El PP solo atrae diez votos a su propuesta de alternativa al estado de alarma
  1. España
DURO ENFRENTAMIENTO CON VOX

El PP solo atrae diez votos a su propuesta de alternativa al estado de alarma

Ningún grupo apoya la proposición de ley de los populares. El Congreso la tumbará tras duras críticas. El partido de Abascal sacó la artillería pesada atacando a la portavoz del PP

Foto: El PP solo atrae diez votos a su propuesta de alternativa al estado de alarma
El PP solo atrae diez votos a su propuesta de alternativa al estado de alarma

El PP se ha quedado prácticamente solo en su propuesta de alternativa al estado de alarma. Desde hace meses Pablo Casado defiende un plan b jurídico con una reforma de la ley de 1986, de medidas especiales en materia de salud pública, que serviría, entre otras cosas, para limitar la movilidad de las personas o imponer cuarentenas sin recurrir a la situación de excepcionalidad. La portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, subió a la tribuna reprochando al Gobierno que “ocho meses después, todavía no haya un instrumento jurídico alternativo” y “tengamos la misma legislación que cuando no había pandemia”.

El apoyo al PP fue mínimo. Solo hubo 98 votos a favor (PNV, los dos diputados de UPN, el de Foro y Coalición Canaria), frente a los 249 noes y una abstención. Pero no solo eso. La mayoría lanzó fuertes reproches al PP, a quien acusaron de “falta de rigor jurídico” y de presentar “una propuesta que no aporta nada”. El mayor rifirrafe se produjo con el grupo parlamentario Vox. El diputado José María Sánchez García acusó al partido de Casado de presentar “una proposición engañosa sin sentido jurídico ni político” y propinó ataques directos a la portavoz, a la que le dijo en varias ocasiones “no tener ni idea de lo que hablaba”, “haber perdido el juicio” e incluso le recomendó “volver a la facultad, sobre todo usted, señora Gamarra”.

Foto: Ciudadanos propone limitar el estado de alarma a 30 días en una nueva ley

La portavoz del PP volvió a tomar la palabra para replicar al parlamentario de Vox por su “prepotencia, machismo y falta de rigor jurídico” preguntándose una y otra vez cuál era entonces la propuesta de los de Abascal. “No proponen nada. Se mueven entre la anarquía y situarse fuera de todo”, dijo Gamarra. Antes José María Sánchez había alabado en dos ocasiones a su antecesora, Cayetana Álvarez de Toledo: “Me gustaba más Cayetana”, llegó a decir.

La portavoz del PP defendió su proposición de ley recriminando que “la única solución y la única aportación” del Ejecutivo hasta el momento para gestionar la pandemia “ha sido la alarma”. Gamarra recordó que Sánchez “olvidó sus responsabilidades” y a los grupos que sostienen al Gobierno “les ha podido la pereza legislativa” negándose a poner en marcha otras herramientas que permitan dar respuesta al embrollo jurídico del coronavirus. “Hay que dar seguridad jurídica en las decisiones”, repitió la popular, defendiendo la reforma de legislación ordinaria.

También Ciudadanos se reconoció “decepcionado” por la propuesta del PP, “técnicamente imperfecta” y preguntándose qué juristas habían estado detrás de la misma. Edmundo Bal criticó la falta de garantías en la ley de los populares, asegurando que para llevar a cabo confinamientos domiciliarios (que afectan a los derechos fundamentales de las personas) la única vía es el estado de alarma. “No es posible otra cosa. No se pueden llevar a cabo privaciones de libertad ambulatoria con una ley administrativa”, insistió el portavoz adjunto naranja.

La presidenta de la cámara, Meritxell Batet, conversa con el diputado de Vox José María Sánchez (i). (EFE)
La presidenta de la cámara, Meritxell Batet, conversa con el diputado de Vox José María Sánchez (i). (EFE)

De hecho, Bal reconoció que el sistema “más garantista” a día de hoy es el estado de alarma. Y, de ahí, que este mismo martes el partido naranja registrara su propia proposición de ley (que este diario adelantó) y que sigue defendiendo la alarma para situaciones de excepcionalidad total… pero limitando su alcance a un máximo de 30 días. La idea es evitar estados de alarma largos como el último que aprobó Pedro Sánchez por seis meses.

El resto de grupos fueron igual de duros con el PP. El portavoz del PNV, Mikel Legarda, concluyó que la modificación de la ley orgánica propuesta por los populares “no significaría un mejor equilibrio entre los derechos fundamentales de los ciudadanos y el derecho a la salud”, criticando especialmente la exposición de motivos del partido conservador en su propia iniciativa: “Podría parecer que quieren malograr la propuesta”, dijo aunque terminó respaldando la propuesta.

En cuanto a los independentistas catalanes, tanto JxCAT como ERC, rechazaron la proposición de ley. Los primeros, además, por entender que se trata de un asunto que habrá que abordar después, mientras que los republicanos catalanes aprovecharon para exigir al Gobierno las medidas necesarias para combatir la segunda ola y, en ningún caso, dar un paso atrás con las competencias autonómicas.

Partido Popular (PP) Pedro Sánchez Pablo Casado Cayetana Álvarez de Toledo PNV Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda