Competencia investiga los contratos de alquiler de patinetes en Tarragona
  1. España
CONVENIO FIRMADO EN AGOSTO

Competencia investiga los contratos de alquiler de patinetes en Tarragona

El organismo catalán ha pedido al ayuntamiento explicaciones sobre el convenio firmado con las tres empresas escogidas

Foto: Competencia investiga los contratos de alquiler de patinetes en Tarragona
Competencia investiga los contratos de alquiler de patinetes en Tarragona

El Ayuntamiento de Tarragona firmó el pasado 26 de agosto un convenio con tres compañías que, a partir del día 14 de septiembre, podrían alquilar hasta 500 patinetes cada una en la ciudad. Para ello, el alcalde, Pau Ricomà (ERC), se había dedicado los últimos meses a modificar las ordenanzas de convivencia tarraconenses para rebajar el límite de velocidad para vehículos (lo estableció en 30 kilómetros por hora) y a introducir algunos cambios para legalizar los vehículos de movilidad privada (VMP).

Si sorprendía la fecha de la firma del convenio, en pleno mes de agosto, más sorprendente era la misma negociación con los interesados y la ausencia de transparencia en un proceso que no implicaría, en principio, ninguna dificultad. Este modo de proceder ha levantado suspicacias en círculos políticos e incluso empresariales del sector. No ya por el hecho de que se primase a tres empresas determinadas, sino también por realizar la concesión en un mes que habitualmente no suele ser hábil para actividades administrativas de esta naturaleza.

Foto: El 'Uber' de los patinetes eléctricos llega a España (y desafía a los ayuntamientos)

Tanto es así que la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) ha tomado ya cartas en el asunto y ha pedido al ayuntamiento tarraconense explicaciones sobre el asunto y el convenio firmado con las tres empresas escogidas, Reby, Buny y Bird. El convenio, por ejemplo, no figura ni en el portal de transparencia del ayuntamiento ni en la relación de convenios del consistorio que la institución tiene en su web.

De hecho, lo primero que sorprende es que una concesión de transporte no se haya hecho a través de un concurso público, que garantizaría la concurrencia y no restringiría los derechos de cualquier empresa interesada. El hecho de hacerlo mediante un convenio tampoco tendría que recortar, en principio, esos derechos, aunque sorprende que el consistorio hubiese otorgado los permisos a tres empresas cuando meses atrás hablaba de, al menos, cinco empresas interesadas.

Tres empresas con ‘estrella’

Según explican a este diario fuentes cercanas al consistorio, la elección de las tres empresas mencionadas se debió, en versión del concejal de Movilidad, Xavier Puig, a que hicieron una propuesta en firme al ayuntamiento, cosa que no efectuaron las demás. Este diario dirigió al citado concejal una batería de preguntas sobre el expediente, pero sin respuesta.

Foto: Despidos y 55 millones a la basura: el 'rey' de los patinetes en España, en problemas

En junio pasado, Puig explicaba al ‘Diari de Tarragona’ el interés del equipo municipal por poner en marcha el alquiler de patinetes y que varias empresas se habían puesto en contacto con el ayuntamiento para mostrar su interés, aunque había tres que destacaban entre el resto. “Todas las empresas que entren, deberán firmar un convenio con el ayuntamiento en el que haya una contraprestación pública importante, de forma que su implantación se haga de forma ordenada. No queremos que nos pase como en algunas ciudades, en las que se ha quemado la idea porque se ha hecho mal”, afirmaba el representante municipal.

El concejal subrayaba también que, “con el tiempo, ya veremos si vale la pena ir hacia un nuevo sistema de licitación con una única empresa o no”. Pero, de momento, parece que las tres empresas aludidas por el concejal son las que se llevaron el gato al agua, porque dos meses más tarde ya habían firmado el convenio. El negocio es redondo: el precio por cada minuto es de 22 céntimos, lo que sitúa la media hora en una cuota de 6,6 euros. Y si tenemos en cuenta que el consistorio ha aprobado normas para desterrar en lo posible el coche de Tarragona, el negocio alcanza incluso mayores cotas de rentabilidad, puesto que no hay hasta ahora un negocio similar (ni se puede poner en marcha sin el permiso municipal).

Foto: Solo pueden quedar dos: empieza la purga de los patinetes (y así nos va a afectar)

En la oposición municipal, afirman que no conocen el expediente y que ignoran si ha habido plazo público de exposición del mismo. “Nos han dicho que hubo un decreto de alcaldía sobre el tema, parece ser que en el mes de junio, pero no tenemos constancia”, explica a El Confidencial una fuente opositora. En la relación de decretos de la alcaldía recopilados en la web municipal, sin embargo, no aparece ninguno relacionado con la concesión del negocio.

Una de las empresas, Buny, ya intentó poner en marcha el servicio en noviembre de 2019, instalando en las calles tarraconenses los anclajes para aparcar los patinetes, pero el ayuntamiento abrió expediente sancionador y la obligó a sacarlos porque no disponía de los servicios pertinentes. En total, había instalado 25 anclajes en zonas destinadas a aparcamiento de bicicletas que tuvo que extraer. El confuso episodio se produjo unos meses después de que el consistorio anunciase que en 2020 se aprobaría una normativa legal para permitir el alquiler de los patinetes. Esta compañía ya estaba en conversaciones con el consistorio para tener un lugar en la concesión de 2020. Lo que no está claro es si ya tenía el compromiso municipal de que sería una de las afortunadas. Esa es otra de las preguntas de este diario que el concejal del ramo no contestó.

Tarragona Concurso público Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Transporte
El redactor recomienda