PP y Cs sitúan a Marlaska en el centro de su nueva ofensiva por la crisis migratoria
  1. España
EL MINISTRO VIAJA HOY A RABAT

PP y Cs sitúan a Marlaska en el centro de su nueva ofensiva por la crisis migratoria

Ofensiva de la oposición con visitas a Canarias este fin de semana e insistiendo en pedir la dimisión del ministro del Interior, que justamente este viernes se desplaza a Rabat

placeholder Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE)

Mientras el drama humanitario en Canarias continúa con el foco puesto en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria), las fuerzas de la oposición no van a aflojar la presión sobre el Gobierno central ante lo que consideran una “dejación de funciones absoluta” que ha convertido las islas en un polvorín. PP y Ciudadanos seguirán exigiendo en los próximos días la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que este viernes viaja a Rabat —en una visita que llevaba anunciada días y que finalmente llega en un momento determinante—, y también lanzan su ataque hacia el ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, al que reprochan estar “desaparecido”. El partido naranja registró también ayer una proposición no de ley para reprobar a Marlaska, que deberá debatirse en el pleno.

Escrivá se desplaza este viernes a Canarias, por segunda vez en menos de un mes, para presentar un plan concreto para las islas. No coincidirá por apenas unas horas con el líder de la oposición, Pablo Casado, que estará el fin de semana en el archipiélago para conocer de primera mano la situación. Además, los populares ya registraron el miércoles otra propuesta en el Congreso para forzar un debate en el pleno sobre la crisis migratoria. La principal petición del PP, que Casado repetirá 'in situ', pasa por la repatriación urgente de todos los migrantes irregulares que continúan hacinados en el puerto de Arguineguín.

Foto: Los cerca de 200 migrantes marroquíes que se encontraban frente la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria. (EFE)

Los populares insisten en el cumplimiento de la legalidad y los acuerdos internacionales, y denuncian el “efecto llamada” que, a su juicio, el Gobierno está provocando con su política migratoria. La diputada gallega y portavoz de Interior, Ana Vázquez, replicó a Marlaska en la sesión de control haberse convertido en un “chollo” para las mafias, y exigió que no se fomentara la idea de “papeles para todos”. Dos ideas que Casado repetirá con seguridad este fin de semana. La PNL del PP insistirá en poner en marcha iniciativas dirigidas a la “migración regular, ordenada y orientada al mercado laboral”.

También Ciudadanos ha decidido registrar una batería de preguntas encaminada a conocer las últimas decisiones que el Gobierno ha tomado en las islas y a aclarar el episodio de los 227 magrebíes a los que trasladaron a las calles sin autorización ni alojamiento, y que llevaban retenidos más de 72 horas en el muelle de Gran Canaria. El propio presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, cargó contra el ministro del Interior exigiendo que no volviera a ocurrir nada similar. Además de solicitar la comparecencia de Marlaska y Escrivá en sus respectivas comisiones, el grupo de Inés Arrimadas ha solicitado la comparecencia de la vicepresidenta Carmen Calvo, encargada de coordinar los ministerios implicados. La exdiputada canaria y miembro de la dirección nacional de Ciudadanos, Melisa Rodríguez, también acudirá a las islas este fin de semana.

La oposición no dejará pasar lo sucedido y redobla la presión contra el Ejecutivo, a sabiendas de la división que también existe dentro del Gobierno. Primero, por los propios desencuentros mantenidos entre ministros implicados y la descoordinación que hasta ahora ha imperado; y segundo, por las diferentes posturas entre socialistas y morados. De hecho, Podemos Canarias se unió a la petición de dimisión del ministro Marlaska esta semana, aunque desde el Congreso trataron de sofocar el fuego. El portavoz de los comunes, Jaume Asens, desautorizó las palabras de la formación a nivel regional. "Entre socios de gobierno, no se pide la dimisión a nadie", dijo.

Sin embargo, la ministra de Igualdad, Irene Montero, aseguró en una entrevista con EFE que “un Gobierno progresista no se puede permitir algunas de las imágenes que estamos viendo” e insistió en que el Ejecutivo “debe garantizar que se cumplen los derechos humanos” dentro de España, refiriéndose a los más de 2.000 migrantes que permanecen hacinados en el muelle de Arguineguín y a los más de 200 que se quedaron en las calles sin alimentos ni lugar donde dormir. La dirigente de Unidas Podemos reconoció que la política migratoria de los dos partidos que sostienen el Gobierno “es diferente en muchas cosas”, aunque reiteró que su deber pasa por hablar las cosas “internamente” para llegar a soluciones comunes.

Canarias Fernando Grande-Marlaska Partido Popular (PP) Pablo Casado Gran Canaria Ciudadanos
El redactor recomienda