La exsenadora que denuncia a Podemos: "Doné 25.000€ y no sé para qué se utilizaron"
  1. España
Entrevista a la exsenadora CELIA CANOVAS

La exsenadora que denuncia a Podemos: "Doné 25.000€ y no sé para qué se utilizaron"

Durante su etapa en la cámara alta, donó en total 25.000 euros a la formación y asegura que, más allá de una serie de proyectos sociales, nunca supo a qué se destinaban estos fondos

placeholder Foto: La exsenadora de Podemos, Celia Cánovas, en su despacho. (P.G)
La exsenadora de Podemos, Celia Cánovas, en su despacho. (P.G)

La exsenadora de Podemos Celia Cánovas busca abrir un nuevo frente al partido de Pablo Iglesias. En una denuncia presentada ante el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, que investiga a la formación por un posible delito de malversación de caudales públicos en la campaña del 28-A, Cánovas pide ampliar la causa y apunta a que Podemos pudo incurrir en blanqueo de capitales. Su escrito, en el que solicita personarse como acusación particular, explica que donó 3.000 euros a la caja de solidaridad del partido en 2018 y, sin embargo, la formación morada le contabilizó una donación de 5.000 euros, diferencia que considera que pudo servir para blanquear 2.000 euros de origen distinto. "Lo que quiero es que el juez investigue qué pasa con las donaciones y para qué se han destinado", explica a El Confidencial en su despacho de Barcelona.

Durante su etapa en la cámara alta, Cánovas donó en total 25.000 euros a la formación y asegura que, más allá de una serie de proyectos sociales en sus primeros años, nunca supo a qué se destinaban estos fondos. "Una vez, me ofrecí para hacerme cargo de la entrega de unos premios para finalidades sociales, 3.000 euros concretamente. Esa fue la única vez que he tenido conocimiento del uso que se le daba a estas donaciones". En cuanto al resto, asegura que nunca les dijeron en qué "se empleaba el dinero, ni en la página de transparencia ni en nada". Según explica, en aquellos años no lo ponía en duda porque siempre se agarró a la explicación que daba el partido a todos sus miembros: "Era como una obligación. 'Es el código ético', nos decían. Tengo todo el derecho del mundo a saber qué han hecho con mis 25.000 euros”.

Foto: Celia Cánovas Essard, en el despacho de su bufete. (Á. Villarino)
placeholder Certificado de la donación inflada.
Certificado de la donación inflada.

La exsenadora denuncia al partido morado un año después de conocer que Podemos supuestamente infló su donación. Apunta a que se ha decidido a dar el paso tras conocer la investigación que sigue el juez Juan José Escalonilla en Madrid y las informaciones que se han ido desvelando sobre presuntas irregularidades en las cuentas del partido. "He visto cómo han tratado a Calvente [el exabogado de Podemos que ha denunciado al partido] y me quedé muy sorprendida. Le mandé un mensaje diciéndole que tenía mi apoyo y, recordando mi etapa en Podemos, me vino a la memoria que inflaron mi donación, porque ya en su momento me chocó". El Confidencial se ha puesto en contacto con Podemos para preguntarle por estas afirmaciones, pero no ha obtenido respuesta.

La que fuera senadora entre 2015 y 2019 apunta que lo que quiere es que el juez también investigue si el partido está blanqueando dinero. Por esa razón, ha solicitado al magistrado Escalonilla que pida a Podemos la certificación de las donaciones realizadas por cargos públicos, la cuenta bancaria donde se ingresaban las cuantías y el libro contable, donde se detallan las operaciones y destino de los pagos. “Yo no había donado 5.000 euros. Lo único que hice fueron dos transferencias el mismo día y sumaban 3.000 euros”. Sobre por qué no pidió explicaciones en aquel momento al tesorero Daniel de Frutos para tratar de regularizarlo, apunta a que "en Cataluña da igual, dones la cantidad que dones, siempre desgravas lo mismo, por lo que era irrelevante".

