El PSOE niega ahora un pacto con Bildu y dice no tener garantías de su apoyo a los PGE
  1. España
APOYOS PARA LOS PRESUPUESTOS

El PSOE niega ahora un pacto con Bildu y dice no tener garantías de su apoyo a los PGE

Los socialistas siguen tratando de sumar tanto a Cs como al bloque de investidura y enfrían el debate interno: "No hay ningún acuerdo de Gobierno ni voluntad de hacer sociedad" con Bildu

Foto: El PSOE niega ahora un pacto con Bildu y dice no tener garantías de su apoyo a los PGE
El PSOE niega ahora un pacto con Bildu y dice no tener garantías de su apoyo a los PGE

El PSOE ha tratado de enfriar durante su ejecutiva de este lunes las críticas internas de algunos barones contrarios al apoyo de EH Bildu a los Presupuestos y desviar el foco de este asunto. Se les ha trasladado que "no hay pacto" con la formación soberanista vasca. Más allá de que votasen en contra de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos, para los socialistas este gesto ni siquiera garantiza que finalmente apoyen las Cuentas. Así lo ha asegurado en rueda de prensa tras la reunión de la comisión ejecutiva federal celebrada en Ferraz el ministro de Transportes y secretario de Organización, José Luis Ábalos.

"No hay ningún acuerdo de Gobierno ni voluntad de hacer sociedad de Gobierno" con EH Bildu, ha reiterado el dirigente socialista, mostrándose también sorprendido por el hecho de que se tilde a esta formación como "socio preferente" del Gobierno de coalición. "Estamos oyendo barbaridades", afeó en referencia a estos análisis, para argumentar acto seguido que "solo queremos acabar con la obstrucción" y superar la crisis social y económica derivada de la pandemia "cuanto antes", a través de la aprobación de los Presupuestos.

"No hay pacto, no se sumaron al bloqueo", subrayó añadiendo que además de Bildu fueron otras once formaciones las que permitieron que los Presupuestos superasen su primer escollo en el Congreso evitando su devolución al Congreso. Todo ello, dijo, con una mayoría "sin precedentes", de 198 votos. Restando así protagonismo a los abertzales, Ábalos desvinculó su apoyo de cualquier tipo de concesión y avanzó que el Ejecutivo no puede renunciar a los votos de nadie.

Algunos de los barones críticos han intervenido en la reunión y, según ha trasladado posteriormente Ábalos, habrían dejado claro su apoyo al Ejecutivo "para afrontar los problemas que tiene España", además de mostrar su rechazo a "ser utilizados por quienes no quieren a este Gobierno ni al PSOE", en referencia a la oposición conservadora. José Luis Ábalos ha resumido que durante el encuentro celebrado esta mañana en Ferraz se realizó una "valoración positiva en su totalidad sobre la actuación del Gobierno y su grupo parlamentario". Se mostró así partidario de "no poner el foco en Bildu" y hacerlo en los contenidos de los Presupuestos. Es en este "debate sobre los contenidos" en el que mostró su esperanza de que "Ciudadanos pueda seguir colaborando".

La geometría variable, con Ciudadanos y el bloque de investidura, se antoja sin embargo una quimera por los vetos cruzados, más allá de cuestiones puntuales, por lo que los dos bloques a favor y en contra de los Presupuestos definirán a corto y medio plazo los dos polos del tablero político. La exclusión de Ciudadanos, por tanto, dificultaría la posibilidad de intercambiar a morados por naranjas en futuros gobiernos de coalición, ya sea a nivel estatal o autonómico. No en vano, el afán de Unidas Podemos por sacar a Ciudadanos de la ecuación tiene que ver con lo programático, pero también con levantar un muro para protegerse ante un hipotético intercambio de cromos tras futuras citas electorales.

La geometría variable, con Ciudadanos y el bloque de investidura, se antoja sin embargo una quimera por los vetos cruzados

El primero de los barones socialistas en abrir el cisma fue el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara. "Ver a Otegi siendo clave para decidir los PGE del Estado que combatió desde un grupo terrorista me produce una sensación muy dolorosa", arrancó a través de las redes sociales, para continuar refiriéndose al "fracaso como país por no ser capaces de que sean irrelevantes".

El barón extremeño añadía que "la memoria de las víctimas de ETA no se merece que sean relevantes en nuestras vidas", para concluir que "lo que nunca imaginé es que la política española por la negativa a llegar a acuerdos los hiciera importantes". Sus palabras generaron "sorpresa" en Moncloa y división entre otros barones. Por un lado, la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, y el líder del PSC, Miquel Iceta, que salieron a reprochar sus críticas, y por otro la andaluza Susana Díaz, que se posicionó de su lado.

Foto: El Gobierno elogia la "responsabilidad" de Bildu mientras PP y Cs piden explicaciones

El debate de fondo entre los barones y Ferraz recuerda al de las primarias con las que Pedro Sánchez recuperó la secretaría general, enarbolando un mensaje netamente de izquierdas en el que defendía acuerdos con Unidas Podemos, en lugar de mirar a la derecha. "Veo con preocupación que Podemos nos marque la agenda y nos esté arrastrando a una esquina del tablero político que está muy fuera del sitio habitual de las grandes mayorías del PSOE", señalaba este viernes el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una entrevista en la Cadena SER. Paradójicamente, García-Page presidió el primer gobierno de coalición con Podemos, aunque en las últimas elecciones logró absorber sus votos, quedando los morados fuera del parlamento y pudiendo gobernar con mayoría absoluta.

A este revuelo interno se ha sumado este lunes el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, calificando de "despreciable" el hipotético apoyo de Bildu a los Presupuestos y cargando contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por liderar un Ejecutivo que "no es natural" y en el que se toman "decisiones muy autoritarias". En una entrevista en 'La hora de la 1', Guerra ha asegurado que "hay muchos españoles y muchos socialistas con un nudo en la garganta". "Un grito que no sale, pero que están deseando gritarlo: '¡Con Bildu no, con Bildu no!'. Tal cual lo decía el presidente", ha explicado. Así, el que fuera vicepresidente del Ejecutivo ha recordado cómo el propio Sánchez repitió que no podría dormir con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, dentro del Gobierno. "Pues ahora duerme con él", ha señalado, para después explicar que Sánchez también prometió que no pactaría con Bildu. "Y ahora lo hace", ha insistido.

Presupuestos Generales del Estado Pedro Sánchez Moncloa ETA (banda terrorista) Bildu PSOE Terrorista Terrorismo