Las comunidades autónomas se repartirán 12.000M del fondo europeo para 2021
  1. España
EJECUTARÍA UN 50% DE LOS PROYECTOS

Las comunidades autónomas se repartirán 12.000M del fondo europeo para 2021

Las estimaciones de Moncloa es que las comunidades contarán con la mitad de los recursos provenientes de la UE, según ha trasladado Pedro Sánchez a los presidentes autonómicos

Foto: Las comunidades autónomas se repartirán 12.000M del fondo europeo para 2021
Las comunidades autónomas se repartirán 12.000M del fondo europeo para 2021

Las comunidades autonómicas ejecutarán directamente alrededor del 50% de los fondos europeos del plan de recuperación económica, lo que supone algo más de 12.000 millones de euros para el próximo ejercicio. En tres años, la cifra total es de 72.000 millones de euros. Así se lo ha confirmando Pedro Sánchez a los presidentes autonómicos, durante la XXIII Conferencia de Presidentes que está teniendo lugar este lunes, con la presencia vía telemática de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Las estimaciones de Moncloa es que las comunidades contarán con la mitad de los recursos provenientes de la UE.

Los presidentes autonómicas podrán así promover proyectos o programas en cualquier ámbito, habiendo competencias que la Constitución reconoce como autonómicas y que están "muy vinculadas a áreas clave del plan", según trasladan desde el Gobierno. Citan como ejemplo políticas de vivienda, educación, políticas sociales, políticas activas de empleo o medioambiente. El foco se pondrá por tanto en estas políticas, que guiarán los proyectos y programas que presenten las administraciones autonómicas para que sean aprobados. Para ello, según indican las mismas fuentes, se acordarán convenios marco entre los diferentes ministerios implicados y las comunidades autónomas.

Algunos presidentes autonómicos, como el castellano-manchego Emiliano García-Page, ha aprovechado su turno de palabra para reclamar más concreción respecto a qué proyectos encajarán dentro del plan y cuales no, para así acelerar su ejecución. El lehendakari Iñigo Urkullu, por su parte, ha reclamado una mayor colaboración entre las administraciones y los empresarios de cara a asegurar una correcta y más rápida ejecución de los fondos.

El presidente del Gobierno también ha confirmado en la Conferencia de Presidentes que el Ejecutivo aprobará este martes en el Consejo de Ministros el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021. Este anteproyecto incluirá un adelanto de 27.000 millones de euros con cargo a los fondos europeos. España obtendrá un total de 140.000 millones que se tendrán que invertir en un plazo máximo de seis años. Los proyectos de digitalización y transición ecológica acapararán más dos tercios de estos fondos, el 33% y el 37%, respectivamente.

Los distintos ministerios serán los encargados de distribuir los fondos europeos para los proyectos. Para ello se creará una Comisión Interministerial, que presidirá Sánchez, además de una Unidad de Seguimiento en Moncloa también dependiente de la presidencia del Gobierno en coordinación con las comunidades autónomas. Se potenciará asimismo la colaboración público-privada y se desarrollarán diversos fondos de alto nivel relacionados con la ciencia e innovación, digitalización, energía, agua, movilidad, industria, turismo, reto demográfico, cultura o deporte. La rendición de cuentas se realizará en el Congreso ante la Comisión Mixta de la UE, según la propuesta que se trasladará al órgano rector de la Cámara.

La presentación y aprobación de los PGE en el Consejo de Ministros se realizará en la misma jornada. Las negociaciones formales con el resto de grupos se realizarán sobre el proyecto ya aprobado, vía enmiendas, y no a partir de un borrador, para acelerar los tiempos de la tramitación de los Presupuestos y poder arrancar 2021 con nuevas cuentas. Durante los últimos días, se han intensificado las conversaciones a varias bandas sobre los Presupuestos entre miembros del Gobierno y los representantes de los grupos, y el portavoz del PNV, Aitor Esteban, reconocía ayer que ya han estado “revisando cifras, hablando de cómo se están planteando los ingresos y de todo”.

La moción de censura fallida de Vox también ha acelerado este proceso, cohesionando el bloque de la investidura. En este contexto, el Gobierno quiere aprovechar el 'efecto unidad' para acelerar las negociaciones de los Presupuestos y, por ende, su tramitación, que ya acumula varias semanas de retrasos. El resultado de la Conferencia de Presidentes será clave para determinar el apoyo a las cuentas de aquellos grupos con responsabilidades de Gobierno en las autonomías, como PNV o ERC. En representación de la Generalitat, participa en el encuentro el republicano y 'president' en funciones, Pere Aragonès.

El objetivo del Gobierno es aprobar las cuentas en el Congreso "a finales de diciembre o principios de enero". No se descarta de este modo que se tenga que producir una "prórroga técnica" de los Presupuestos actualmente en vigor, los elaborados por el popular Cristóbal Montoro para el año 2018, pero solo durante los primeros días del próximo año.

El denominado 'Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia', cuyo propósito es "iniciar la segunda gran modernización de la economía española", se basará en una decena de políticas tractoras: agenda urbana y rural; infraestructuras y ecosistemas resilientes; transición energética; Administración pública; digitalización; ciencia e innovación; educación; refuerzo del estado de bienestar; industria de la cultura y deporte, y fiscalidad.

Asegurar la ejecución íntegra de los fondos europeos es otra de las máximas del Gobierno. Los actuales plazos y procesos en la contratación pública, además de otros cuellos de botella relacionados con la capacidad en recursos humanos, como se ha demostrado con la tramitación de solicitudes del ingreso mínimo vital, suponen una problemática que amenaza con dejar sin ejecutar una parte de los fondos en tiempo y forma. Para tratar de evitarlo, el Ejecutivo prepara un real decreto con el objetivo de realizar "modificaciones normativas" que agilicen tanto la contratación pública como la ejecución. Será, en palabras de Sánchez, "una reforma histórica" que eliminará "todos los cuellos de botella", centrándose en la ley de contratación pública de 2017 y en la ley general de subvenciones.

Pedro Sánchez
El redactor recomienda