El PP se abstendrá y no apoyará los seis meses de estado de alarma
  1. España
Debate parlamentario sobre la prórroga

El PP se abstendrá y no apoyará los seis meses de estado de alarma

El Gobierno sacará adelante este jueves la prórroga, cediendo en las comparecencias cada dos meses, y después de intensas negociaciones cruzadas entre todos los partidos

Foto: El PP se abstendrá y no apoyará los seis meses de estado de alarma
El PP se abstendrá y no apoyará los seis meses de estado de alarma

El PP se abstendrá y no apoyará este jueves la prórroga de seis meses del estado de alarma. Los populares explican que no pueden votar a favor porque no han sido aceptadas ninguna de sus dos condiciones: que se revise en ocho semanas con una votación y que se haga una reforma legal que permita luchar contra la pandemia sin necesidad de decretar el estado de alarma.

Las objeciones del partido de Pablo Casado se extienden también al hecho de que el decreto deja abiertas las medidas posibles, dando carta blanca a las comunidades autónomas para aprobarlas, pese a que afecta a derechos fundamentales, y a la falta de responsabilidad por parte del presidente del Gobierno, que es quien aprueba el estado de alarma. En esta posición, tienen apoyo de barones regionales del PP, empezando por Alberto Núñez Feijóo, que ha vuelto a defender estos días la necesidad de acometer esa reforma legal, tal y como anunciaron en mayo el presidente del Gobierno y la vicepresidenta Carmen Calvo. Lo explicará Cuca Gamarra por el PP.

La novedad esta vez, con respecto a anteriores prórrogas de estado de alarma, es que ahora el PP ha participado en conversaciones (más o menos intensas) con el propio Gobierno y con el resto de partidos, incluso los del bloque que permitió la investidura de Pedro Sánchez.

Foto: Sánchez ofrece a Casado revisar el estado de alarma a los cuatro meses

La intensidad de las conversaciones del Gobierno y el PP varía según las versiones, pero al menos esta vez todos admiten que han existido. Los populares explican que el lunes remitieron a Moncloa sus dos condiciones para apoyar la alarma, una vez que las hizo públicas Casado, un día después de la llamada de Sánchez en la que le comunicaba la decisión del Consejo de Ministros.

Esa misma noche del lunes, el PP asegura que el Gobierno les trasladó directamente que estaban dispuestos a incluir una disposición final en la que se aceptaba que Sánchez comparezca en el pleno cada dos meses, sin votación, además de las quincenales del ministro de Sanidad, Salvador Illa. El PP, siempre según esta versión, lo rechazó precisamente porque no había votación.

El estado de alarma copa la sesión de control

Y la versión (no coincidente) de la Moncloa es que los populares se limitaron a trasladar sus dos condiciones y el Gobierno rechazó las dos desde el principio. Este miércoles, en la sesión de control, el presidente del Gobierno ha hecho otra oferta a Casado que consiste en evaluar a los cuatro meses en la Comisión Interterritorial de Sanidad la posibilidad de mantener o no el estado de alarma. El PP lo rechazó porque el PSOE puede decidir en esa comisión, de la que forman parte las comunidades autónomas, y, en todo caso, no había rendición de cuentas del presidente del Gobierno.

La otra vía de negociación del PP ha sido más novedosa y es la que se refiere a partidos que habitualmente son socios del Gobierno, es decir, todos salvo Bildu. La idea era buscar una fórmula para forzar al presidente a rendir cuentas en el Congreso. Pretendían presentar una enmienda para que fuera aprobada el jueves en la que se estableciera algún control o rendición de cuentas del Gobierno, una vez constatada la coincidencia de todos los partidos en la necesidad de establecer algún sistema y su malestar con el Gobierno. El propio Gabriel Rufián (ERC) dijo que esa falta de control era “peligrosa democráticamente”.

El Consejo de Ministros aprueba la prórroga del estado de alarma

Íñigo Errejón (Más País) y Joan Baldoví (Compromís) presentaron este miércoles una enmienda para que Sánchez comparezca cada mes; ERC presentó otra para que fuera cada dos meses, y otros partidos presentaron textos similares. La idea de partidos como PP y Ciudadanos era llegar al jueves con todas las opciones sobre la mesa y coincidir todos en una enmienda, y para eso negociaron.

Sin embargo, Moncloa y el Grupo Socialista observaron el movimiento y pactaron con ERC para apoyar su enmienda y garantizar su aprobación. El Gobierno renunciaba a su voluntad de que no hubiera comparecencia alguna de Sánchez en los seis meses de estado de alarma y aceptaba la de ERC como mal menor para evitarse una sonora derrota parlamentaria.

En paralelo, el Gobierno y el Grupo Socialista contactaron antes del lunes con los partidos y constataron desde ese día que tendrían mayoría suficiente para sacar adelante la prórroga, a pesar de que todos aseguraron que es excesivo el plazo de seis meses. Ante la seguridad de sacarlo adelante, no necesitaron reducir el plazo de seis meses, como estaban dispuestos a hacer inicialmente.

Ciudadanos dijo desde el principio que apoyaría la prórroga del estado de alarma, pero ha presentado una enmienda para que sea por un periodo de tres meses y que el presidente del Gobierno comparezca en la Cámara Baja al menos una vez al mes.

Vox votará en contra, según han admitido sus portavoces desde que se conoció la aprobación de la medida. El PSOE usará la votación para insistir en el argumento de que el giro anunciado por Casado la pasada semana en la moción de censura no es real.

En teoría, Illa defenderá este jueves la prórroga en la tribuna del Congreso. No lo hará el presidente del Gobierno, salvo sorpresa, por voluntad propia, pese a ser la medida excepcional de mayor calado y duración de la historia constitucional.

Pablo Casado Íñigo Errejón Pedro Sánchez
El redactor recomienda