Sin cita con el psiquiatra por el coronavirus: el tsunami en la salud mental
  1. España
Investigación de Civio

Sin cita con el psiquiatra por el coronavirus: el tsunami en la salud mental

Antes de la pandemia, España solo había puesto en marcha varios programas piloto de telemedicina en algunas zonas y estaba a la cola europea en el número de psiquiatras por cada 100.000 habitantes

Foto: Imagen: Learte
Imagen: Learte

Andrés Colao, portavoz de AFESA, una asociación española de familiares y personas con enfermedad mental, habla desde su propia experiencia. Durante los últimos meses ha visto cómo el coronavirus paralizaba una atención sanitaria que ya era deficiente. A los que tenían un trastorno diagnosticado antes del covid-19, la crisis les ha dejado en el limbo. La pandemia ha sido especialmente difícil para las personas que acudían a los servicios de psiquiatría y psicología. “Hay pacientes que han sufrido mucho”, dice Colao.

El covid-19 ha provocado un auténtico tsunami en la salud mental. Durante la primera ola, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 93% de los países consultados sufrió la parálisis de uno o más servicios para pacientes con problemas mentales, neurológicos y de abuso de sustancias. “Cuanto más estricto fuese el confinamiento, más severo resultó el impacto”, explica Marcin Rodzinka, portavoz de Mental Health Europe. Así ocurrió en España, por ejemplo, con la paralización de la actividad desarrollada en los centros de día, que atienden a personas con problemas de salud mental. Durante el primer estado de alarma, su reapertura solo fue autorizada a partir de la fase 1 de la desescalada. Y, aún hoy, según el paciente Ángel Quintano, su actividad no ha vuelto a la normalidad.

Ángel Colao, portavoz de AFESA. (Marta Martín Heres/Civio)
Ángel Colao, portavoz de AFESA. (Marta Martín Heres/Civio)

En los casos más graves, las personas internadas en un hospital han vivido una experiencia todavía más dramática, según cuenta Montse Aguilera, que trabaja por los derechos de las personas que, como ella, tienen algún problema de salud mental. Aquellos con trastornos mentales graves viven más apartados y son más vulnerables, por lo que el confinamiento y el aislamiento social pueden tener un impacto muy negativo, dice el psiquiatra Armando D’Agostino, del hospital ASST Santi Paolo e Carlo de Milán (Italia).

El impacto desigual del confinamiento

Quedarse en casa no ha supuesto un gran problema para Lurdes Lourenço, cuyo trastorno de personalidad le dificulta precisamente salir a la calle. Su experiencia no es única: “A muchos pacientes no les impresionó el confinamiento. Muchos de ellos ya estaban parcialmente confinados. Algunos vieron cómo su ansiedad se alivió por el encierro”, explica el psiquiatra italiano Felice Iasevoli. Sin embargo, otras personas, como las afectadas por el trastorno del espectro autista, sí experimentaron un intenso estrés por la pérdida de sus rutinas diarias y la imposibilidad de acudir a los centros especializados de rehabilitación.

Atención a distancia e intermitente

El coronavirus ha transformado por completo la atención sanitaria. Incluso una vez pasada la primera ola, sigue sin volver al ritmo habitual, ya sea por el colapso sanitario o porque los pacientes no quieren acudir por temor al contagio. Según alerta Martina Rojnic, portavoz de la Asociación Europea de Psiquiatría, “es necesario organizar una atención continua porque, si se interrumpe, un gran número de pacientes podría recaer”. En algunos lugares, se ha sustituido por llamadas telefónicas y, en ciertos casos, videollamadas. Según datos internos de la Asociación Europea de Psiquiatría, más del 75% de la atención que sí se mantuvo se realizó 'online' durante la primera ola, aunque con importantes diferencias entre países. En España, por ejemplo, sería del 70%.

