"Los etarras me seguían y tomaban notas": así intentó ETA asesinar a la jueza Le Vert
  1. España
LA PERICIA DEL CHÓFER EVITÓ SU MUERTE

"Los etarras me seguían y tomaban notas": así intentó ETA asesinar a la jueza Le Vert

La magistrada antiterrorista que ha sido clave para la derrota de la banda relata por primera vez cómo escapó de dos terroristas que trataron de asesinarla en moto por las calles de París

placeholder Foto: Laurence Le Vert, en su primera entrevista con la prensa. (El Desafío)
Laurence Le Vert, en su primera entrevista con la prensa. (El Desafío)

La jueza del Tribunal Superior de París Laurence Le Vert ha sido históricamente muy poco dada a mostrarse abiertamente ante la prensa, y mucho menos a sentarse frente a una cámara. No ha concedido, por supuesto, ninguna entrevista a medio alguno. Lo ha hecho por primera vez ahora, en el documental que ha estrenado Prime Video titulado 'El desafío: ETA', que se basa en la obra del mismo nombre escrita por dos guardias civiles dedicados a la lucha contra esta banda terrorista. La magistrada muestra en este producto audiovisual su cara más cercana y relata en primera persona cómo dos miembros de la organización armada trataron de matarla.

"Me seguían por la calle y tomaban notas", recuerda con frialdad la magistrada en la entrevista concedida a los autores del documental, Luis Vello y José Antonio Zarzalejos, entre otros. "Se paraban en la farmacia, entraban en el mercado, me seguían a todas partes", describe. "Tenían en su programa matarme", resume la jueza antes de detallar el momento en el que estuvieron más cerca de hacerlo. Aquel día, relata, iba ella con su chófer por las calles de París. "Nos quedamos atascados en medio del tráfico justo después del puente, giramos para llegar al muelle y mi conductor, que era extraordinario, me dijo que ahora tendría que ir muy rápido", describe con mirada profunda.

Foto: Interior mintió a la juez Levert para ocultar el teléfono de contacto con ETA

La magistrada recuerda que en ese momento miró hacia atrás porque tras las palabras de su chófer estaba claramente la idea de que algo pasaba. "Efectivamente, había dos motocicletas detrás", confiesa hoy. "Aceleramos y nos siguieron", añade. "Al ver que ellos no aflojaban, mi conductor subió a la acera y nos metimos entre la barranquilla del Sena y los árboles", explica siempre con llamativa calma antes de pasar al momento en que dejaron atrás a sus asaltantes. "Aceleramos y los perdimos de vista", resopla la jueza, que describe así un episodio repetido en no pocas ocasiones a lo largo de la historia de ETA, pues no han sido pocos los atentados o los intentos de asesinato que la banda ha cometido a través de motoristas.

Un escolta de un dirigente popular recuerda en declaraciones a El Confidencial cómo dos hombres en moto se pusieron a su altura mientras conducía el coche de la autoridad que protegía por las calles de San Sebastián. Los dos se acercaron hasta la ventanilla del asiento trasero, pero el escolta, sin soltar el volante con una mano, utilizó la otra extremidad para sacar su pistola y apuntar a uno de los motoristas, el que se había puesto más cerca, quien no tuvo más remedio entonces que desviarse por la siguiente vía.

placeholder Le Vert fue galardonada en 2016 con uno de los premios de la Fundación de Víctimas del Terrorismo. (EFE)
Le Vert fue galardonada en 2016 con uno de los premios de la Fundación de Víctimas del Terrorismo. (EFE)

Le Vert también pudo salir indemne de aquel episodio, que no saldría gratis para los miembros de la banda, ya que sirvió para confirmar en el terreno personal la determinación que la magistrada francesa ya demostraba en el ámbito profesional. "Me dije a mi misma que había que continuar, que les íbamos a aplastar como moscas y al final podríamos tomarnos la revancha", admite la jueza durante su intervención en el citado documental, que va repasando los episodios más destacados de la historia de ETA y que justo después de contar el capítulo de la magistrada gala se detiene a relatar cómo la fiscal de la Audiencia Nacional Carmen Tagle, una destacada figura en la lucha contra la banda a la altura de Le Vert, no pudo tener la misma suerte que la francesa.

