Es noticia
Menú
Cs espera ya la llamada del PSOE para hablar de Presupuestos sin sentarse con Podemos
  1. España
DISPUESTOS A NEGOCIAR LAS CUENTAS PÚBLICAS

Cs espera ya la llamada del PSOE para hablar de Presupuestos sin sentarse con Podemos

El partido de Arrimadas entiende que el calendario lo debe fijar ya el Gobierno. Ni negociaron las prórrogas con Podemos ni creen que ahora toque. Esperan una interlocución solo con Hacienda

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, acompañada de Edmundo Bal, el pasado enero en el Congreso. (EFE)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, acompañada de Edmundo Bal, el pasado enero en el Congreso. (EFE)

Ciudadanos arranca el curso político dando continuidad a la estrategia que inauguró hace meses por culpa de la pandemia del coronavirus y decidido a llegar a acuerdos con el Gobierno que alejen lo máximo posible los postulados de Unidas Podemos y ahuyenten a las formaciones independentistas. Según confirman fuentes de la cúpula naranja, todavía no se han producido conversaciones sobre la negociación presupuestaria, pero dan por hecho que la llamada de Moncloa no podrá dilatarse mucho más. Y encontrarán una respuesta favorable para sentarse a una mesa.

Son ellos los que deben fijar el calendario y dar el primer paso. Lo estamos esperando”, reiteran dirigentes del entorno de Inés Arrimadas, que desde hace una semana se encuentra a pleno rendimiento y trabajando en su despacho tras 12 semanas de permiso de maternidad. El ofrecimiento de los naranjas para unas cuentas públicas de la reconstrucción que atiendan a las consecuencias de la pandemia se confirmó a finales de julio, tras el histórico acuerdo alcanzado para las ayudas europeas que abocaban España a realizar una profunda agenda de reformas.

“Ahora más que nunca necesitamos unas cuentas sensatas, transversales y que cumplan con Bruselas”, repetían entonces los dirigentes de Arrimadas. El escenario no ha cambiado y con las tormentosas previsiones económicas previstas para el otoño —y que ya son una realidad—, Ciudadanos tiene claro que el apoyo de sus 10 diputados cotiza al alza, dada la inestabilidad de la otra vía parlamentaria, la de la mayoría de la investidura de Sánchez con partidos independentistas y nacionalistas.

Foto: Inés Arrimadas y Luis Garicano, durante la campaña de autonómicas, municipales y europeas de 2019. (EFE)

Este martes, se reúne el Consejo de Ministros tras el parón estival. Además del preocupante avance de los rebrotes de covid-19 en todo el país, en el horizonte político y legislativo más inmediato están las cuentas públicas, a escasos días de que arranque el mes de septiembre. Todo ello en mitad de una tensión evidente entre los dos partidos que integran el Gobierno. Ciudadanos es consciente de que a Unidas Podemos le incomodan los acuerdos alcanzados entre socialistas y naranjas, y en el partido reconocen que esa erosión forma parte de su estrategia. De hecho, la intención de Arrimadas sigue siendo la de tener como interlocutores únicos a los socialistas.

En el caso de los Presupuestos, explican, está más que justificado, porque la negociación recae sobre el Ministerio de Hacienda, que ostenta María Jesús Montero, que después es la encargada de prensar unas cuentas negociadas con todos los ministerios del Ejecutivo. “Eso siempre ha sido así. Incluso en gobiernos con mayoría absoluta”, explican en el grupo parlamentario naranja, conscientes de que la interlocución se producirá con Hacienda y, llegado el caso, con otros pesos pesados de Moncloa con los que han ido interactuando de manera fluida durante la gestión de la pandemia.

placeholder Gabriel Rufián y Edmundo Bal, en el Congreso. (EFE)
Gabriel Rufián y Edmundo Bal, en el Congreso. (EFE)

Aun así, entienden que el inicio de las conversaciones será lo que delimite el proceso de la negociación. Lo que está claro es que las reuniones entre parte del Ejecutivo y dirigentes de Ciudadanos molestan y preocupan al partido de Pablo Iglesias. El pasado 3 de agosto, se celebró un segundo encuentro encabezado por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, al que acudió la delegación naranja habitual con el portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal. El objetivo era analizar los acuerdos alcanzados durante las prórrogas del estado de alarma. No se abordó el asunto presupuestario, pero dirigentes de peso de la formación morada no escondieron su malestar.

Foto: Irene Montero (d) y Yolanda Díaz en una imagen de archivo. (EFE)

La propia ministra de Igualdad, Irene Montero, lo criticó públicamente, reprochando que Ciudadanos “gobierna gracias a Vox” y, por eso, aseguró, “no es creíble que vayan a apoyar las políticas centrales del Gobierno de coalición”. Dio un paso más, en lo que se entendió como un aviso al PSOE: “Quien mira hacia la derecha no es el Gobierno, sino una parte de él. Cumplir el acuerdo de gobierno implica cuidar la mayoría parlamentaria que lo hizo posible”. A sus palabras se sumaron las del portavoz parlamentario, Pablo Echenique, que dijo verse “en la obligación” de aclarar que en esa reunión “solo estaba representado uno de los dos partidos del Gobierno”, asegurando que los acuerdos alcanzados “solo comprometerían al PSOE” y no al Ejecutivo en su totalidad. “Respetemos que el PSOE quiera cambiar de aliados, pero no parece sensato hacerlo”, zanjó.

Ciudadanos respaldó todas las prórrogas del estado de alarma en el Congreso, aunque fue a partir de la cuarta extensión cuando realmente se sentó a negociar su voto favorable. Siempre lo hizo con la parte socialista y el entorno más cercano al presidente del Gobierno. Ahora, entienden que para una negociación presupuestaria las conversaciones deben producirse con Hacienda y no con ministros de Unidas Podemos.

Foto: La vicepresidenta primera, Carmen Calvo (3i), y la ministra de Política Territorial, Carolina Darias (2i), durante la reunión con una delegación de Cs encabezada por su portavoz Edmundo Bal (i). (EFE)

Dirigentes del partido insisten a este diario en que su objetivo pasará en todo momento por alejar los postulados de los morados de las futuras cuentas públicas, recordando además que los fondos europeos estarán controlados por los socios comunitarios. No solo eso. Como ya hizo durante las negociaciones de las prórrogas del estado de alarma, el partido de Arrimadas buscará dejar fuera de todo pacto a las formaciones independentistas, conscientes además de que las dos vías son incompatibles y el Gobierno deberá elegir. La célebre frase que ya repitieron hace meses: “O ERC o nosotros”.

Dirigentes naranjas tampoco niegan su convicción de que Unidas Podemos parte ahora de una posición de desventaja aún mayor dentro del Gobierno por el horizonte judicial que amenaza a la formación, a raíz de las investigaciones sobre su financiación y la imputación del propio partido y algunos de sus miembros.

Ciudadanos arranca el curso político dando continuidad a la estrategia que inauguró hace meses por culpa de la pandemia del coronavirus y decidido a llegar a acuerdos con el Gobierno que alejen lo máximo posible los postulados de Unidas Podemos y ahuyenten a las formaciones independentistas. Según confirman fuentes de la cúpula naranja, todavía no se han producido conversaciones sobre la negociación presupuestaria, pero dan por hecho que la llamada de Moncloa no podrá dilatarse mucho más. Y encontrarán una respuesta favorable para sentarse a una mesa.

Inés Arrimadas Ministerio de Hacienda María Jesús Montero Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Ciudadanos
El redactor recomienda