Los primeros apoyos a los PGE de Sánchez desvían la presión a Arrimadas
  1. España
CS SE MANTIENE EN LA NEGOCIACIÓN

Los primeros apoyos a los PGE de Sánchez desvían la presión a Arrimadas

Cs sigue en la mesa de negociación al ver que el Gobierno no veta sus demandas clave. Pero en la cúpula advierten de que en la foto final de la próxima semana no estarán con ERC o Bildu

placeholder Foto: La líder de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz parlamentario, Edmundo Bal. (EFE)
La líder de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz parlamentario, Edmundo Bal. (EFE)

A pesar del preacuerdo entre el Gobierno y ERC para pactar los Presupuestos de 2021 (Bildu también someterá su posible apoyo a sus bases), Ciudadanos aguantará en la mesa de negociación hasta el final. El partido naranja defiende desde hace semanas que existen dos vías para dar luz verde a las cuentas públicas (los independentistas y la izquierda 'abertzale' o el partido naranja) y que ambas son incompatibles. El Ejecutivo mantiene vivo el debate de enmiendas clave para Ciudadanos (ayudas a pymes y bajas para padres que guardan cuarentena por sus hijos), y eso los retiene. Ahora, la presión se traslada sobre su grupo porque los números están casi hechos.

ERC alcanza un preacuerdo sobre los PGE para ''acabar con el paraíso fiscal de Madrid''

Las dudas que suscitaron las dos negociaciones paralelas hicieron que Inés Arrimadas endureciera el tono, dejando claro que antes o después Sánchez tendrá que elegir. Y, por eso, como adelantó este diario, Ciudadanos preparó el terreno para saltar del barco si finalmente Pedro Sánchez confirma el respaldo de Gabriel Rufián y Arnaldo Otegi. La estrategia es que el presidente no tenga capacidad de decir que no había alternativa y que, por eso, acabó pactando los Presupuestos con los independentistas. “Estaremos hasta el final. Hasta el jueves hay tiempo”, afirman desde la cúpula naranja, poniendo como fecha tope el 3 de diciembre, el último día de votación en el pleno del Congreso.

Salvo sorpresa de última hora, todo apunta a que será entonces cuando Ciudadanos confirme su no. Miembros del grupo parlamentario insisten en mantener su posición hasta el final, asegurando que la interlocución que mantienen con Moncloa y los acontecimientos de un día para otro no permiten hacer una predicción ajustada. Parece claro que los apoyos de ERC y Bildu están atados, pero ellos insisten en que “cada día la tramitación parlamentaria da nuevas sorpresas”.

Foto: El portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante la rueda de prensa ofrecida este martes en el Congreso. (EFE Chema Moya)

Esta semana, se debaten las enmiendas parciales presentadas por los distintos partidos y el Gobierno tiene capacidad de veto para aquellas que suponen un aumento del gasto público (a pesar de que prácticamente todas conllevan un incremento). Pero Ciudadanos tiene algo a lo que agarrarse: 260 enmiendas de su grupo se mantienen ‘vivas’, es decir, que siguen en la discusión parlamentaria porque el Ejecutivo no las ha vetado. Dicho de otra manera: todavía pueden resultar aprobadas.

Entre ellas, están algunas condiciones esenciales que el partido puso por delante en la negociación: ayudas a fondo perdido de hasta el 75% de la facturación para empresas pequeñas (de menos de 50 trabajadores) que han visto limitada su actividad a la mitad, y que se considere baja laboral con prestación directa la situación para aquellos padres que no pueden teletrabajar y se ven obligados a permanecer en casa porque sus hijos deben guardar cuarentena. No son las únicas.

También siguen en el debate la exigencia de prorrogar los ERTE hasta el mes de julio, bajar el IVA del turismo al 4%, planes y ayudas especiales para hostelería y turismo, la extensión del teletrabajo más allá de la pandemia, ayudas directas a las familias con necesidades para la compra de mascarillas, o algunas propuestas del ámbito sanitario, como la creación de una comisión nacional de coordinación del sistema nacional de salud para redistribuir bienes y servicios entre CCAA o la puesta en marcha de una Agencia Española de Salud Pública. A esto se suma la enmienda transaccional que ayer mismo ya firmaron con el PSOE para crear la tarjeta sanitaria única, una reivindicación repetida en cada programa electoral de Ciudadanos.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)


"No estaremos con ERC y Bildu. Está claro"

En esto se escuda el grupo parlamentario para mantenerse en la mesa de negociación. De lo que no hay duda, aseguran a este diario insistentemente, es que en la votación final (en realidad, la escenificación de la misma, puesto que los Presupuestos se votan por secciones y no hay un solo sí o un no general) no convivirán Ciudadanos y ERC-Bildu.

Eso está claro, y es una decisión que la propia ejecutiva nacional del partido acordó hace dos semanas, cuando Arrimadas llevó al órgano interno el debate de la estrategia. Después, decidió comparecer ella misma ante los medios, elevando el tono y exigiendo al Gobierno también que diera un paso atrás con la marginación del castellano en la ley Celaá.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en la tribuna del Congreso. (EFE)

“No habrá una foto de apoyo de Ciudadanos y al mismo tiempo de los independentistas de ERC y de Bildu. No la habrá, y quedará muy claro que si están unos no estamos los otros, o viceversa”, aseguran desde el entorno más cercano de Arrimadas.

Ponerlo negro sobre blanco (incluso con el ultimátum que la propia presidenta del partido lanzó desde la tribuna a Sánchez en el debate de enmiendas a la totalidad) era esencial para el grupo naranja, sobre todo tras la confusión que podía generarse al mantenerse en la negociación, a pesar de la permanencia de ERC y Bildu. El partido naranja llegará hasta el final de la tramitación, pero tiene todo preparado para pasarse al no si se confirma ese apoyo de los grupos secesionistas.

Inés Arrimadas Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Bildu Arnaldo Otegi Gabriel Rufián Ciudadanos
El redactor recomienda