreno respecto del que, sobre la base de la información disponible, no es posible determinar de forma concluyente la entidad a que corresponde su titularidad". Pese a ello, la Agencia Tributaria destaca que en principio "contaba con la financiación del HSBC", el banco que, según han concluido los peritos del Banco de España, colaboró junto al Santander en el blanqueo y la evasión de fondos de la red Charisma. "Además, The Quartz participa, en un porcentaje, en un proyecto denominado Premium Suites", explica el informe. Los investigadores no entran a analizar este último negocio, pero la idea de que las inversiones apostaban por el turismo se refleja en el tercer proyecto: Hotel Faulty SA.

placeholder Consulte aquí el documento completo.
Consulte aquí el documento completo.

"Es una entidad constituida en Panamá, el 24 de abril de 2008, que posee determinados activos inmobiliarios [se refiere en diversos documentos como un terreno y el denominado Hotel Blanco] y, además, sirve para la canalización de fondos hacia otros proyectos. En concreto: hacia el Balboa Blue Spa", sostienen los peritos judiciales. Las referencias a la posible construcción de un hotel coinciden a su vez con la investigación del Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional sobre el clan Pujol-Ferrusola: según explicaba el diario anteriormente citado, en estas pesquisas se hallaron una serie de documentos en los que se relaciona a Oleguer con la construcción de otro rascacielos, The Quartz Tower, que alcanzaría las 50 plantas, estaba valorado en 50 millones de euros y albergaría un hotel de cinco estrellas.

El cuarto proyecto que la Agencia Tributaria recoge en su informe, Organics, "se trata de la inversión en forma de una opción de compra sobre un terreno, respecto de la que, según los antecedentes disponibles, analizados hasta la fecha, no consta que la misma se llegase a ejercitar". Una vez más, la financiación del mismo se entremezcla con la de los tres anteriores y se plantearon la venta de terrenos de The Quartz "para recuperar pérdidas en Organics", pero el informe subraya que Oleguer siempre jugaba un papel clave a la hora de valorar posibles alternativas: "En lo que concierne a las fuentes de financiación, una parte los recursos proceden de financiación de Quartz (1.097.728,64 USO) y Hotel Faulty (584.584,71 USO), según se deduce de un correo remitido por Oleguer Pujol a Daniel Costa", explican los peritos judiciales.

placeholder Consulte aquí el documento completo.
Consulte aquí el documento completo.

A la vista de estos mensajes, los investigadores diferencian a Oleguer de otros inversores que se limitaron a aportar dinero para los cuatro proyectos, situándolo como uno de los empresarios más activos a la hora de sacarlos adelante. Ese papel se refleja también en los correos que se cruzaron en 2010, cuando las obras de The Balboa Blue Spa "se encontraban paralizadas, en un estadio poco avanzado, como consecuencia, entre otras posibles cuestiones, de dificultades para la financiación del proyecto". La Agencia Tributaria sospecha que, "como la mayor parte de la promoción se habría encontrado vendida y con plazo de entrega comprometido", esa falta de dinero para sacar adelante el rascacielos terminó en un enfrentamiento entre los 'lysandre' y los 'quesitos', entre los que el benjamín de los Pujol volvió a dar un paso al frente.

Para conseguir nuevos fondos, la Agencia Tributaria destaca un nuevo mensaje entre Costa y Oleguer que permite relacionarlo con otras dos inversiones inmobiliarias: "En relación con los proyectos inmobiliarios, en un correo remitido por Daniel Costa Corella a Oleguer Pujol el 16 de enero de 2010, se mencionan también: el relativo a un determinado terreno en Punta Chame, de una extensión de 640.000 m²; y otro terreno en Cambutal (en la costa del Pacífico, en Panamá)", explican. "Estas inversiones, sin embargo, según se presentan en dicho correo, parecen estar siendo realizadas desde el entorno de Costa Corella/Oleguer Pujol, sin perjuicio de que en un determinado momento se podría, en algún caso, haber planteado su utilización como elemento transaccional para saldar deudas con el grupo inversor que se conoce como los 'lysandre".

Los negocios de Pérez Calzada conducen así hasta Oleguer Pujol Ferrusola, al que los investigadores sitúan como promotor de las cuatro inversiones inmobiliarias en Panamá. Su relación con esta trama apuntala una vez más la sospecha del juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que el pasado julio propuso juzgar a los nueve miembros de la familia Pujol Ferrusola por formar una organización criminal que, aprovechando su posición "privilegiada en la vida política, social y económica de Cataluña", acumuló durante décadas un "patrimonio desmedido" a partir de "actividades corruptas". Por mucho que la Agencia Tributaria no entre a analizar el origen del dinero que acabó en Panamá, la conclusión respecto al benjamín del clan es clara: como miembro de los 'quesitos', se convirtió en uno de los principales socios de la red Charisma.

La investigación de la Audiencia Nacional sobre la red Charisma ha destapado nuevas inversiones opacas del clan Pujol-Ferrusola. La trama, liderada por el financiero Alejandro Pérez Calzada, supuestamente evadió y blanqueó fondos de al menos medio millar de contribuyentes, labor para la que alojaba activos en bancos de Andorra o Suiza e invertía en operaciones inmobiliarias a través de sociedades instrumentales. En esta segunda rama de la red, la Agencia Tributaria ha hallado una serie de indicios que permiten identificar a Oleguer Pujol Ferrusola, el benjamín de la familia, como presunto promotor de al menos cuatro proyectos inmobiliarios que se llevaron a cabo a través de una empresa pantalla en Panamá, entre ellos, un rascacielos de 67 plantas y otro de 50 en el que pretendían levantar un hotel de lujo.

Oleguer Pujol Audiencia Nacional
El redactor recomienda