España ahuyenta la sombra del confinamiento con medidas más estrictas
  1. España
CAEN LOS CONTAGIOS EN VARIAS COMUNIDADES

España ahuyenta la sombra del confinamiento con medidas más estrictas

El endurecimiento de medidas empieza a dar sus frutos: los contagios caen en varias comunidades como Galicia o Andalucía, mientras que la tensión hospitalaria aumenta

Foto: UCI en el Hospital del Mar, Barcelona. (Reuters)
UCI en el Hospital del Mar, Barcelona. (Reuters)

El fantasma de un confinamiento domiciliario lleva semanas planeando sobre España, pero parece que las últimas cifras sobre el impacto del coronavirus de las comunidades autónomas empiezan a disipar las sombras que amenazaban con tener que llegar finalmente a plantearse esa posibilidad.

Los incipientes datos esperanzadores que se están registrando en algunas comunidades como Cataluña, Galicia o País Vasco permiten sostener la tesis de que el endurecimiento de las restricciones que progresivamente se han ido aplicando en todas las comunidades españolas está dando sus frutos.

[LEA MÁS: última hora del coronavirus en España]

Como contrapunto, aunque los contagios estén disminuyendo, la presión hospitalaria va ahora en aumento. En Cantabria, por ejemplo, se ha pasado hoy al nivel 4 de alerta sanitaria por el número de personas con coronavirus ingresadas en las unidades de cuidados intensivos (UCI), que a día de hoy son 29, lo que supone una ocupación del 27,6%.

Sin embargo, antes de tomar medidas, Sanidad esperará a ver si surten efecto las últimas restricciones implantadas, en línea con la estrategia que ha mantenido el Gobierno hasta ahora. De hecho, desde Sanidad, han optado por evitar a toda costa el encierro total de la ciudadanía y comprobar si es posible contener la propagación del virus con las medidas que cada comunidad ha puesto en marcha.

Foto: Los ministros de Sanidad, Salvador Illa y de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias durante la reunión del Consejo Interterritorial de Salud. (EFE)

Entre las cifras diarias de contagios, ingresos y fallecidos, se vislumbra un cierto patrón en el que las comunidades están empezando a detectar menos contagios pero, al mismo tiempo, empiezan a sufrir la presión asistencial por el aumento de ingresos, consecuencia del número de infectados activos los días precios, cuando la segunda ola de la pandemia marcaba récord de contagios en esos territorios.

placeholder Operarios del Ayuntamiento de Almodóvar del Río (Córdoba) desinfectan las calles. (EFE)
Operarios del Ayuntamiento de Almodóvar del Río (Córdoba) desinfectan las calles. (EFE)

Desde el Gobierno, con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, a la cabeza, han insistido en dar un plazo de dos o tres semanas para evaluar las medidas que ya han adoptado las comunidades autónomas antes de aplicar un confinamiento domiciliario, como piden algunas regiones. Illa, de hecho, ve "evitable" la medida de confinar a la población en sus casas gracias a las medidas "muy drásticas" que ya ha adoptado cada región bajo el nuevo estado de alarma. Hay que recordar que para ese confinamiento domiciliario, habría que modificar el actual estado de alarma.

De hecho, las cifras en España empiezan a arrojar cierta esperanza. Si hasta finales de septiembre la situación epidemiológica en que se encontraba España contrastaba con la contención del resto de países de Europa, un mes después, Bélgica y la República Checa duplican la actual incidencia española, superando los 1.000 infectados diarios por millón de habitantes.

Tomemos, por ejemplo, el caso de Cataluña. Este lunes, el mismo día que entra en vigor la prórroga de 15 días del toque de queda, los contagios en la región han caído a 1.919 en las últimas 24 horas, aunque sigue aumentando el número de personas que necesitan hospitalización y este lunes son 2.793 las que están ingresadas, 106 más que la víspera. De los pacientes ingresados, 578 están en la UCI, 16 más.

Foto: Bélgica es el país que peor datos registra ahora mismo. (EFE)

La velocidad de propagación del virus sigue descendiendo, aunque a un ritmo muy lento, y este lunes ha bajado una centésima más y se ha situado en 0,92, es decir, que cada 100 infectados contagian a 92 personas.

En Andalucía, se han registrado 3.329 positivos en las últimas 24 horas, un millar menos que este domingo, cuando fueron 4.406. Aunque esto suponga bajar el ritmo de contagios —ya que los casos son los más bajos de los últimos cinco días hasta el miércoles pasado, cuando fueron 2.363—, sigue siendo una cifra muy alta, la segunda mayor en un lunes en la segunda ola.

La región ayer decidió endurecer aún más las medias contra el coronavirus y decretó a partir de mañana, 10 de noviembre, el cierre perimetral de todos los municipios y el cierre de toda actividad esencial a partir de las 18:00, con un toque de queda desde las 22:00 hasta las 7:00, el más estricto de toda España.

placeholder Casa de Campo en Madrid. (EFE)
Casa de Campo en Madrid. (EFE)

Actualmente hay, según cifras facilitadas por el consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, 3.335 personas ingresadas por coronavirus en los hospitales andaluces, lo que constituye un "repunte importante" de 184 pacientes más en las últimas 24 horas y la cifra más alta de toda la pandemia. El mismo Aguirre ha admitido que aunque exista "tensión hospitalaria", no hay ningún colapso en la sanidad andaluza.

Navarra también ha mantenido un descenso progresivo en la cifra de sus contagios y ha vuelto a datos de hace dos meses. Este domingo, ha registrado 183 casos, que se suman a los 257 del sábado y los 330 del viernes.

La misma tendencia se repite en Galicia que cerró el viernes todas las actividades no esenciales—, donde los pacientes con coronavirus ingresados en los hospitales siguen en ascenso y se sitúan en 605, lo que supone 33 más que los registrados este domingo, de ellos, 94 en UCI y 511 en otras unidades de hospitalización —28 más—. En contrapartida, los casos activos han vuelto a descender por segundo día consecutivo y se sitúan en 10.015, tras registrarse más altas (486) que contagios (399).

En Euskadi, los positivos bajan a 1.178 y se reduce la positividad al 9,8%, pero suben también los ingresos en UCI. Los hospitales acumulan 130 pacientes en las unidades de cuidados intensivos, ocho personas más que en la jornada anterior.

En Aragón, el presidente del Ejecutivo comunitario, Javier Lambán, ha considerado que ya se nota un "ligero descenso" en la curva de contagios, aunque siguen sobre la mesa más medidas para contener la propagación del virus si fuera necesario. Lambán ha insistido en que se han tomado "medidas muy duras", que "se están empezando a notar en cuanto a la disminución de contagios a lo largo de la semana pasada", y espera que esta semana siga en la misma línea.

Pandemia Coronavirus Madrid Aragón Parlamento de Andalucía Javier Lambán Isabel Díaz Ayuso Juanma Moreno Cataluña Generalitat de Cataluña Asturias Cantabria La Rioja Navarra Castilla y León Castilla-La Mancha
El redactor recomienda