Es noticia
Menú
Trapero retoma el mando de los Mossos tres años y un juicio después
  1. España
TRAS SU ABSOLUCIÓN POR EL 1-O

Trapero retoma el mando de los Mossos tres años y un juicio después

Trapero fue destituido a finales de 2017 en aplicación del artículo 155 de la Constitución, fue juzgado, luego absuelto y ahora vuelve a la jefatura de la Policía catalana

Foto: Fotografía de archivo de Josep Lluís Trapero. (EFE)
Fotografía de archivo de Josep Lluís Trapero. (EFE)

La vuelta de Josep Lluís Trapero a la cúpula de los Mossos d’Esquadra, tres años después, no ha caído en la indiferencia. Su absolución en el juicio por el papel de los Mossos en la preparación y celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 le ha dado alas. “Fue el héroe en el atentado yihadista del 17 de agosto de 2017 y luego su nombre fue mancillado. Ahora, tras su absolución, la reincorporación al puesto que tenía es la mejor noticia que podía esperar”, explica un mando de los Mossos a El Confidencial.

Durante las últimas semanas, rumió la oferta del consejero de Interior, Miquel Samper, que le abrió la puerta para ocupar su antiguo sillón. “Tomó la decisión de una manera muy personal. Ya de por sí, es una persona que no se deja influenciar, pero necesitaba un poco de tiempo para tomar la decisión. Y lo que no podía es alargar mucho la situación, por lo que aceptó la oferta del 'conseller”, señala una fuente que le conoce muy bien.

Según esta fuente, tuvo en cuenta tres variables para tomar su decisión: en primer lugar, calibró el factor mediático; en segundo lugar, el político, donde tiene defensores y detractores, y en tercer lugar, la situación interna del cuerpo. Llegó a la conclusión de que la mayoría de los mandos los tiene a su favor.

Sus críticos, en cambio, añaden que hay otra razón de peso para volver a los Mossos: no consiguió una puerta giratoria para ocupar un cargo en alguna empresa importante (de hecho, los rumores apuntaban a que podría ser el asesor de seguridad de una gran empresa catalana, pero nunca se llegó a concretar nada y, además, con su juicio pendiente no se sabría cuándo se podría incorporar). Además, para ir a un cargo político tendría que aterrizar con un rango mínimo de director general. Como el Govern actual tiene los días contados por las elecciones del 14-F, sería un apaño temporal. Por tanto, volver a su antiguo puesto implica que se le devuelven todos los honores.

Durante las últimas semanas, rumió la oferta del consejero de Interior, Miquel Samper, que le abrió la puerta para ocupar su antiguo sillón

“Lo que se ha hecho con Trapero es restituirle en la situación previa a la del 1 de octubre, una iniciativa incontestable después de salir absuelto de su juicio”, añade una persona cercana al ‘major’. Este mando de los Mossos explica que “puede ser que a alguien no le haga mucha gracia, pero en realidad se ha hecho justicia, porque él siempre animó a actuar dentro de la ley. Después de los malos tragos que ha tenido que pasar en los últimos tiempos, ya está bien que se le compense”.

Cambios en la estructura

La vuelta de Trapero no es vista de igual manera por todos. En la mañana de este jueves, ya había comenzado a correr el rumor de que Trapero volvía a su antiguo cargo. Y algunos comisarios pusieron sus barbas a remojar. “La opinión mayoritaria es positiva —dice uno de los comisarios a El Confidencial—. Y ahora habrá que esperar a ver qué hace, ya que tiene derecho a realizar cambios en el equipo”.

placeholder El restituido jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero. (EFE)
El restituido jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero. (EFE)

Esos cambios se esperan en áreas muy determinadas. El área del orden público es una de ellas. El consejero de Interior, Miquel Samper, dejó caer en el Parlament que a los activistas de las algaradas no se les acusaría de desobediencia ni de atentado a la autoridad, abriendo la vía de que a los violentos se les abran expedientes solo por la vía civil. Es una concesión de JxCAT a la línea dura independentista y un guiño al electorado de la CUP, del que necesita el partido de Carles Puigdemont para poder ganar las elecciones o, al menos, superar a ERC en votos.

Otra de las áreas donde se esperan cambios es en la Brigada de Información, en la que ya corren rumores de que habrá cambios en el escalafón. “Pero todo dependerá de si vuelve el Trapero prepotente de antes o el profesional que ha aprendido de la experiencia”, explica esta fuente.

Distintas fuentes del cuerpo resaltan a este diario que todo el equipo directivo “temía este momento". "Sallent [Miquel Sallent, el jefe de los Mossos hasta ahora] ya dijo que él no pensaba dimitir, que si querían, que lo destituyesen para poner de nuevo a Trapero. Y ese es el sentir de muchos mandos. De hecho, en los últimos meses, se han calmado las aguas y se había logrado encauzar la situación de tensión interna que había”, explican.

Foto: El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, a su salida de la primera sesión del juicio. (EFE)

Sus detractores también destacan otro componente negativo por la vuelta de Trapero a la cúspide de la Policía autonómica: “Cuando él se fue, las relaciones con el Cuerpo Nacional de Policía, con la Guardia Civil y con la judicatura estaban rotas. Prácticamente, los Mossos estaban aislados. En estos meses, se habían vuelto a entablar relaciones cordiales con otros cuerpos policiales, relaciones que son absolutamente necesarias y fundamentales. Y ahora ese trabajo puede perderse. Con su vuelta, sale perdiendo Cataluña y sale perdiendo la seguridad”.

Los más críticos destacan, asimismo, su difícil carácter a la hora de trabajar. “En una ocasión, reunió a los agentes de la Brimo, incluso a los que estaban de permiso. Y les dirigió una alocución en el auditorio llamándoles indigentes intelectuales. Lo cierto es que, entre los mandos de los Mossos, aún tiene algunos apoyos, pero entre los agentes y mandos intermedios, la cosa cambia. Tiene muchos enemigos. Hay mucha gente que no lo puede ni ver. La imagen que se tiene de él es de un déspota, un ególatra y un autoritario”.

La vuelta de Josep Lluís Trapero a la cúpula de los Mossos d’Esquadra, tres años después, no ha caído en la indiferencia. Su absolución en el juicio por el papel de los Mossos en la preparación y celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 le ha dado alas. “Fue el héroe en el atentado yihadista del 17 de agosto de 2017 y luego su nombre fue mancillado. Ahora, tras su absolución, la reincorporación al puesto que tenía es la mejor noticia que podía esperar”, explica un mando de los Mossos a El Confidencial.

Josep Lluis Trapero Mossos d'Esquadra Juicio procés
El redactor recomienda