Zaplana se queda en Valencia: rechazan remitir su caso a la Audiencia Nacional
  1. España
POR COMETERSE EN ESPAÑA

Zaplana se queda en Valencia: rechazan remitir su caso a la Audiencia Nacional

Los indicios recabados hasta el momento en el caso Erial apuntan a que Zaplana y sus testaferros acumularon una fortuna gracias a 6,4 millones de euros en mordidas cobradas a la familia Cotino

Foto: Zaplana se queda en Valencia: rechazan remitir su caso a la Audiencia Nacional
Zaplana se queda en Valencia: rechazan remitir su caso a la Audiencia Nacional

La Audiencia Provincial de Valencia ha desestimado el recurso en el que Eduardo Zaplana solicitaba que se le investige en la Audiencia Nacional al enfrentarse a delitos que supuestamente se cometieron fuera del territorio nacional. En un auto fechado el 14 de julio al que ha tenido acceso El Confidencial, el tribunal, presidido por la magistrada María Begoña Solaz Roldán, rechaza sus argumentos y alega que los hechos por los que se mantiene imputado al expresidente de la Generalitat Valenciana y exministro de Trabajo se cometieron en España.

Los indicios recabados hasta el momento en el caso Erial apuntan a que Zaplana y sus testaferros acumularon una fortuna en mordidas cobradas a la familia Cotino por la adjudicación de las concesiones de estaciones de ITV y derechos de explotación de parques eólicos entre 1997 y 2001. La UCO y la Fiscalía Anticorrupción, que consideran el entramado propio de una "organización criminal", logran marcar la trazabilidad del dinero desde que fue ingresado en las cuentas de la sociedad Imison Internacional, constituida en Luxemburgo con un primer ingreso en metálico de 600.000 euros de Juan Cotino cuando era director general de la Policía Nacional.

Foto: El 'esquema Zaplana' lleva hasta Hong Kong: diez países y 23 sociedades tras las mordidas

El dinero se mantuvo en Imison durante un tiempo hasta que, en 2009, Zaplana contactó con Fernando Belhot, un gestor de patrimonios y abogado uruguayo con el que supuestamente alcanzó un "acuerdo verbal" para que tomase el control del patrimonio financiero situado en el exterior. El testimonio de Belhot es clave y, según se desprende del mismo, los investigados abrieron cuentas abiertas en entidades de Hong Kong, Suiza, Austria, Alemania, Italia, Francia, Luxemburgo, Liechtenstein o Reino Unido. El dinero se movió en cantidades pequeñas por más de diez países y 23 sociedades para terminar en manos de Zaplana, según el gestor fiduciario del dinero.

A la vista de que supuestamente movieron los fondos usando sociedades y cuentas por todo el mundo, el expresidente de la Generalitat Valeciana solicitó que su caso cayera en manos de la Audiencia Nacional, pero la Audiencia Provincial de Valencia ha rechazado su solicitud: "Todas las acciones han sido realizadas no ya sólo en España, sino en y desde Valencia, con independencia de que para asegurar los frutos de las ilícitas actuaciones objeto de investigación -dicho sea esto sin ánimo de prejuzgar-, se hubieran valido los investigados y las sociedades por ellos creadas de otras personas físicas y/o jurídicas ubicadas en el extranjero y manejaran cuentas de entidades bancarias de paraísos fiscales", argumenta en su auto.

Eduardo Zaplana Audiencia Nacional Comunidad Valenciana
El redactor recomienda