Foto:

En cuanto al uso cree que le está dando Podemos a las donaciones de los miembros del partido, responde que no se atreve a aventurarse, al menos hasta que se pronuncie un juez. "Lo que sí puedo decir es que no nos consta, por lo menos a mí, ni a la gente que yo conozco, que el dinero se haya empleado en los fines sociales que se establece en los estatutos del partido". Solo en su primera etapa como senadora, en 2015, le dijeron que el dinero se destinaba a una proyecto llamado Impulsa: "En algunas de las donaciones que yo hice mensualmente, me daban dos recibos, uno de 500 que iba para el partido y otro de 500 donde ponía Impulsa. La verdad no entiendo por qué los dividían en dos". En los siguientes años, esas referencias a Impulsa desaparecieron y, según afirma, ya nunca le explicaron el destino final de sus donaciones.

Cánovas prefiere dejar las conclusiones en manos del juez, pero también apunta a que la formación atribuía el gasto de las cantidades aportadas a pequeñas extracciones de dinero, maniobra que, según sugiere, le permitía disimular el extravío de grandes sumas. "A lo mejor han blanqueado hasta 500.000 euros". Plantea que presuntamente, "reciben un dinero que no pueden justificar, porque hay unos límites legales para las donaciones. A lo mejor este dinero viene de otros países. No sé, son sospechas, pero no pueden justificarlo y por eso tienen que blanquearlo".

"Yo no me planteé hasta un momento dado que se hacía con mi dinero, que fue cuando vi que ciertas personas tenían mayor atención. Lo que pasaba es que en Podemos hay clases, había categorías y yo era una apestada". Cuando se le pregunta cuánto dinero pudo llegar a conseguir el partido a través de estas donaciones, la exsenadora saca la calculadora de su cajón: "Pues imagínate, 70 diputados más 14 senadores. Pon que donan mil euros, 90 personas, durante doce meses. Son más de un millón al año". Ella dice que nunca les explicaron en qué se invertía.

placeholder La exsenadora de Podemos, Celia Cánovas, en su despacho. (P.G)
La exsenadora de Podemos, Celia Cánovas, en su despacho. (P.G)

Cánovas argumenta además que, en un principio, en el partido todo eran asambleas y sus estatutos defendían que las decisiones eran asamblearias, pero aquello llegó a su fin al poco tiempo. El partido incorporó nuevas normas que modificaron sustancialmente estos orígenes asamblearios y, progresivamente, se fue centralizando el poder. "Yo he podido estudiar como abogada estas normativas, y creo que hay algunos artículos que son inconstitucionales, una barbaridad jurídica", lamenta. Con esas nuevas normas como telón de fondo, la idea de justificar a dónde iban las donaciones también quedó diluida, hasta el punto de que Cánovas considera ahora que esos supuestos 2.000 euros de más que le adjudicó el partido en sus donaciones se erigen como un "indicio de blanqueo". "Yo solo pido que se investigue".

Foto:

Más allá de los tribunales, la exsenadora subraya que el artículo 38 de los estatutos de Podemos es claro: se deben publicar en el portal de transparencia del partido el uso que se le dé a los recursos de la formación. Cánovas denuncia que el partido está incumpliendo su propio código ético al no hacer públicas las cantidades invertidas en cada proyecto, así como por no dar a conocer los colectivos que se benefician. "Al principio, creo que lo cumplían parcialmente, publicando algunos gastos, pero también es cierto que, cuando no publicas algo, es porque algo tendrás que esconder". Tras cuatro años como senadora y tras haber terminado enfrentada con sus compañeros de partido, Cánovas busca ahora ejercer como acusación contra Podemos: "Me sentí muy embaucada. Éramos la máxima transparencia, los que veníamos a hacer limpieza...".

Unidas Podemos Pablo Iglesias Blanqueo
El redactor recomienda