“Hay algunos países en los que la psiquiatría a distancia no se había utilizado en absoluto, lo que significa que paralizaron completamente los servicios. En aquellos que ya la habían implementado durante 30 años, como los países escandinavos, fue muy fácil cambiar hacia la atención psiquiátrica en remoto en estas circunstancias”, dice Rojnic. Según una encuesta realizada en 2015 por el WHO Global Observatory for eHealth, solo Finlandia, Países Bajos y Suecia contaban por entonces con un programa operativo de telepsiquiatría a nivel nacional.

Otros países, como Croacia e Italia, tenían iniciativas de carácter más informal, mientras que Grecia y España habían impulsado hasta ese año programas piloto para la atención psiquiátrica en remoto. En el caso español, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) destacó en 2019 el impulso de diversas iniciativas de telemedicina a nivel autonómico. “Antes de la pandemia, las consultas digitales nunca habían sido realmente un foco de atención en las políticas sanitarias”, comenta el psiquiatra italiano Armando D’Agostino. Pero durante el confinamiento ya no era una alternativa, sino la única opción.

Pese a que el seguimiento a través del teléfono y de videollamadas puede ayudar a mantener cierta atención, hacen falta especialistas. De hecho, el problema ya existía antes de la llegada del coronavirus: la falta de recursos limitaba la atención en salud mental. Según datos de Eurostat de 2018, España (10,93) era uno de los países con menor número de psiquiatras por cada 100.000 habitantes, muy cerca de Polonia (9,23) y Bulgaria (10,31). A la cabeza de esta clasificación estaban Alemania (27,45), Grecia (25,79) y Países Bajos (24,15), que contaban con el mayor número de especialistas en psiquiatría en relación a su población.

La atención en remoto no es la panacea

Si antes de la pandemia los recursos en salud mental ya eran escasos, en la actualidad el acceso es mucho más complicado. Y las opiniones sobre la atención a distancia son diversas. Para algunas personas, los encuentros presenciales son muy importantes por el contacto visual y la confianza que se genera entre los profesionales y las personas tratadas. “Si no te queda otra, lo haces, pero no es lo mismo”, asegura la paciente Montse Aguilera. Por el contrario, otros se han sentido más cómodos con la atención en remoto que en la consulta presencial, como es el caso de Jorge Daniel Castilla, un paciente que forma parte de la Associació Ment i Salut La Muralla.

Montse Aguilera. (Hugo Fernández Alcaraz/Civio)
Montse Aguilera. (Hugo Fernández Alcaraz/Civio)

Para la psicóloga Marta Poll, directora de Salut Mental Catalunya, experiencias como la de Jorge muestran que la atención a distancia puede ayudar a aquellas personas que les cueste más desplazarse o generar una relación de confianza cara a cara con el especialista. No obstante, existen barreras de acceso que pueden dificultar la atención de algunos pacientes, especialmente en el caso de las personas más mayores o de aquellas que tengan impedimentos para utilizar estos recursos tecnológicos.

Montse Aguilera: "Se me partía el alma cuando algún amigo ha tenido que ingresar y ha vivido este doble confinamiento, sin visitas, sin poder llamar"

Según los profesionales sanitarios consultados, las llamadas y las videollamadas pueden resultar útiles para saber cómo están los pacientes que lleven un tiempo en tratamiento. Sin embargo, no siempre son tan efectivas. “Pueden llegar a ser complicadas para los nuevos usuarios con los que todavía hay que generar una alianza terapéutica”, asegura el psiquiatra Armando D’Agostino. Según diversos trabajos publicados en los últimos meses, el examen a distancia de los pacientes también resulta más limitado, aunque son varios los países que han optado por la atención en remoto, incluida España, donde sobre todo se realizaron llamadas telefónicas durante el primer estado de alarma. En algunos lugares, como Utrecht (Países Bajos), han planteado soluciones más imaginativas. "Cuando estaba vigente el confinamiento, introdujeron la propuesta de 'café para llevar'. Los profesionales de la salud mental se encuentran con las personas en espacios exteriores manteniendo la distancia y hacen la terapia mientras caminan", relata Marcin Rodzinka, portavoz de Mental Health Europe.

