Los partes de Kitchen: espionajes en peluquerías, restaurantes y Soto del Real
  1. España
una veintena de domicilios vigilados

Los partes de Kitchen: espionajes en peluquerías, restaurantes y Soto del Real

La UDEF concluye que los agentes de la llamada operación Kitchen realizaron decenas de vigilancias del entorno de Bárcenas durante meses con la ayuda de su chófer, Sergio Ríos

placeholder Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

Los agentes de la llamada operación Kitchen realizaron decenas de vigilancias para espiar los movimientos de Luis Bárcenas y su entorno en pleno escándalo por la caja B del Partido Popular. Un informe de la UDEF sobre ese presunto dispositivo “parapolicial” revela que los seguimientos se produjeron entre el 25 de julio y el 11 de octubre de 2013 y durante el 12 de febrero de 2014. Los afectados fueron la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias; los abogados del matrimonio; y su entonces chófer, Sergio Ríos, que terminó colaborando con el operativo y recibió por ese servicio al menos 53.000 euros de los fondos reservados del Estado.

placeholder Pinche para leer parte del informe.
Pinche para leer parte del informe.

Los datos proceden de un informe elaborado por los expertos en delitos económicos de la Policía Nacional el pasado 17 de diciembre e incorporado unos días más tarde al sumario sobre los llamados papeles de Bárcenas que instruye el Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, aunque su contenido no ha trascendido hasta ahora. Según el documento, al que ha tenido acceso El Confidencial, los miembros de la operación Kitchen llegaron a controlar hasta 20 viviendas o lugares distintos durante el espionaje al antiguo tesorero del PP.

Entre otras direcciones, figuran domicilios en las calles Hermosilla, Velázquez y Guardiana y en el Paseo de la Castellana, así como restaurantes, peluquerías, establecimientos de telefonía, sucursales bancarias, un kiosco e incluso la cárcel de Soto del Real, en la que estuvo Bárcenas en prisión provisional durante aquellos meses. También fue vigilado el local que usaba la mujer del contable como almacén en el número 32 de la calle General Díaz Porlier y que habría sido registrado sin orden judicial, como admitió uno de los presuntos implicados en el dispositivo, el comisario Enrique García Castaño, alias El Gordo.

Los investigadores de la UDEF también han analizado las "notas de servicio" de Kitchen. El 25 de julio, por ejemplo, los funcionarios involucrados usaron una ranchera negra para seguir a Rosalía Iglesias en una zona de Príncipe de Vergara próxima a su domicilio. Allí le vieron reunirse a las 10.55 horas con “un varón de raza blanca, complexión gruesa, de entre 50 y 55 años, de entre 1,70 y 1,75 de altura que vestía camisa azul y pantalones de color marrón”.

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

El parte del 29 de julio revela mayor actividad. Esa jornada, los agentes controlaron a la mujer del extesorero en hasta tres domicilios distintos, desde las 10.46 a las 15.13 horas. “Rosalía sale del portal y entra en el coche, dirigiéndose a su domicilio, entrando está en casa a las 15:06 horas. El chófer se dirige después a una tienda de H&M (Calle Conde de Peñalver) donde se encuentra con una mujer (Mujer A) que le da una bolsa con el logotipo de la tienda, abandonando el lugar”, recoge el informe de ese día, analizado igualmente por la UDEF e incorporado al sumario que instruye el juez José de la Mata.

El 16 de agosto, el seguimiento llegó hasta la prisión de Soto del Real. “Se informa de un desplazamiento de Rosalía, su hijo y Sergio al Centro Penitenciario de Soto del Real, estacionando en el parking a las 15:58. Se bajan del coche Rosalia y su hijo permaneciendo el chófer en el interior del mismo hasta las 17:05 horas que regresan y se marchan al domicilio de Príncipe de Vergara en el que se baja el hijo”, redactaron los policías. “Posteriormente Rosalía y el chófer se dirigen al número 100 de Paseo de la Castellana y ella entra en el inmueble a las 17:47 horas, permaneciendo allí hasta las 21.05 horas”.

La UDEF subraya que, a pesar de que Ríos comenzó a colaborar con Kitchen en julio de 2013, fue controlado por el propio operativo. "No se percibía una entera confianza en el trabajo que estuviera realizando, como se deduce de algunos extractos sacados de los informes diarios de vigilancias que se desarrollará con posterioridad", expone el informe al que ha tenido acceso este diario. El propio Ríos demostró durante las vigilancias una "reiterada actitud de inseguridad hacia su entorno y alerta permanente".

Asimismo, el documento en poder del juez De la Mata incide en que el presunto dispositivo "parapolicial" hizo especial hincapié en los objetos que portaba la mujer de Bárcenas y las personas con las que esta se reunía. Desde cajas a bolsas de deporte, pasando por sobres, maletas de viaje y bolsos. También quedaron reflejadas varias entregas de documentos.

Los agentes de la llamada operación Kitchen realizaron decenas de vigilancias para espiar los movimientos de Luis Bárcenas y su entorno en pleno escándalo por la caja B del Partido Popular. Un informe de la UDEF sobre ese presunto dispositivo “parapolicial” revela que los seguimientos se produjeron entre el 25 de julio y el 11 de octubre de 2013 y durante el 12 de febrero de 2014. Los afectados fueron la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias; los abogados del matrimonio; y su entonces chófer, Sergio Ríos, que terminó colaborando con el operativo y recibió por ese servicio al menos 53.000 euros de los fondos reservados del Estado.

Luis Bárcenas UDEF Audiencia Nacional Espionaje Policía Nacional
El redactor recomienda