La jueza del Tribunal Superior de París admite que hubo un momento clave en su trayectoria que sirvió para que ella tomara conciencia de lo que realmente suponía ETA y le hiciera tomar las riendas de la lucha antiterrorista contra esta organización en el plano judicial al otro lado de los Pirineos. Cuenta, en concreto, que fue cuando se entrevistó con uno de los hombres clave en la Guardia Civil para la derrota de la banda, el coronel Manuel Sánchez Corbí, uno de los dos miembros del instituto armado que han elaborado la obra de referencia que ha servido para desarrollar el documental.

Foto: El Confidencial

"Yo era la fiscal que encabezaba la sección antiterrorista de la oficina fiscal de París, que se había creado y tenía muchos casos, sobre todo de ETA, que estaban cobrando fuerza", rememora la magistrada. "Nos involucramos mucho en el asunto después de una reunión casual en el 'hall' de un hotel donde conocí al señor Sánchez Corbí", confiesa la jueza, que tuvo en aquel encuentro —celebrado, según explican fuentes de la lucha antiterrorista a El Confidencial, en Madrid en 1990— un punto de inflexión muy claro. "Él habló con nosotros de ETA durante tres horas y salimos convencidos de que teníamos que lidiar con esta banda, porque era demasiado peligrosa e injusta", relata Le Vert.

El propio Corbí explica también ante la cámara la importancia de que aquella mujer se involucrara para evitar que los terroristas siguieran utilizando Francia como un santuario donde pudieran campar a sus anchas impunemente, como había ocurrido hasta apenas tres años antes de aquel encuentro. "Cuando Le Vert conoce la magnitud del problema de ETA, se implicó", subraya el propio alto mando de la Guardia Civil, que tras dirigir la lucha contra la banda en el Servicio de Información del instituto armado pasó a dirigir la Unidad Central Operativa (UCO), el departamento contra la corrupción del cuerpo, hasta que fue cesado por el actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Foto: Fotograma de 'El desafío: ETA'. (Amazon Prime Video)

"Le Vert hizo de la lucha contra ETA su vida", recuerda con orgullo el coronel. "Fue tanta su implicación que ETA la condenó a muerte", subraya el alto mando de la Guardia Civil en el documental, donde la jueza aborda aspectos que no había relatado hasta ahora. Le Vert fue clave en la lucha contra la banda desde aquella reunión de 1990, para impulsar casos que de otra forma no habrían salido adelante en Francia e incluso para hacer avanzar procedimientos también en España, ya que era importante que la Audiencia Nacional tuviera una información completa del recorrido de los etarras al otro lado de los Pirineos, donde los terroristas se escondían, porque allí no podían actuar ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil.

Pero no solo a nivel judicial era importante lo que hacía Le Vert en su país. También en el ámbito político, ya que ella tenía autoridad en el nombramiento de enlaces policiales de España con Francia. Los ministros del Interior españoles tenían que respetar sus decisiones en este terreno, dirigidas siempre al mantenimiento de una fluida relación de colaboración entre ambos países en materia antiterrorista. Los papeles intervenidos al dirigente etarra Ibon Fernández de Iradi, alias 'Susper', que provocaron la mayor cascada de detenciones de la historia de la lucha contra la banda, desvelaron que ETA tenía un plan para acabar con la vida de Le Vert. Se trataba del conocido como 'plan esqueleto', denominado así por la delgadez que aún hoy luce la magistrada. Hoy, a sus 71 años, Le Vert sigue viviendo con escolta.

ETA (banda terrorista)
El redactor recomienda