El rey Felipe VI pide en Barcelona unidad para estabilizar la economía
  1. España
LOS (POCOS) GRITOS NO OPACARON SU DISCURSO

El rey Felipe VI pide en Barcelona unidad para estabilizar la economía

"Tenemos la oportunidad de hacer mejor las cosas. Y de hacerlas juntos", afirmó el monarca en su discurso, pronunciado en catalán y en castellano

Foto: El Rey Felipe, junto a Pedro Sánchez en Barcelona. (Reuters)
El Rey Felipe, junto a Pedro Sánchez en Barcelona. (Reuters)

Felipe VI llegó a Barcelona y participó en la clausura del Barcelona New Economy Week (BNEW) sin incidentes que reseñar. Realizó un discurso mitad en castellano y mitad en catalán mientras protestaban centenares de manifestantes convocados por todos los partidos independentistas y por plataformas como la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural, la Intersindical o los comités de defensa de la república (CDR). Los (pocos) gritos de los manifestantes no opacaron el discurso puramente económico del monarca, que llegaba así a 'territorio comanche' en medio de una gran expectación.

De hecho, los aspavientos con lemas de rechazo al Rey se llevan sucediendo en Cataluña durante toda esta semana. Como anécdota, valga la de un muñeco que simulaba a Felipe VI que fue ahorcado y 'apareció' en el parking del área básica policial de Girona. Minutos antes de llegar a la Estación de Francia, donde tenía lugar la entrega de premios de la BNEW), Òmnium colgó en la fachada frente a la Estación de Francia una gran pancarta con el lema 'Juan Carlos primero, Felipe el último', que fue retirada por los Mossos antes de que llegase el Monarca. En ese momento, la ANC desplegó otra pancarta con el lema 'Cataluña no tiene Rey'.

Foto: Varias personas participan en la “quema popular” de fotos del rey durante el acto organizado por la ANC. (EFE)

Las medidas de seguridad, no obstante, eran enormes. La ciudad estaba prácticamente blindada ante los actos de la Corona. Cercanías anunció que "a petición de la autoridad policial, hoy, de 09:25 a 11:45, los trenes no prestarán servicio en la Estación de Francia". Esa precaución cabreó a los independentistas, que comenzaron a quejarse a través de las redes de que esa medida "es una vulneración brutal del derecho a circulación", omitiendo que es precisamente la movilización en el exterior de la estación la que impide la libre circulación de los barceloneses por su ciudad. También se cerró la estación de Metro de Ciutadella de 10:00 a 10:30 y de 11:15 a 11:45.

placeholder El muñeco del Rey que apareció ahorcado. (Antonio Fernández)
El muñeco del Rey que apareció ahorcado. (Antonio Fernández)

En el último minuto, los CDR y la plataforma 'La Última Partida' variaron el lugar de concentración: en lugar de la estación de Francia, donde había convocado la ANC, llevaron a sus activistas al Arco de Triunfo, un lugar no muy distante. Ello, además, le permitiría bajar en manifestación por el paseo Lluís Companys para llegar hasta el parque de la Ciudadela, cerca de la Estación de Francia, y obtener una foto sin interferencias de grupos rivales. El motivo fue también que los manifestantes no podían acercarse a la puerta de la estación. "Cambio de ubicación: ante las restricciones del derecho de manifestación, cambiamos el punto de encuentro. ¡Fuera el Borbón!", afirmaban los CDR en una alerta enviada a sus militantes.

En previsión de lo que pudiese pasar, los convocantes distribuyeron entre los asistentes dos teléfonos: uno de un gabinete de abogados para el caso de que hubiera detenciones. Otro, del gabinete Iridia para denunciar casos de violencia policial, con el fin de judicializar luego la protesta mediante múltiples denuncias.

Discurso bilingüe

En las inmediaciones de la BNEW hubo poca gente. Solo unos cuantos centenares de manifestantes jalonaba el recorrido entre la Estación de Francia y la estatua de Colón, en el acto convocado por la ANC y secundado por todos los partidos independentistas y por Òmnium, así como por el sindicato Intersindical. En definitiva, poca gente, aunque suficiente para cortar el tráfico y crear cierta confusión. De hecho, la longitud de la 'cadena humana' estaba pensada en ese tramo (cuya longitud no llega a un kilómetro) para acoger a solo un puñado de activistas, conscientes los convocantes de su poco poder de llamamiento en estos momentos.

Desde la plataforma Anonymous Catalonia, se intentó controlar y unificar las protestas. "Informadnos de cualquier movimiento policial que haya en Cataluña durante el día", advertía a las demás plataformas y activistas a primera hora de este viernes. En plena concentración, avisaba otra vez: "Mossos con cámaras grabando caras. Poneos bien las máscaras (procurad taparos bien la nariz)", alertaba con una foto de tres agentes, uno de ellos transportando una lo que parecía ser una cámara. Los activistas arrojaron pintura a los coches policiales que blindaban la estación de Francia, mientras gritaban consignas como 'Fuera el Borbón', 'Puta España y puta policía' o 'Cataluña no tiene Rey'.

placeholder (Reuters)
(Reuters)

Justamente cuando algunos grupos (los CDR por un lado, la ANC y los suyos por otro), cada uno a su libre albedrío, hacían oír sus eslóganes antimonárquicos, Felipe VI se dirigía a los presentes en BNEW en un discurso puramente económico y bilingüe. "Hay que hacer una apuesta decidida por la nueva economía -subrayó-. Tenemos que hacer una apuesta por la reactivación de la economía real".

"Demostremos una imagen de unidad que genere un entorno atractivo para las empresas. Una imagen internacional positiva contribuye positivamente a la economía", recordó el Monarca. Afirmó también que "Barcelona aspira a tener un papel destacado en la nueva industria. Y ha de ser centro de referencia en innovación en el sur de Europa". En catalán, recordó la apuesta decidida del Consorcio de la Zona Franca por crear un 'hub' de impresión en 3-D en sus instalaciones, lugar que visitaría poco después. "Es un laboratorio que aspira a tener las 100 ideas más innovadoras de Europa. Necesitamos proyectos de este tipo que sirven para unir esfuerzos entre grandes compañías consolidadas y pequeñas nuevas empresas 'start-up'".

Felipe VI terminó llamando a que "hemos de modificar el patrón de crecimiento económico nacional e internacional. La pandemia solo ha acelerado estos procesos. Se trata de una oportunidad clara para abordar transformaciones urgentes que podrán situar a Barcelona, a Cataluña y a toda España en la vanguardia tecnológica". Por eso, aseguró que "tenemos la oportunidad de hacer mejor las cosas. Y de hacerlas juntos". Admitió el alto grado de incertidumbre de la economía mundial, pero subrayó que España "gracias a la transformación de nuestro tejido productivo durante los últimos años, cuenta con un sector empresarial sólido y potente, capaz de hacer frente a situaciones adversas". Eso sí: advirtió que "hay que poner en marcha todas estas iniciativas sin perder de vista los compromisos con la sociedad".

Barcelona Rey Felipe VI Pedro Sánchez Recuperación económica
El redactor recomienda