NO HABRÁ EXPEDIENTE, COMO PEDÍA PODEMOS

Interior respalda a los policías de Vallecas: "La actuación fue justificada"

Una decena de radicales se abalanzó contra un agente de la Unidad de Intervención Policial al que acribillaron a patadas antes de que el jefe del operativo diera la orden de cargar

Foto:  Centenares de personas en los alrededores de la Asamblea de Madrid en Vallecas. (EFE)
Centenares de personas en los alrededores de la Asamblea de Madrid en Vallecas. (EFE)

La Jefatura Superior de la Policía Nacional en Madrid rechaza de momento abrir expediente alguno a los antidisturbios que intervinieron durante la tarde del pasado jueves en el barrio madrileño de Vallecas. Fuentes del organismo dependiente del Ministerio del Interior explican a El Confidencial que no es pertinente iniciar una investigación interna por dos motivos. Por una parte, argumentan, porque la actuación policial estuvo perfectamente "justificada". Las fuentes consultadas consideran que los agentes procedieron de modo proporcional a los ataques que estaban recibiendo poor parte de los manifestantes y en todo momento en el marco que les permite la legalidad.

Por otro lado, añaden, porque la respuesta que dieron los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) a las embestidas que protagonizaron los ciudadanos que estaban protestando contra los confinamientos acordados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid se encuentra en estos momentos siendo investigada por la autoridad judicial. Hubo varios detenidos y partes de lesiones que directamente se derivaron al juzgado, por lo que será este último el que determine si fue correcta o no la actuación de los agentes antidisturbios para aplacar los ataques de los participantes en las marchas.

Los agentes fueron agredidos en un primer momento por varios manifestantes y esto provocó la reacción policial, argumentan las mismas fuentes, que detallan en concreto que varios de los que acudieron a la concentración comenzaron a lanzar piedras contra los funcionarios, que los primeros incluso plantaron cara a los segundos en el cuerpo a cuerpo, agarraron a alguno del cuello y profirieron amenazas e insultos. La respuesta de los agentes, por lo tanto, se ajustó a lo que establece el reglamento y la legalidad vigente, que obliga a los policías a ajustarla al ataque recibido, según consideran las mismas fuentes.

No lo ven igual desde Unidas Podemos, la formación liderada por el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, que un día después de los hechos reclamó al Ministerio del Interior y a la Delegación del Gobierno en Madrid una investigación sobre las cargas policiales. "Hemos pedido al delegado del Gobierno y al ministro que abran una investigación y activen las sanciones oportundas", indicó a través de su cuenta de Twitter el coportavoz de Podemos y diputado en la cámara baja Rafael Mayoral. En la misma línea se pronunció la también coportavoz de la formación y representante de la misma en la Asamblea de Madrid, Isa Serra.

Podemos habla de violencia policial

Mayoral, además, adjuntó en su tuit un conjunto de imágenes tomadas por asistentes a la concentración en las que aparece un policía pegando con la porra a una joven, otro que trata de evitar que un detenido se zafe mediante un rodillazo y un tercero que arremete contra un arrestado con su propio caso. En los vídeos no aparecen, sin embargo, otros episodios que tuvieron lugar en el mismo escenario y que sí describen desde la Delegación del Gobierno, que en línea con la Jefatura Superior de Policía tampoco ve razones para abrir expediente a antidisturbios alguno.

Desde el organismo responsable de velar por la seguridad en la Comunidad de Madrid explican que la tensión el jueves por la tarde comenzó cuando comenzaron a llegar jóvenes radicales las inmediaciones de la sede de la Asamblea de Madrid para unirse a una manifestación pacífica que se venía repitiendo cada día sin incidentes para reivindicar la sanidad pública y a la que apenas solían asistir una treintena de personas. El 'aterrizaje' del grupo de fanáticos, continúan las fuentes de la Delegación del Gobierno consultadas por El Confidencial, provocó que los policías que en ese momento controlaban la concentración original avisaran a la central de lo que se venía encima.

Fue entonces cuando la Jefatura Superior de Policía envió refuerzos en forma de unidades antidisturbios. Cuando comenzaron a bajarse los agentes con casco de las furgonetas, un grupo de radicales comenzó a proferir gritos contra ellos y trata de posicionarse para tratar de cortar la calle de la Asamblea, extremo que no podían permitir los funcionarios, que tenían que hacer cumplir la Ley de Seguridad Ciudadana. Esta norma obliga a la Policía a evitar que cualquier grupo de personas que trate de cercar el Congreso de los Diputados u otra sede parlamentaria. Y es lo que estaba pasando, ya que los manifestantes jóvenes tenían el objetivo de cortar el acceso a la Asamblea.

Cuando los agentes intentan impedírselo, los radicales responden con piedras, gritos y amenazas, según describen las fuentes consultas. "Eran grupos de extrema izquierda radicales y violentos", añaden desde la Delegación del Gobierno, que ha pedido a la Jefatura Superior toda la información que disponga sobre los atacantes y sobre lo que ocurrió la tarde del pasado jueves con el fin de tener todos los datos, en ningún caso con el fin de abrir expediente alguno a los policías, que a juicio del departamento dirigido poro José Manuel Franco actuaron de forma correcta en todo momento. Desde la Delegación van más allá y tienen claro que, aunque en las imágenes que ha divulgado Mayoral aparezcan golpes de policías a manifestantes, estos últimos fueron los que más agredieron.

Diez radicales, relatan fuentes policiales, se abalanzaron contra uno de los miembros de la Unidad de Intervención Policial, lo derribaron y le pegaron patadas y todo tipo de golpes sobre el cuerpo. En ese momento, añaden, se produce la gota que colma el vaso y el jefe de la operación da la orden de cargar. Segundos después es cuando tienen lugar las escenas que aparecen en los vídeos publicados por el dirigente de Podemos. Aun con estas últimas imágenes sobre la mesa, la realidad arrojó tres manifestantes y cuatro policías heridos. Los primeros de carácter leve y los segundos, grave. La Policía, que en este caso no portó cámara propias, detuvo a cuatro violentos, dos de ellos de 18 años, uno de 19 y un cuarto menor de edad.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios