POBLACIÓN DE RIESGO COVID

España afronta el curso con una de las plantillas de profesores más envejecidas

Durante la última década, el número de docentes mayores de 60 años ha aumentado hasta batir récords. Serán ellos, población de riesgo, los que tengan que enfrentarse al nuevo curso

Foto: Una mujer camina frente a un escaparate con la campaña de la vuelta al colegio. (EFE)
Una mujer camina frente a un escaparate con la campaña de la vuelta al colegio. (EFE)
Adelantado en

El comienzo del curso escolar más complicado de la democracia española está a la vuelta de la esquina, y a él deberá enfrentarse la que probablemente sea la plantilla de profesores más envejecida de nuestra historia. Un factor que puede impactar decisivamente en la salud de los docentes que pasarán su jornada laboral en los centros educativos. Muchos de ellos tienen más de 60 años, por lo que son parte de los principales grupos vulnerables frente al covid-19. La mayor parte ya han cumplido los 50.

España afronta el curso con una de las plantillas de profesores más envejecidas

En España, el número de docentes mayores de 60 en educación no universitaria prácticamente se ha duplicado durante la última década. En 2018, el último curso del que se disponen datos, eran 22.127 profesores. Una cifra muy superior a los 11.797 del curso 2008-2009, momento en el que los mayores de 60 comenzaron a ganar peso porcentual en la educación española. Es precisamente la generación que ingresó en masa al sistema educativo tras la llegada de la democracia y que contribuyó a modernizar el sistema, y la que ahora tiene que enfrentarse, a las puertas de la jubilación, a un reto inesperado.

El aumento del peso de los profesores de mayor edad ha correspondido con un descenso de la proporción de los docentes más jóvenes. Los menores de 30 años fueron un 4,7% en el último curso del que se tiene constancia, mientras que en el curso 2009-2010 fueron un 9,66%. Entre un año y otro, una severa crisis económica que provocó que la renovación de las plantillas se detuviese. Ni siquiera la recuperación de los últimos años ha servido para que el porcentaje aumente.

¿Por qué resulta tan importante el dato de los menores de 30? Porque la OCDE establece que la ratio ideal entre los más jóvenes y los mayores de 50 debería ser de un 0,5. La mitad. Sin embargo, como recordaba el sindicato CCOO en su informe anual de inicio de curso, en España dicha proporción es de un 0,13. Alrededor de uno de cada siete. Durante todo este tiempo, el grupo de profesores que más peso ha adquirido en nuestro país es el de la franja de edad de 50 a 59 años. Tal vez no un grupo de riesgo como tal, pero su letalidad es sensiblemente superior a la de los inmediatamente más jóvenes.

Francia y Bélgica van a volver a las aulas con una ventaja tal vez inapreciable a simple vista: unas plantillas sensiblemente más jóvenes

Además, sigue existiendo un importante contingente de profesores de más de 65 años, que si bien disminuyó durante los años de la crisis, aún suponía alrededor de 1.953 trabajadores durante el curso 2017-2018.

¿Y en otros países?

Francia y Bélgica son dos países que han vuelto o van a volver próximamente a las aulas, pero lo harán con una ventaja tal vez inapreciable a simple vista: unas plantillas sensiblemente más jóvenes. Los mayores de 50 años apenas suponen un 21,6% en la Primaria francesa, por un 33,5% en España, y un 31% en la Secundaria, por un 38,2% en nuestro país. El primer francés fallecido por coronavirus fue, paradójicamente, un profesor de 60 años, que trabajaba en un instituto en Crepy-en-Valois.

Al otro lado del espectro se encuentra Italia, el país con el cuerpo de profesores más envejecido de todos los que conforman la OCDE. Más de la mitad de los profesores, según los datos de la organización, tienen más de 50 años. En otros países del entorno como Alemania o Portugal, el peso del profesorado de más de 50 años es aún superior, si bien su proceso de envejecimiento no ha sido tan rápido como en España.

Como recuerda la propia OCDE en la última prueba TALIS, la media de edad de los docentes en España es de 46 años, “superior a la de los países de la OCDE”. Además, recordaba que somos “uno de los países que se han enfrentado a un envejecimiento más rápido de la población docente”: el porcentaje de los mayores de 50 años ha crecido un 7% desde 2008. El informe realizaba una última advertencia. España está obligada a renovar a tres de cada ocho de sus docentes durante la próxima década.

El ministerio ya cifraba en alrededor de 165.000 los nuevos profesores que harían falta durante los próximos años

Algo que no había pasado inadvertido al propio Ministerio de Educación. En septiembre del pasado año, el secretario de Estado, Alejandro Tiana, ya calculó que harán falta “alrededor de 165.000”, es decir, cerca de una cuarta parte del cuerpo total de docentes, unos 700.000. “No son cifras altas, pero sí importantes, que indican que hay que ir renovando el profesorado”. El secretario cifraba el origen de este déficit docente: “Estos años duros de recortes, con congelación de plantillas, tuvieron un doble efecto, como que no entró gente joven y muchas plantillas se llenaron de interinos”. El recurso a los interinos para completar plantillas tampoco garantiza el recambio generacional.

¿Cómo se ha llegado aquí?

Gran parte de estas cifras pueden explicarse por la congelación de las tasas de reposición durante los años de la crisis. El PSOE redujo la tasa al 30%, es decir, de cada 10 jubilaciones, se recuperaban tres puestos. Durante 2012 y 2013, este porcentaje descendió hasta el 10%, hasta que en 2014 volvió a recuperar el 50% y ascendió de nuevo hasta el 100% en 2016. No obstante, el socavón de los años de la crisis dejó su marca en el envejecimiento de los cuerpos docentes.

Hay otro factor adicional que explica el aumento de profesores mayores durante los últimos años: la eliminación del incentivo a la prejubilación en 2011. Es a partir de ese año cuando el grueso de mayores de 60 años comienza a aumentar incluso más allá de la edad de jubilación, hasta conformar uno de los cuerpos más envejecidos de nuestro entorno. El mismo que se enfrentó la pasada primavera a largas jornadas de educación ‘online’ y que ahora volverá a las aulas en unas condiciones que se parecen poco a lo que conocieron cuando comenzaron a dar clase.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios