Los partidos utilizan la Constitución como arma para descalificarse
  1. España
aniversario frío y desangelado

Los partidos utilizan la Constitución como arma para descalificarse

El Congreso celebra el 42º aniversario de la Constitución con un breve acto y en un clima de enfrentamiento y polarización, pese a la exaltación del acuerdo en el discurso oficial de Batet

placeholder Foto: Vista general de la celebración del 42º aniversario de la Constitución. (EFE)
Vista general de la celebración del 42º aniversario de la Constitución. (EFE)

"La democracia y la Constitución exigen aceptar al otro y considerar sus argumentos, asumir sus posibles ventajas, someter a crítica sus razones y, desde luego, aceptar su plena y legítima participación en nuestro sistema político e institucional (…) El objeto del debate político democrático no es eliminar al contrario, sino integrarlo y transformar sus posiciones", dijo este domingo la presidenta del Congreso, Maritxell Batet, y fue aplaudida por las autoridades y políticos asistentes al acto institucional de celebración del 42º aniversario de la Constitución. Como si todos hicieran suyas las retóricas palabras.

El acto fue inusual y desangelado por el formato y desarrollo, porque la pandemia obligaba a hacerlo en el exterior del Congreso, con menos asistentes, con mascarillas y con mucho frío. También por los mensajes escuchados este año en las declaraciones previas y los mínimos corrillos posteriores: el debate ya no es la imposible reforma de la Constitución, sino las acusaciones cruzadas sobre supuestos ataques y amenazas a la norma. Y también por la falta de acuerdos transversales, incluso en tiempos de unos 70.000 muertos en nueve meses de pandemia y bajo un estado de alarma.

Tan frío y alejado del discurso del consenso fue el acto como que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, eludió saludar siquiera al líder de la oposición, Pablo Casado, pese a que estaba junto a los presidentes autonómicos del PP presentes, a los que sí se acercó para hablar con ellos de forma distendida.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

La primera coincidencia de los mensajes de los partidos, además de los aplausos al discurso del acuerdo, fue la denuncia de que la Constitución está en peligro. Y la segunda es la de señalar al otro como responsable de tal peligro. Todos son señalados como enemigos de la Constitución.

Lo bueno para la Constitución es que si todos atacan al otro acusándolo de querer acabar con la Constitución, es porque consideran que estar en contra de la Constitución es algo negativo. Lo malo es que solo dejaron de usar la Carta Magna como arma para dar al otro en la cabeza los 15 minutos escasos que estuvieron callados escuchando los buenos deseos de Batet.

Así, el portavoz de uno de los partidos que forman parte del Gobierno de coalición, Pablo Echenique (Unidas Podemos), aseguró antes del acto que la Constitución "está asediada" por PP y Vox. Ese asedio, según el partido de una parte del Gobierno, se produce porque el PP no cumple la Constitución, al no querer pactar la renovación de instituciones como el Consejo General del Poder Judicial.

placeholder Vista general de la celebración del 42º aniversario de la Constitución en el Congreso. (EFE)
Vista general de la celebración del 42º aniversario de la Constitución en el Congreso. (EFE)

Y, a su vez, Pablo Casado acusó al Gobierno de poner en peligro la Constitución porque los "enemigos" de la ley fundamental están "por primera vez en la dirección del Estado".

Se refería Casado a ERC y Bildu, partidos que han apoyado los Presupuestos, que han sido incorporados por el vicepresidente, Pablo Iglesias, a la "dirección del Estado" y que este domingo no han estado presentes en el acto de celebración del aniversario de la Constitución, tal y como llevan haciendo muchos años.

Luego desfilaron por el micrófono los presidentes autonómicos del PP con mensajes similares: el gallego Alberto Núñez Feijóo aseguró que una parte del Gobierno quiere derogar la Constitución; la madrileña Isabel Díaz Ayuso fue mucho más lejos y dijo compartir las inquietudes de militares retirados que, entre otras cosas, quieren fusilar a 26 millones de españoles; el andaluz Juan Manuel Moreno reivindicó la Transición cuando "socios del Gobierno quieren destruir el país desde el Estado", y el murciano Fernando López Miras dijo que “cuestionar la Carta Magna es poner en riesgo nuestro modelo de convivencia democrática y la libertad”.

Casado acusó al Gobierno de poner en peligro la Constitución, porque sus "enemigos" están "por primera vez en la dirección del Estado"

Gran parte de esas acusaciones se basan en considerar que la discrepancia con algún punto de la Constitución supone un ataque a la norma. Por ejemplo, respecto a la monarquía. Sin embargo, Vox, que cuestiona abiertamente el Estado de las autonomías que recoge la Constitución, salió en defensa de la Carta Magna y acusó a los demás de querer acabar con ella. Su líder, Santiago Abascal, no estuvo en el acto, pero su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, reiteró que este Gobierno “es el peor de la historia”. Es decir, peor que los de la dictadura de Franco. A continuación, defendió la Constitución y criticó a quienes la cuestionan.

En su discurso, Batet dijo también que "a la entrada del Parlamento debiéramos consignar la que es quizá la más repetida cita del presidente Landelino Lavilla, fallecido lamentablemente este mismo año: 'En las Cámaras están presentes distintas opciones políticas con diferentes modos de entender el mejor futuro para España y la mejor manera de alcanzarlo'. Ninguna de ellas merece la descalificación". Se supone que se refería a Bildu y ERC, pero al decir "ninguna" también cabría extender esa petición de respeto a Vox.

Batet mencionó en su discurso al Rey actual. Una de las veces para señalar que "hace pocas semanas, Su Majestad el Rey nos convocó a un gran esfuerzo colectivo de entendimiento y concordia, y a que mostremos toda nuestra energía, todo el talento de nuestra sociedad, toda la capacidad del Estado y una voluntad y actitud inquebrantables y decididas de superación".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El anterior jefe de Estado, el Rey emérito, estuvo también en boca de todos en los corrillos por la información de 'El País' sobre su regularización fiscal para evitar ser condenado. Hace dos años, cuando se cumplieron los 40 años de la Constitución, Juan Carlos de Borbón fue homenajeado en el hemiciclo y aplaudido con los diputados presentes y los invitados puestos en pie. Esta vez, estaba en Emiratos Árabes.

El contexto de este año incluye el ruido de los manifiestos y chats de militares retirados que supuestamente defienden la Constitución con argumentos tan poco constitucionales como pedir la intervención del Rey, agitar el Ejército y, sobre todo, fusilar a discrepantes.

Asistieron nueve presidentes autonómicos, todos los del PP y los socialistas de Canarias, Extremadura, Navarra y La Rioja. Los que hablaron con periodistas en los corrillos mostraron su preocupación por la pandemia y la amenaza de una tercera ola en sus comunidades, no por Bildu.

El contexto de este año incluye el ruido de los manifiestos y chats de militares retirados que supuestamente defienden la Constitución

El presidente del Gobierno no aceptó preguntas de los periodistas tras una breve comparecencia en la que habló de los Presupuestos que se acaban de aprobar en el Congreso. Tuvo que repetirla dos veces por un fallo técnico de sonido, lo que demoró el inicio del breve acto. Dentro de un año, habrá otro acto similar en el Congreso con elogios e invocaciones al diálogo y al acuerdo.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Frío Asistentes Pandemia Bildu Pablo Iglesias Alberto Núñez Feijóo Santiago Abascal Fernando López Miras Isabel Díaz Ayuso Canarias CGPJ
El redactor recomienda