El Congreso se opone a la reprobación de Iglesias y deja solos a PP, Vox y Cs
  1. España
LA MAYORÍA DE GRUPOS VOTARÁ EN CONTRA

El Congreso se opone a la reprobación de Iglesias y deja solos a PP, Vox y Cs

La moción del PP solo recaba el apoyo de Vox y Cs. Los demás grupos reprocharon duramente a los populares estar demasiado pendientes del partido de Abascal y defendieron al Gobierno

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)

El Congreso tumbará la moción del PP que pedía la reprobación de Pablo Iglesias y el cese inmediato de Alberto Garzón que se vota mañana. Los populares exigían poner fin “a las agresiones institucionales” perpetradas desde el Gobierno en las últimas semanas y muy especialmente contra el Rey. Además, urgían a Pedro Sánchez “la destitución inmediata” del ministro de Consumo “por sus groseras afirmaciones en relación con el jefe del Estado”, después de que dijera que Felipe VI “maniobraba contra el Gobierno democráticamente elegido”. Pero solo Vox y Ciudadanos se unieron a su iniciativa. El resto de grupos, que cargaron duramente contra los conservadores reprochándoles “mirar demasiado” al partido de Abascal, se opusieron al debate y votarán en contra.

Guillermo Mariscal fue el diputado del PP encargado de defender el texto, en el que insistió en todo momento que “no se trata de libertad de expresión” sino de que “ministros de España ataquen sistemáticamente a las instituciones”. El parlamentario popular recodó la promesa que hizo Iglesias en enero cuando asumió la vicepresidencia segunda en el Palacio de la Zarzuela ante Felipe VI —“prometió, con lealtad al Rey, guardar y hacer guardar la Constitución como normal fundamental del Estado y lo ha incumplido todo”—.

Los populares criticaron “el acoso del Rey aprovechando que no puede defenderse por imperativo legal” y centró toda su presión en el PSOE, preguntándose en varias ocasiones “hasta cuándo aguantarán”. Mariscal aseguró el necesario cese de Alberto Garzón (como pide la iniciativa por escrito) teniendo en cuenta que “el mayor logro del ministro de Consumo ha sido denostar a la principal industria del país, el consumo”, así como la reprobación de Iglesias, no solo por sus ataques al orden constitucional, sino por su “incapacidad” en la gestión. Ironizó aprovechando la cartera del vicepresidente (agenda 2030): “¿Habrá que esperar a ese año para saber alguna propuesta de gestión de Iglesias? Porque sus políticas nos sitúan por ahora a la cabeza de la recesión económica de Europa”.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de las vicepresidentas Carmen Calvo (i) y Nadia Calviño, a su llegada a la sesión de control al Ejecutivo este miércoles en el Congreso. (EFE)

Mariscal aprovechó la citación judicial de Iglesias por el caso Dina (el juez de la Audiencia Nacional pidió al Supremo su imputación) para recordar “la agravante de género” que señala el juez García-Castellón entre los delitos que le asocia. “¿Dónde queda aquello de que apertura de juicio oral es igual a dimisión y dónde está el Gobierno socialista?”, repitió el diputado del PP, cargando una vez más contra Iglesias y Garzón: “No deben ser reprobados por ser comunistas, sino por no defender la democracia, atacar las instituciones y a los jueces que les investigan”.

A su lado se posicionó el grupo de Vox, que presentó una enmienda para reforzar todavía más el contenido contra el Gobierno de la mano de su diputado, Jose María Sánchez García. “Nos parece inaceptable que se estimulen acciones, con contenido no solo verbales, contra las instituciones. Eso no es libertad de expresión, nos parece que son acciones de lesa patria”, manifestó el parlamentario del partido de Abascal.

También Ciudadanos cargó contra “el silencio cómplice” del PSOE preguntándose “dónde están los buenos y viejos socialistas que construyeron la Constitución”, reprochando la imagen exterior que está dando España con los ataques a las instituciones, los nombramientos del Gobierno, la separación de poderes y la reforma propuesta por el Gobierno para reformar la elección de vocales del CGPJ, “ahora que tenemos que recibir los fondos”. Edmundo Bal se posicionó junto al PP en la moción y lanzó una advertencia: “No daremos un paso atrás en mantener el respeto a la ley y defender al jefe del Estado”.

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)

El resto de partidos representados en la Cámara se opusieron a la moción y fueron muy duros con el PP. El diputado del PNV, Joseba Agirretxea, advirtió a los populares de “unirse a una deriva muy peligrosa para democracia” con este tipo de iniciativas, reprochándoles “mirar por el retrovisor a su vecino para intentar superarle” (en clara alusión a Vox). “No me hago responsable ni partícipe de las declaraciones del Gobierno, pero soy un demócrata y defiendo la libertad a diferencia de ustedes. Confunden el debate. La libertad estará siempre encorsetada si depende de ustedes porque la libertad de crítica es un insulto”, zanjó.

También el diputado de EH Bildu, Oskar Matute, advirtió que el debate de este miércoles “es el tráiler de lo que nos espera la próxima semana con la moción de censura de Vox”. Como el resto de formaciones, centró parte de su intervención en asegurar que PP y Vox son lo mismo. “Plantean las mismas cosas. Piden al Gobierno censurar a Iglesias y Garzón por lo que llaman agresiones institucionales cuando escuchamos groseras afirmaciones en esta Cámara cada día”, dijo Matute, para calificar de “ridículo” el debate planteado. También aprovechó para atacar al jefe del Estado, dejando claro que “los vascos no tenemos Rey, sino conciencia republicana y, por desgracia, tenemos que pagar las vidas de lujo de los Borbones”. El diputado de EH Bildu defendió a los miembros del Gobierno que cargaron contra Felipe VI.

El líder del PP, Pablo Casado (d), conversa con el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado (d), conversa con el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra. (EFE)

También el Grupo Mixto de la mano del BNG y JxCAT se unieron al apoyo de Iglesias. El diputado gallego aseguró que el PP “se mueve en los parámetros de la ultraderecha y que solo buscan tapar su propia corrupción”. También la formación independentista catalana cargó contra el PP “por no tener ninguna legitimidad para este tipo de iniciativas después de instrumentalizar la Fiscalía y manipular la Justicia”. ERC no se quedó atrás. La parlamentaria Marta Rosique insistió en que “alarma ver al PP dejarse llevar por la extrema derecha, adoptando sus formas y un lenguaje simple”.

Los dos partidos de la coalición del Gobierno cerraron filas con Iglesias y Garzón. En el caso de Unidas Podemos, Jaume Asens, aseguró que el PP “más que una organización al servicio de la gente parece una trama mafiosa” y defendió sin duda al vicepresidente segundo del Gobierno relatando todos los casos de corrupción que han afectado al PP. También la diputada socialista Rafaela Crespín aseguró, mirando al PP, que “cuánto más vapulean el pacto constitucional más nos reafirmamos y nos enorgullecemos de nuestra postura”, reafirmándose en que los populares “se han convertido en algo antagónico al espíritu de la Constitución”.

Partido Popular (PP) Alberto Garzón Pablo Iglesias Rey Felipe VI
El redactor recomienda