SU DECLARACIÓN ANTE LA AUDIENCIA NACIONAL

Calvente, ante el juez del caso Dina: "Iglesias estaba acojonado por si Villarejo tenía cosas"

El exabogado de Podemos acudió como testigo a la Audiencia Nacional y, más allá del caso Dina, aseguró entre lágrimas al juez que está sufriendo amenazas de miembros de su antiguo partido

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)

El que fuera abogado de Podemos, José Manuel Calvente, cargó una y otra vez contra su antiguo partido durante la declaración que prestó el 10 de septiembre en el marco del caso Dina, que investiga el robo del móvil a la exasesora Dina Bousselham en 2015 y en cómo su contenido acabó en manos del comisario Villarejo. En su comparecencia como testigo ante la Audiencia Nacional, a cuya grabación ha tenido acceso El Confidencial, Calvente redujo la denuncia de Podemos a un burdo movimiento para sacar rédito político, apuntando una y otra vez a los máximos dirigentes de la formación como responsables: "Están desde el líder hasta toda su cúpula: el señor Iglesias, Irene Montero, Rafael Mayoral y Juanma del Olmo". Según defendió, los cuatro fueron los que pusieron en marcha "el montaje", "diseñaron todo".

"Me dijeron que se creó un comité de crisis y se diseñó una estrategia muy sencilla: 'Vamos a utilizar el caso Villarejo en beneficio político. Conseguiremos que Iglesias sea llamado a declarar'", sostuvo ante el magistrado. Frente a la postura mostrada por Podemos ante los medios de comunicación, donde se presentaba como una víctima de "las cloacas del Estado", Calvente aseguró en su declaración que dentro del partido fueron muchos los que vincularon el robo del móvil de Bousselham y posteriores noticias en prensa con "batalla interna" por parte de los errejonistas: "Lo reconocen ellos mismos: 'No nos encaja. Parece más una filtración para hacerme daño porque he echado a Sergio Pascual que no porque me quieran hacer daño en las elecciones'".

A lo largo de la declaración, el abogado hizo además referencia a cómo la Bousselham había reconocido en sede judicial que, antes de que le robaran el móvil, envió pantallazos de algunas de las conversaciones que acabaron saliendo en prensa a terceros, "lo que abre un abanico de posibilidades de filtración interna tremendas, sobre todo cuando se está en una batalla de poder". Calvente, de hecho, puso en duda el posible papel de Villarejo, pues a todos les sorprendió que las informaciones más comprometedoras no salieran antes en la prensa: "Llegué a pensar que podía ser un 'hackeo' del móvil, una sustracción de un delincuente o un robo por encargo, pero todas las opciones se tumbaban cuando veíamos que no se quería hacer daño al partido, porque no se filtraron los pantallazos antes de las elecciones".

"No nos engañemos. Cuando se hallaron los archivos de Villarejo se abrieron tres posibilidades: Iglesias se ha acojonado, porque si Villarejo realmente tiene cosas y esto se mete en una causa, va a salir filtrado mañana y a saber el daño que va a hacer. Segundo: podemos retomar el tema de las cloacas, lo enlazo y demuestro que me han estado persiguiendo. Tercera opción: vamos a utilizar esto para paralizar una causa en el Tribuna Supremo, un recurso de casación y de hecho se utilizó", llegó a decir a preguntas del juez Manuel García-Castellón. También sostuvo que "se quería hacer un tema mediático del asunto" y habló de que los abogados de la formación tenían "connivencia con la Fiscalía", en referencia a los chats internos que El Confidencial y otros medios han ido desvelando.

En cuanto al papel que jugó Dina Bousselham en el caso, presentó a la exasesora de Iglesias como una títere: "Se la considera una militante y como es una militante, Podemos decide lo que tiene que hacer esa chica. Podemos decide ampliar la denuncia, pues la chica amplia la denuncia. No existe una libertad del cliente, no. Ella ha hecho lo que le han dicho que tiene que hacer". "Yo ya parto de la base de que no os han dicho la verdad", aseguró.

"Guerrillas de Podemos"

En el tramo final, Calvente fue más allá del caso Dina y denunció amenazas. Tras ser expulsado del partido entre acusaciones de acoso sexual a una compañera, cuestión que fue archivada por una magistrada el pasado julio, el abogado presentó una denuncia en la que sostiene que Podemos ha incurrido en malversación de caudales públicos y administración desleal. Su escrito ya ha provocado la imputación de la formación y de altos cargos en un juzgado madrileño, situación que, según sostuvo en la Audiencia Nacional, le hace temer posibles represalias: "El miedo que me da es que haya una persona que esa reacción de insulto la transforme en una reacción física, porque hay mucho loco en Podemos, hay bases muy locas, hay muchos radicales, hay mucha ‘kale borroca’ (...). Que alguien se tome la justicia por su mano", dijo al juez entre lágrimas.

A la vista de que le costaba hablar, el magistrado Manuel García-Castellón le pidió que se tomara su tiempo antes de explicarse: "Tranquilícese, coja aire y espere. Tranquilo, la grabación sigue", le dijo. "Lo siento mucho, pero es que… Me afecta por la familia (...). Me cuesta hablar", se justificó Calvente. "El medio de Dina Bousselham, 'La Última Hora', ha organizado una campaña contra mí y, como usted sabe, contra los jueces, que son siempre los enemigos de Podemos. Y contra mí, concretamente, han iniciado una campaña difamatoria a través de redes, a través de medios de comunicación", arrancó el abogado. "Me están marcando el camino: no querían que viniera a declarar hoy, querían que me acogiera a mi secreto profesional".

Dada la gravedad de sus palabras, García-Castellón le pidió que identificara a aquellos que no querían que declarara. "Gente de Podemos, excompañeros de trabajo, exmiembros… Me lo han traslado así: 'Acógete, José Manuel, porque no sabes la que te espera, no sabes la que te espera, te van a hacer la vida imposible'; 'te vas a arrepentir como hables', 'te van a machacar'; 'se van a querellar hasta la saciedad contigo por el secreto profesional', y 'van a ir por ti", respondió entonces el abogado. "Está incitado por lo que se llama guerrillas de Podemos. Podemos tiene un equipo a sueldo del partido para cargarse a todos los jueces y a todas las personas que atacan a Podemos", añadió. "Por eso he estado dos semanas encerrado, es que esos insultos e incitaciones al odio de Podemos lo que hace es que genera en las bases reacciones viscerales".

Sus palabras iban más allá del caso Dina, pero al tratarse de supuestas amenazas, el magistrado le brindó su ayuda: "¿Solicita usted protección para su familia?", le preguntó. "Pues no sé si la tengo que solicitar o…", titubeó Calvente. "Se va a deducir testimonio de esta parte de la declaración al Ministerio Fiscal", sentenció entonces García-Castellón. Con las supuestas amenazas en manos del Ministerio Público, el interrogatorio llegó entonces a su fin.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios