Para evitar un juicio en España

Puigdemont usará la sentencia belga para parar el OK de la Eurocámara a su entrega

El 'expresident' busca desactivar la extradición solicitada por el Supremo ya en la fase de autorización parlamentaria que se cursa en el Parlamento Europeo

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
Adelantado en

La reciente sentencia belga en la que se deniega la entrega a España del 'exconseller' catalán Lluís Puig amenaza con provocar un efecto dominó en las demás reclamaciones efectuadas por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, entre ellas la de Carles Puigdemont. Fuentes de su entorno apuntan a El Confidencial que la argumentación del Tribunal de Primera Instancia de Bruselas será utilizada por el 'expresident' ante el Parlamento Europeo para tratar de desactivar la entrega ya en ese primer paso, el del suplicatorio, que debe resolverse en los próximos meses si la paralización impuesta por el coronavirus lo permite.

La pieza que permite a Puigdemont esgrimir la resolución es la competencia. El juez Jan Coppens rechazó la entrega de Puig considerando que el Tribunal Supremo no es competente ni para reclamar ni para juzgar a quienes no sean diputados. "Los delitos definidos en la orden de detención europea son de naturaleza de derecho común, por lo que resulta difícil ver que haya motivos para apartarse de las normas habituales de competencia previstas en el derecho procesal penal español", dice el magistrado belga en su fallo.

Coppens agrega que la información de la que dispone indica que el 'exconseller' no fue diputado del Parlamento de Cataluña ni tiene actualmente ningún mandato parlamentario, por lo que cualquier referencia a la competencia extraída de estos elementos es irrelevante. Agrega que no encuentra en la información que se le ha presentado "ningún elemento que demuestre que una persona que está siendo procesada junto con otras personas por delitos conexos y en donde para las otras personas se haya previsto un régimen que difiere del sistema de derecho común pueda ser juzgada por un tribunal distinto del que le asignan las normas de procedimiento penal".

El efecto sobre la decisión final judicial respecto a Puigdemont es evidente (el competente es el mismo juez, Coppens), pero el 'expresident' quiere ir un paso más allá y detener las opciones de extradición cortando la obligatoria autorización que debe dar la Eurocámara para que se investigue a uno de sus miembros. "El suplicatorio solo puede ser instado por un juez competente y en Bélgica ya se ha demostrado que el Supremo no lo es", indican las fuentes consultadas. También destacan que el juez belga no está solo en dicha decisión, porque se basa en lo dicho por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU. "El Parlamento lo tendrá muy difícil para obviar ese hecho y si no lo admite terminará siendo el TJUE el que nos dé la razón".

La actividad del Parlamento está paralizada a consecuencia del covid y aunque tiene previsto iniciar una puesta en marcha progresiva, la tramitación de los suplicatorios se verá dilatada. Además de a Puigdemont, Llarena reclama a Toni Comín y Clara Ponsatí. La Comisión de Asuntos Legales, encargada de abordarlas, prevé arrancar los trabajos el próximo septiembre y no descarta que se alarguen hasta final de año, lo que colocaría la luz verde o el rechazo que espera el Supremo ya en 2021. Después, un juez belga debe autorizar la entrega y es evidente que la lectura de la Eurocámara pesará en su decisión final.

Llarena

El juez Pablo Llarena pidió el pasado enero a Bélgica que dejara sin efecto los plazos para resolver las órdenes europeas de detención cursadas en su contra y en contra de Toni Comín, y reclamó al Parlamento Europeo que suspenda la inmunidad del 'expresident' al considerar que los hechos que le imputa son muy anteriores al momento en que obtuvo la condición de eurodiputado.

Ratificó también por entonces la orden de detención en el territorio español donde, si fueran arrestados, no les alcanzaría la inmunidad, al estar ya procesados, y no se requeriría suplicatorio. Su decisión se produjo tras la sentencia del TS en la que se condenó a Oriol Junqueras y el resto de políticos catalanes juzgados por el 'procés' a penas de hasta 13 años por sedición y malversación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios