Melilla, Toledo y Zaragoza lideran el exceso de mortalidad en la segunda ola
  1. España
23.070 muertes más de las esperadas

Melilla, Toledo y Zaragoza lideran el exceso de mortalidad en la segunda ola

Desde principios de marzo, han fallecido 70.000 personas más de las que murieron en el mismo periodo en años anteriores

Foto: Sanitarios llevan a un enfermo de covid-19 en el Hospital Nuestra Señora de la Candelaria (Santa Cruz de Tenerife). (EFE)
Sanitarios llevan a un enfermo de covid-19 en el Hospital Nuestra Señora de la Candelaria (Santa Cruz de Tenerife). (EFE)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado hoy la cifra total de fallecidos por todas las causas. Hasta la semana 45 de 2020 (8 de noviembre) habían muerto en España 423.788 personas. La comparación con la media de los últimos cinco años (2015-2019) arroja un exceso de mortalidad de 65.338 fallecimientos, un 18,2% más que en el último lustro. Si dejamos fuera los dos primeros meses del año (semanas 1-9), cuando el coronavirus todavía no impactaba en la estadística, el exceso de mortalidad es mayor: 71.039 muertes más de las esperadas para ese periodo.

Ambas cifras están muy por encima del dato oficial de fallecidos por covid-19, que según el último informe del Ministerio de Sanidad son 41.688. Aunque esa cifra está infraestimada, ya que hay muertes causadas por coronavirus que no han sido contabilizadas, especialmente en la primera ola, no todo el exceso de mortalidad se puede atribuir al covid-19.

Parte del exceso de mortalidad se explica también por los fallecimientos causados por la ola de calor en verano, y otras muertes se pueden atribuir de forma indirecta a la crisis sanitaria causada por el virus. Al final, el número real de muertos por covid-19 en España es mayor que la cifra que da el ministerio e inferior al exceso detectado por el INE o el MoMo, como se denomina al observatorio de la mortalidad del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII)

Desde el inicio de la segunda ola (semana 23: 29 de junio), el exceso total con respecto a la media de los cinco años anteriores es de 23.070 muertes. Melilla es el territorio con un mayor exceso de mortalidad desde julio: un 34,7% más de fallecimientos de los que podría esperarse en un año normal. Le siguen las provincias de Toledo (32,7%) y Zaragoza (31,6%).

Los porcentajes quedan lejos de los que se registraron en la primera ola, cuando hubo provincias con un exceso de mortalidad superior al 100% (las muertes observadas durante los meses de marzo, abril, mayo y junio duplicaron a la media entre 2015 y 2019 para ese mismo período). Fueron los casos de Segovia (129,4%), Madrid (110%), Ciudad Real (102,8%) y Guadalajara (102,2%). Otras siete provincias superaron el 50%. En todas ellas, el exceso de mortalidad está siendo inferior en la segunda ola, aunque en algunas, como en Toledo, sigue siendo muy importante.

Con los últimos datos publicados, ahora no hay tantas diferencias entre provincias como en la primera ola. En los cuatro primeros meses de la pandemia hubo territorios que incluso registraron menos fallecimientos que en los años anteriores (Melilla, Córdoba, Lugo, Pontevedra, Huesca y Huelva) mientras que en otros, como se indicó anteriormente, el exceso de mortalidad superaba el 100%. En la segunda, los porcentajes oscilan entre el 0% y el 35%.

El exceso de mortalidad es ahora más elevado en aquellos territorios que mejor sortearon la primera ola. Es el caso de Andalucía, con cinco de sus ocho provincias por encima del 20% de exceso de fallecimientos. En Galicia sucede algo similar, aunque el aumento es menor. En Castilla y León, una de las comunidades más castigadas en la primera ola, el exceso de mortalidad ha caído mucho en la mayoría de sus provincias, pero sigue siendo muy alto.

Los datos del INE y del MoMo se han convertido ya en una forma habitual de medir el impacto mortal de la pandemia además de la cifra oficial de fallecidos. En la primera ola, el dato ofrecido por el Ministerio de Sanidad quedaba muy por debajo del exceso de mortalidad registrado tanto por el INE como por el ISCIII. A nivel nacional, esta distancia es menor desde julio debido a la mejora en la capacidad diagnóstica, aunque en algunas regiones el dato oficial de fallecidos por covid-19 que recopila el ministerio sigue bastante por debajo del exceso de mortalidad registrado.

Por ejemplo, en la última semana con información, los fallecidos por coronavirus en Asturias suponen el 80% del exceso de mortalidad registrado en la región por el INE, mientras que en Andalucía este porcentaje es del 45,6%. Para la Comunidad de Madrid, en las últimas semanas, la curva de fallecidos por coronavirus es prácticamente idéntica al exceso de mortalidad total registrado por los dos organismos citados.

Coronavirus Mortalidad Instituto Nacional de Estadística (INE) Pandemia
El redactor recomienda