Preocupación por el futuro

El problema de la salud mental no es solo cómo atender a las personas ya diagnosticadas, sino también a los casos que podrían aparecer en el futuro. “Las consecuencias [de la crisis] van a ser devastadoras para muchísima gente, que se verá en la ruina, en el paro, sin horizontes”, afirma Nel Zapico, familiar de una persona con un trastorno de este tipo y presidente de la Confederación Salud Mental España. De hecho, el propio director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ya advirtió acerca de este peligro. Los primeros estudios realizados en varios países europeos mostraron un aumento de la angustia y la preocupación ante la pandemia. En Cataluña, se triplicaron los síntomas relacionados con la depresión, la ansiedad y el malestar emocional durante el confinamiento, según una encuesta hecha por la Agència de Salut Pública.

Además, los profesionales que trabajan en primera línea, como el personal médico y de enfermería, también pueden sufrir problemas de salud mental. “Hay un nivel más alto de agotamiento y quizás más tarde de trastorno por estrés postraumático (TEPT)”, explica la portavoz de la Asociación Europea de Psiquiatría. Sabemos que esto no es solo un augurio. En anteriores epidemias, como la del primer SARS y la del MERS, la salud mental de los profesionales sanitarios implicados se vio afectada. Un estudio realizado en España sobre el impacto de la primera ola de covid-19 destaca que la mayoría de los trabajadores en primera línea no ha recibido la necesaria ayuda psicológica y psiquiátrica.

Aquellos que han perdido a sus seres queridos también llevan consigo la pena de no haberse podido despedir de forma adecuada, recuerda el psiquiatra Roberto Mezzina, quien fuera director de un centro de referencia en salud mental de Trieste (Italia) antes de su jubilación. Y advierte: “Esta cantidad de dolor sigue flotando en el aire, suspendida, y en cualquier momento puede tener un fuerte impacto en la sociedad”.

Este artículo forma parte de la European Data Journalism Network y ha sido elaborado por Civio.

Así se hizo esta información

Los datos utilizados en este artículo sobre los psiquiatras en la Unión Europea pueden consultarse aquí, mientras que la información sobre la telepsiquiatría en Europa puede descargarse aquí. Incluimos también al Reino Unido dado que se trata de información anterior a su salida de la UE por el Brexit.

La información sobre la disponibilidad de servicios de telepsiquiatría procede de una encuesta mundial realizada en 2015 por la Organización Mundial de la Salud. En el caso de Estonia, la psiquiatría en remoto tenía una implantación internacional y nacional; mientras que en Finlandia contaba con una cobertura nacional y regional. Según los datos de la OMS, en España estaban en marcha programas de telepsiquiatría y también algunos pilotos tanto a nivel regional, como intermedio y local. En Suecia, ocurría lo mismo que en España pero sin programas a nivel local. No existe información disponible sobre Austria, Hungría, Irlanda, Letonia, Luxemburgo, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia y Eslovaquia.

Las cifras de los psiquiatras por 100.000 habitantes son de Eurostat: en la mayoría de los casos, los datos corresponden a 2018, aunque en Polonia, Luxemburgo y Suecia, los números se remontan a 2017. Finlandia y Eslovaquia no están incluidos ya que en el primer caso los datos eran más antiguos y, en el segundo, no consta información en Eurostat.

Los datos sobre la interrupción de los servicios de salud mental fueron publicados por la Organización Mundial de la Salud mediante un informe difundido en 2020. Por último, la información sobre la atención psiquiátrica realizada en remoto procede de una encuesta interna hecha por la Asociación Europea de Psiquiatría, que no ha sido publicada todavía de manera oficial.

Coronavirus Salud mental Enfermedades mentales OMS Pandemia Eurostat Psiquiatría