Moncloa pacta partidas del Presupuesto con el bloque de investidura y espera a Cs
  1. España
PNV Y BILDU SE SITÚAN CERCA DEL VOTO A FAVOR

Moncloa pacta partidas del Presupuesto con el bloque de investidura y espera a Cs

Aunque la impresión mayoritaria en Moncloa es que la formación liderada por Inés Arrimadas se caerá de los acuerdos, se pretenden hacer gestos a los naranjas en las enmiendas

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta, Carmen Calvo. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta, Carmen Calvo. (EFE)

El Gobierno encara la negociación de las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado de 2021 con una buena parte del trabajo hecho, al haber llegado ya a acuerdos con algunos de sus socios de investidura, como es el caso del PNV. Con Bildu, ERC, Compromís y otras formaciones minoritarias, las conversaciones para incluir enmiendas en la ponencia están también avanzadas, en algunos casos incluso pactadas. En este contexto, los partidos que facilitaron la investidura vuelven a convertirse en los socios preferentes para sacar adelante las Cuentas Públicas. El Ejecutivo está ahora a la espera de Ciudadanos. Aunque la impresión mayoritaria en Moncloa es que la formación liderada por Inés Arrimadas se caerá de los acuerdos, se pretenden hacer gestos. Están dispuestos a pactar enmiendas de los naranjas relacionadas con pymes y autónomos, pero aun así seguirían lejos de aceptar las condiciones de la formación naranja, que mantiene vetos cruzados con ERC y Bildu.

Ciudadanos sigue en la mesa de negociación, a pesar de los acuerdos que el Gobierno sigue tejiendo con sus socios prioritarios, y desde el PSOE tampoco quieren cerrar ninguna puerta. Al menos, dar la impresión de que se ha intentado buscar un apoyo transversal a los Presupuestos y, si no es posible, mantener algún puente tendido con la formación de Inés Arrimadas para no perder la baza de la geometría variable para toda la legislatura. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, insistía en esta fórmula a través de una carta enviada a la militancia del PSOE. A día de hoy parece una quimera juntar al bloque de investidura y a Ciudadanos en el apoyo de unos Presupuestos que marcarán el resto de la legislatura, pero ni socialistas ni naranjas quieren aparecer como los intransigentes o culpables de la ruptura.

"Contamos con un respaldo parlamentario que engloba, desde luego, a la alianza con Unidas Podemos, con quienes suscribimos un acuerdo de coalición progresista; pero que pretende extenderse cuanto sea posible y no excluye a nadie porque todos los apoyos son precisos en un momento en que debemos unirnos para proteger vidas y empleos y para recuperar nuestra economía", trasladaba Sánchez en su carta a la militancia. Una misiva enviada después de que varios barones alzasen la voz contra el apoyo de Bildu, y en la que recalca su intención de labrar apoyos transversales a las cuentas: "Necesitamos unos Presupuestos que nazcan de una unión tan amplia como sea posible. Porque nadie podrá sobreponerse a esta adversidad desentendiéndose de los demás; porque necesitamos el mayor respaldo posible para encarar la mayor crisis de nuestras vidas".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la líder de Cs, Inés Arrimadas. (EFE)

Tras el paso adelante de EH Bildu, avanzando su intención de votar a favor de los Presupuestos, este viernes fue el PNV quien se acercó al acuerdo final con el Gobierno. Los 'jeltzales' han pactado un paquete de enmiendas que ya fueron incorporadas a la ponencia, entre ellas la eliminación del impuesto al diésel, que también reivindicaba Ciudadanos, o una partida de 50 millones de euros para la industria de la máquina herramienta. Las negociaciones se mantendrán aún hasta que el día 3 de diciembre se voten todas las enmiendas, pero este acuerdo facilita que el PNV apoye finalmente el conjunto de los Presupuestos. Con todo, según señaló el pasado viernes su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, se trata de "un comienzo, hemos presentado 85 enmiendas, por lo tanto tenemos que seguir avanzando más, hay discusiones abiertas, hoy mismo voy a estar todo el día trabajando y espero que los acuerdos vayan fructificando".

Los soberanistas vascos, aunque fueron los primeros en posicionarse cerca del acuerdo, esperan apurar las negociaciones para sacar adelante alguna de las treinta enmiendas que presentaron. Principalmente dos: la regulación de los alquileres y "la compra" del astillero de La Naval de Sestao. Se trata de una partida de 12 millones de euros para la adquisición de "los lotes en venta de La Naval para facilitar y agilizar la búsqueda de nuevos inversores, pasando así a titularidad pública los terrenos, la infraestructura y la maquinaria". Con ello, se pretende paliar la situación en que se encuentra el astillero vasco, sin inversores y en primera fase de liquidación.

Foto: El portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo, este miércoles en el Congreso. (EFE)

La coalición 'abertzale' EH Bildu ha centrado la totalidad de sus enmiendas parciales a los Presupuestos del próximo año en medidas sociales e inversiones en infraestructuras, priorizando la vertebración del territorio, por ejemplo, en el tren de Cercanías frente al AVE. El eje izquierda-derecha se impone sobre el territorial, al menos en lo que se refiere a la negociación de los 'abertzales' con el PSOE para dar su apoyo a las cuentas públicas.

Al margen de estas negociaciones, los socios de la coalición, PSOE y Unidas Podemos, también han decidido abrir conversaciones con el fin de que los morados retiren su firma de la enmienda conjunta que presentaron con ERC y Bildu para paralizar los desahucios. Según fuentes de la formación morada, están dispuestos no solo a dar un paso atrás retirando la enmienda si se tramita vía decreto, sino también a revisar los términos de su propuesta para llegar a un acuerdo intermedio. Unidas Podemos, junto a las formaciones independentistas, planteaba que se paralizasen todos los desahucios sin alternativa habitacional y para personas en situación de vulnerabilidad hasta finales del año 2022, así como prohibir los cortes de suministros. Ahora, se avienen a reducir estos plazos, según las mismas fuentes, para garantizar que no se realizarán desahucios ni cortes de suministros al menos hasta mayo de 2021, coincidiendo con el fin del estado de alarma.

A la espera de Ciudadanos, el Gobierno pretende llevar a cabo durante la próxima semana todas las negociaciones sobre las enmiendas y acortar tiempos en el Senado. Esto supondría que cuando las cuentas se envíen al Senado el próximo 3 de diciembre, las negociaciones ya estarían cerradas y no se aceptarían en un principio nuevas enmiendas en la Cámara Baja. De hecho, la Mesa del Senado aprobó el pasado martes que la sesión plenaria para aprobar las cuentas se celebre el 22 y 23 de diciembre. Diez días antes del plazo máximo del que dispone —un mes en total— para presentar enmiendas o propuestas de veto. De este modo, y como ya expresó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras el último Consejo de Ministros, el Congreso podría aprobar definitivamente los nuevos Presupuestos antes de final de año. Entre las fechas que se barajan para el pleno definitivo en el que se aprobarán, coge fuerza el 29 de diciembre.

PNV Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Bildu Inés Arrimadas Pedro Sánchez Unidas Podemos Ciudadanos PSOE Aitor Esteban Moncloa
El redactor recomienda