camino al 14-F

El caso Dina, un inesperado aliado para los comunes de cara a las elecciones de febrero

La exposición razonada con la que el juez García-Castellón solicitaba al Tribunal Supremo que investigue al vicepresidente segundo del Gobierno pone a los aliados de UP en el foco

Foto: Ada Colau, Pablo Iglesias y Jaume Asens en una imagen de archivo. (EFE)
Ada Colau, Pablo Iglesias y Jaume Asens en una imagen de archivo. (EFE)
Adelantado en

El escrito del juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón en el que solicita al Tribunal Supremo que se investigue por tres delitos al vicepresidente segundo del Gobierno en el caso Dina cayó con sorpresa en Podemos. Las primeras apariciones de Pablo Iglesias apuntan, sin embargo, a un intento de reencauzar la situación y buscar la empatía del electorado secesionista catalán en ese relato de persecución a los morados que este viernes ha encontrado respaldo entre los líderes de la izquierda europea. Con las elecciones catalanas en febrero, los comunes ven cómo el foco se pone sobre ellos con un tema que ni siquiera preveían.

El líder de Unidas Podemos reaccionó primero en una entrevista en la radio catalana 'Rac 1' en la que contextualizó los acontecimientos en un asedio al partido y enfatizando que es algo que "en Cataluña se entiende bien", dejando caer un guiño al oyente que considera injustas las decisiones judiciales contrarias a actos independentistas en los últimos años. La fórmula se repitió en varias ocasiones. Durante la conversación Iglesias se mostraba seguro de que en un país como España sería "inconcebible" que saliera imputado en este caso, aunque incidió en que "es verdad que han ocurrido cosas graves y qué os voy a contar a los catalanes".

Horas después el titular de Derechos Sociales y Agenda 2030 comparecía en el Senado para abordar la situación de la Dependencia, aunque el caso Dina fue uno de los elementos introducidos por los portavoces del resto de partidos, incluidos los secesionistas catalanes, que le dieron la "bienvenida al club" de los señalados por el sistema judicial. El vicepresidente respondió que no eran "nuevos en el club": "He ido a la cárcel a ver a los presos", recordó Iglesias ante las palabras de ERC y JxCAT.

En la entrevista en 'Rac 1', que estaba prevista mucho antes de la decisión del juez, Iglesias ahondó en la idea de que estas actuaciones judiciales iban contra Unidas Podemos para que no esté en el Gobierno. "Evitar que hubiera un gobierno apoyado en fuerzas republicanas como ERC. Una vez entrado al Gobierno es evidente que la derecha está dispuesta a utilizar todos los medios legales e ilegales para hacer caer este Gobierno. Las evidencias están ahí. Es evidente que la derecha no aceptó el resultado de las urnas", comentó Iglesias, que aseguró que "en Cataluña estas cosas se comprenden bien" y que era "un hecho" que había persecución contra los morados.

Iglesias también señaló que el 'expresident' Carles Puigdemont le había mandado un afectuoso mensaje tras enterarse de la petición de que se le investigue. Los guiños del líder de UP al soberanismo llegan en un contexto en el que los comicios catalanes se celebrarán previsiblemente el próximo 14 de febrero y en el que los comunes buscan garantizarse su propio espacio en un entorno atípico y adverso.

Conexión con el voto soberanista

Fuentes de la marca catalana en la que confluye Podemos consideran que el asunto vuelve a poner el foco sobre la formación de cara a la campaña electoral y que la capacidad de Iglesias para reconducir el caso Dina hacia esta línea discursiva puede granjearle la empatía de parte del público soberanista a partir de esta concepción común de que hay una persecución por motivos de base política desde algunas esferas.

Desde Unidas Podemos, se muestran seguros de que no habrá imputación por parte del Tribunal Supremo después de que se le devolviera a Iglesias la condición de perjudicado en la causa el pasado septiembre contra el criterio de García Castellón y esperan que se lleve un nuevo varapalo al rechazar investigarlo por tres delitos (daños informáticos, descubrimiento de secretos —con agravante de género— y denuncia falsa o simulación de delito). Este viernes, múltiples líderes de partidos de izquierda y verdes europeos salieron en defensa del vicepresidente compartiendo la visión de que es un ataque a la formación y al Ejecutivo de izquierdas.

Los comunes afrontan un panorama complicado en las próximas elecciones. Primero, por los precedentes de retroceso generalizado de las marcas regionales de Unidas Podemos, con los últimos ejemplos de las vascas y gallegas del pasado julio; pero también porque la crisis catalana se encuentra actualmente en un segundo plano y los sondeos apuntan a una caída de la participación del voto no independentista. A esto se une que gobierna en coalición con los socialistas en Moncloa.

Desde la formación, como ya informó este medio, ven fundamental poder encontrar las vías para distinguirse y marcar distancias con el PSC de Miquel Iceta. Aquí el caso Dina y la citada retórica de Iglesias puede ser un factor diferencial, aunque no el único. Fuentes de los 'comuns' ven en sus críticas incisivas a la Corona una de sus bazas en esta línea y es algo que ya explotan sus dirigentes. Esta semana la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, avanzó que no recibiría a Felipe VI en los actos de la New Economy Week y el diputado Gerardo Pisarello le acusó de nuevo de falta de "neutralidad" por alinearse con la "derecha judicial" y valoró que la monarquía "no es la mejor embajadora".

Tal es la necesidad que tienen los comunes de Jèssica Albiach de distinguirse que Unidas Podemos, consciente de ello y de las debacles recientes en las urnas, lleva semanas relajando la coordinación con el PSOE en el Congreso para fijar un perfil propio más claro. Esta práctica continuará ejerciéndose hasta que los catalanes vayan a votar en febrero y diriman el futuro de los comunes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios