El juez de Kitchen imputa a Fernández Díaz pero deja fuera a Cospedal y su marido
  1. España
POR EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

El juez de Kitchen imputa a Fernández Díaz pero deja fuera a Cospedal y su marido

Anticorrupción pedía investigar a la exsecretaria general del PP porque tenía un "interés personal en que la operación tuviera éxito", pero el magistrado considera que no hay indicios suficientes

placeholder Foto: La exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo de 2015. (EFE)
La exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo de 2015. (EFE)

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, instructor del caso Villarejo, ha imputado al que fuera ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por la operación parapolicial conocida como Kitchen, que se llevó a cabo en 2013 para robar la documentación sensible que el extesorero popular Luis Bárcenas tenía en su poder sobre el partido y sus dirigentes. Por ahora, el magistrado deja fuera del caso a la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y a su marido, Ignacio López del Hierro, ignorando así la petición de la Fiscalía Anticorrupción de investigar a ambos.

García Castellón explica que resulta necesaria la comparecencia del que fuera ministro porque las investigaciones practicadas hasta el momento permiten situar el centro de la operación en Interior, “desde donde se habría dirigido y coordinado toda la operativa, presuntamente con la participación directa del ministro y actuando por delegación de éste, al parecer, el secretario de Estado de Seguridad [Francisco Martínez]”. El juez cita además como testigos al exdirector de Comunicación de Interior, Juan José esteban, y a otras tres personas, entre ellas el sacerdote Silverio Nieto y el exdirector de Gabinete de Francisco Martínez, Jorge Sanchís Bordetas.

Foto: El exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, en el Congreso. (EFE)

Respecto a Fernández Díaz, que declará como investigado el 30 de octubre, Anticorrupción pedía imputarle por prevaricación, revelación de secretos y malversación de caudales públicos. Las sospechas se basan en las grabaciones de Villarejo y en un informe de la Policía Nacional, que en marzo encontró una serie de mensajes de texto enviados por el ministro en 2013. Los agentes dieron con esta información tras enterarse de que el exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, había levantado acta notarial con ellos. Tras dos citaciones que finalmente no se llevaron a cabo, Martínez declarará como imputado un día antes que el ministro, el 29 de octubre.

En los mencionados mensajes, Fernández Díaz incide en que Kitchen "es importante", implica en los seguimientos al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y menciona de forma directa al "chófer de Bárcenas". El último se lo envió al propio Martínez el 18 de octubre de 2013, y en él hace referencia al volcado del contenido de los teléfonos móviles proporcionados por el "informador". "La operación se hizo con éxito", trasladó el ministro. La comparecencia de Martínez abordará por tanto el papel del ministro en la operación, pero también servirá para decidir sobre la posible imputación en los próximos meses de la propia Cospedal y su marido.

Foto: Ilustración: El Herrero.

Más allá de los mensajes de Fernández Díaz, el juez apunta al chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, que fue captado para la operación Kitchen a cambio de pagos mensuales de 2.000 euros, todos ellos con cargo a los fondos reservados procedente de Interior: “Evidencia el conocimiento de los hechos por parte de mandos superiores del organismo”, sostiene García Castellón en su auto. El magistrado subraya además que Ríos obtuvo una plaza como funcionario de Policía tras superar un proceso de oposición, extremo que requería necesariamente de la participación de cargos con capacidad de influencia suficiente en el Ministerio.

En cuanto al supuesto interés de la exsecretaria general del PP en la operación, Anticorrupción apuntaba a dos motivos: "Directa, como afectada por documentación supuestamente comprometedora para ella misma". "Indirecta, como secretaria general del partido, de existir material comprometedor de otros altos dirigentes del mismo". Para reforzar esta idea, incidía en la reunión que mantuvieron ella y su marido con Villarejo en julio de 2009, cita que se celebró en la sede del partido de la calle Génova y que se saldó con que le darían "encargos puntuales" al comisario. Ese mismo mes, Bárcenas había presentado su dimisión como tesorero.

A la vista de estos indicios, la Fiscalía sostiene que Cospedal tenía "interés personal en que la operación tuviera éxito", pero el magistrado considera que por el momento no son suficientes y ha dejado tanto a ella como a su marido fuera de la investigación.

María Dolores de Cospedal Luis Bárcenas Ignacio López del Hierro Jorge Fernández Díaz Fiscalía Anticorrupción
El redactor recomienda