Casado agita la bandera autonómica ante el "abandono" de Sánchez y el avance del virus
  1. España
EL LÍDER DEL PP SE REAFIRMA EN EL CENTRO

Casado agita la bandera autonómica ante el "abandono" de Sánchez y el avance del virus

El líder del PP insiste en defender las CCAA ante el abandono del presidente, a quien reprocha dejarlas abandonadas. Mientras las peticiones autonómicas aumentan, el Gobierno pide esperar

placeholder Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)

Lo hizo durante el debate de la prórroga del estado de alarma la semana pasada y lo volvió a hacer este martes, ante los pesos pesados de su partido. Pablo Casado se ha erigido en defensor de las comunidades autónomas ante lo que considera un presidente del Gobierno “ausente” que habló de “cogobernanza” y que ha terminado delegando las competencias de la lucha contra la pandemia en los territorios. Aunque el decreto aprobado (y prorrogado hasta el 9 de mayo) busca dar cobertura legal a las decisiones de las autonomías, los presidentes afrontan la segunda ola con peticiones que no son atendidas por el Ejecutivo y con la sensación de que faltan liderazgo y coordinación.

El líder de los populares, que reunió ayer a su comité ejecutivo nacional, denunció la “imprevisión” y “cobardía” de Pedro Sánchez, reprochándole “haber dejado solas” a las comunidades autónomas. “Quiero agradecerles su labor. Y no solo a nuestros compañeros al frente de Galicia, Andalucía, la Región de Murcia, Castilla y León, Madrid y Ceuta, sino a las de todos los partidos, que están dando la cara mientras el capitán del barco lo ha dejado a la deriva”.

Esta defensa autonómica coincide con reclamos de algunos presidentes como el asturiano, Adrián Barbón, también del PSOE, que se lanzó a pedir un confinamiento domiciliario en su territorio encontrando la negativa de Moncloa. Otros dirigentes como el presidente de Castilla y León, el popular Alfonso Fernández Mañueco, también pidieron al Ejecutivo tomar las “decisiones necesarias” para frenar los datos de contagios y fallecidos.

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en un reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. (EFE)

En realidad, ya el pasado jueves, el líder de los populares defendió en el Congreso, cuando el ministro de Sanidad presentó la prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo, “que eran las comunidades las que daban la cara” mientras el presidente del Gobierno “se fugaba literalmente”. Sánchez decidió no defender el decreto en la Cámara Baja, delegándolo en el ministro Salvador Illa. Casado optó en esa votación por la abstención en el marco de su giro hacia la moderación (hasta hace semanas, la posición del PP era absolutamente contraria al estado de alarma) y volvió a referirse a las comunidades autónomas para explicar su posición. “Lo hacemos por ellas”, se reafirmó, mientras dejaba claro que urgía dotarlas de instrumentos jurídicos para poder gestionar la situación actual.

Y mientras las comunidades hacen distintos planteamientos (Asturias, Ceuta y Melilla piden un confinamiento domiciliario), el Gobierno central ha decidido retrasar ese debate a la semana que viene, cuando terminan los primeros 15 días de estado de alarma y a la espera de ver los efectos de las primeras medidas impulsadas por las CCAA. Todo ello a pesar de que países vecinos ya han apostado por esta medida drástica (en el caso de Francia, el confinamiento domiciliario de un mes se decretó hace días).

Foto: El presidente del PP Pablo Casado. (EFE)

Los barones aplauden el giro al centro

Además del apoyo a las autonomías y la denuncia de “abandono” por parte de Sánchez, Casado también centró su intervención de este martes en ratificar la hoja de ruta emprendida en la moción de censura de Vox. El PP camina firme hacia la reconquista del centro derecha, despegándose del partido de Santiago Abascal, a quien volvió a referirse en distintas ocasiones como “radical” y “extremo”.

Era el primer encuentro que el líder popular mantenía con los barones territoriales y principales dirigentes del partido (de forma telemática) tras el discurso que lo cambió todo. También internamente sirvió para que Casado se rearfirmara como líder y jefe de la oposición, inyectando una suerte de ánimo y motivación que hacían falta en las filas de su partido. Ayer dejó claro que la estrategia de su formación pasa por defender el centro y la moderación, insistiendo en que la mayoría de los españoles “está lejos del radicalismo” y se identifica en lo moderado.

placeholder El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, preside el comité ejecutivo nacional. (EFE)
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, preside el comité ejecutivo nacional. (EFE)

“El futuro de España pasa por el centro y en el centro está el PP”, aseveró durante su intervención, asegurando que la suya es la única alternativa posible y ganadora frente al Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, y poniendo en valor la posición del PP en las últimas semanas. Tanto en la moción de censura (con un no) como en el estado de alarma (con su abstención) dijo, el PP “ha estado en el lado correcto de la Historia”, porque “lo fácil sería dar rienda suelta a la polarización” pero, advirtió, su decisión es otra: “El centro exige más valor que dejarse arrastrar hacia un extremo. Y ser moderado no es carecer de ideas y valores, sino un acto de fortaleza moral”, zanjó.

Los presidentes autonómicos del PP aplauden el mensaje y piden tiempo para confirmar que el giro es real. Algunos de ellos, como el andaluz Juanma Moreno, el gallego Alberto Núñez Feijóo o el castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco, llevaban tiempo demandando a la dirección nacional un cambio de discurso que volviera a centrar el PP y que no mirara por el retrovisor a Vox. Fuentes del PP andaluz aseguran a este diario que el de ayer "fue un gran discurso" que sitúa el PP "donde tiene que estar" y "donde se alcanzan las mayorías". También el PP de Murcia que lidera el presidente regional, Fernando López Miras, señaló "la moderación y contundencia" del mensaje de Casado, recordando que el PP "es un partido abierto a la sociedad que aspira a construir la alternativa sin fijarse en nadie más".

Buena prueba de la sensación actual en el partido es que ninguno de los presentes en el comité nacional de ayer pidió turno de palabra para intervenir. En otras ocasiones, las discrepancias no cesaron. Ahora, las aguas están tranquilas en Génova.

Pablo Casado Partido Popular (PP) Pedro Sánchez
El redactor recomienda