Fiscalía pide citar de nuevo a Dina

La Policía rastreará el acoso en redes a Calvente tras la declaración del abogado

En la parte final de su comparecencia como testigo, el exabogado de la formación morada rompió a llorar y dijo que el partido ha puesto en marcha "su guerrilla" para "hundirle"

Foto: El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

La Unidad de Información de la Policía Nacional realizará un rastreo cibernético para controlar el supuesto acoso en redes sociales que denunció este jueves el jefe de los servicios jurídicos de Podemos hasta el pasado diciembre, José Manuel Calvente, durante su declaración en la Audiencia Nacional, informan fuentes del caso. En la parte final de su comparecencia como testigo en el caso Dina, el exabogado de la formación morada rompió a llorar y dijo que el partido ha puesto en marcha a "su guerrilla" para "hundirle", indican fuentes presentes en la declaración.

"Temo por mí y por mi familia", indicó Calvente, que además de cuestionar los motivos de Iglesias para impulsar el caso en el que se investiga la sustracción de datos privados de una tarjeta de memoria de una de sus asistentes, Dina Bousselham, ha denunciado presuntas prácticas irregulares en la contratación de servicios de la coalición durante las elecciones de abril de 2019. Su iniciativa dio pie a la apertura de una investigación a cargo del titular del Juzgado número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla.

"Hay mucha 'kale borroka' en Podemos", dijo también, además de describir cómo en las últimas semanas ha sufrido "presiones" para que se acogiera al secreto profesional y reclamara callar ante el juez. Después de escuchar su relato, el instructor le ofreció proporcionarle protección, pero Calvente no accedió de inmediato y pidió tiempo para pensar en las posibles consecuencias para su entorno íntimo de aceptar algo así. El magistrado deducirá testimonio de esta parte del interrogatorio y la remitirá a la Fiscalía para que comprueben si las conductas que describió se corresponden con algún delito.

Esto sucedió en la última parte de una comparecencia que se alargó más de tres horas. Antes de eso, Calvente acusó a Pablo Iglesias de denunciar en falso el uso de datos íntimos del móvil de Bousselham. Indicó que la formación morada forzó el relato respecto a la sustracción del dispositivo y que lo hizo con fines políticos. Según dijo, la decisión de presentar el caso como un ataque de las cloacas contra el ahora vicepresidente se decidió en una reunión en la que, además de Iglesias, participaron la ministra de Igualdad, Irene Montero, el diputado de Podemos Rafael Mayoral y el secretario de Comunicación del partido y actual director de Estrategia y Comunicación del líder de Podemos, Juanma del Olmo. La denuncia fue, en su opinión, una "patraña" y un "montaje".

La atención, en Iglesias

Según su relato, todo comenzó cuando la Unidad de Asuntos Internos de la Policía se puso en contacto con Bousselham para informarle de que se había incautado a Villarejo un 'pendrive' que contenía datos íntimos suyos. Se montó entonces un gabinete de crisis en el que participaron los cuatro cargos mencionados —dijo— y se acordó que el foco del posible perjuicio debía colocarse en Iglesias y no en el partido.

El abogado dijo también que fue expulsado de Podemos precisamente por sus críticas a esta estrategia. Fue despedido por la formación y acusado de acoso laboral sexual a otra letrada de la formación, Marta Flor, que precisamente se ocupa de representar a Dina en este procedimiento y se encargó hasta hace solo unas semanas de defender a Iglesias. Una jueza de Madrid archivó esa denuncia recientemente. Para Podemos, el testimonio no tiene credibilidad. El abogado de Iglesias, Raúl Maíllo, considera que se basa en opiniones o hipótesis que no ha sustentado con ninguna prueba. También ha destacado su "animadversión" hacia el partido.

Tras la declaración que ha seguido a varias diligencias ordenadas por el juez García-Castellón sobre los daños sufridos en la tarjeta microSD de Bousselham, el procedimiento parecía entrar en una suerte de 'stand by'. No obstante, la Fiscalía ha reclamado que se vuelva a citar tanto a la exasesora de Iglesias como a su pareja en el momento en que sufrió el robo, Ricardo Sa Ferreira. Ambos incurrieron en ocasiones anteriores en sede judicial en contradicciones que el Ministerio Público quiere ahora aclarar.

Por ejemplo, fue Bousselham quien pulsó el botón rojo contra Iglesias al indicar que no le devolvió su dispositivo hasta meses después de recuperarlo en la sede de 'Interviú' y repetir varias veces que cuando se lo entregó, la tarjeta no funcionaba. Sa Ferreira debe aclarar por qué en su primera comparecencia no explicó que habían recuperado la SD y que la habían enviado a una empresa para tratar de recuperar los datos que contenía.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios