UP TRASLADÓ SUS REPROCHES en el consejo

Sánchez pide apoyo a sus ministros pero no les da detalles de la salida del emérito

Durante el Consejo de Ministros se limitó a hacer una intervención explicando el momento difícil y lo que debe hacer el Gobierno, con un llamamiento a mantener la coalición

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión semanal del Consejo de ministros. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión semanal del Consejo de ministros. (EFE)
Adelantado en

Los ministros de Unidas Podemos han reprochado directamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la actuación del Ejecutivo respecto a la salida de España del Rey emérito y respecto a las conversaciones con Ciudadanos, según fuentes del Gabinete. Los reproches se han producido primero en público por diferentes dirigentes del partido de Pablo Iglesias y luego en la propia reunión del Consejo de Ministros. Y se refieren, sobre todo, a la forma en la que Sánchez ha abordado ambos asuntos, con su distinto nivel de gravedad y trascendencia.

Sánchez no ha dado detalles a sus ministros en el consejo sobre cómo ha sido la preparación en las últimas semanas, ni sobre la salida de España del Rey emérito, ni de dónde está, ni en qué circunstancia. Sí ha hecho el presidente del Gobierno una intervención explicando el momento difícil y lo que debe hacer el Gobierno, con llamamiento a mantener el Ejecutivo de coalición.

El presidente volvió a empeñarse posteriormente en rueda de prensa en insistir en la firmeza del Gobierno de coalición -"estoy francamente satisfecho con el trabajo del Gobierno de coalición"- y, según todas las fuentes, sigue sin haber la mínima opción de ruptura de ese acuerdo. Sin embargo, en las últimas horas se han producido los dos graves desencuentros entre PSOE y Unidas Podemos.

A Sánchez le reprochan la unilateralidad en las decisiones que vinculan a todo el Gobierno, aunque respeten la posición de fondo del PSOE, protegiendo a la monarquía y buscando nuevos socios como Ciudadanos para los Presupuestos. Los ministros de Unidas Podemos trasladaron al presidente del Gobierno en términos duros no haber sido informados previamente.

Reproches y acusaciones

La ministra de Igualdad, Irene Montero, negaba públicamente este martes que los ministros morados hubiesen sido informados sobre las gestiones con la Casa Real y, posicionándose en contra de la valoración oficial ofrecida por Moncloa, lamentaba que la marcha de Juan Carlos I "es una decisión que no beneficia a la monarquía, sino todo lo contrario". El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos y líder de los 'comuns' en el Congreso, Jaume Asens, iba un paso más allá subiendo el tono contra el partido con el que cogobiernan, acusando a Pedro Sánchez de "deslealtad".

Carmen Calvo es quien ha llevado la ejecución del plan de salida del anterior jefe de Estado, en contacto con Jaime Alfonsín, jefe de la Casa Real, y, obviamente, con relación directa entre el actual Rey y el presidente del Gobierno. Este no ha dado toda la información a sus ministros, porque asegura que se reserva la relación directa con el jefe de Estado. La relación con la monarquía es uno de los asuntos en los que ambos partidos del Gobierno de coalición se han dado mutuamente margen de maniobra, pero los de Iglesias reclaman información.

Sánchez pide apoyo a sus ministros pero no les da detalles de la salida del emérito

En ese margen de maniobra, Unidas Podemos ha pedido la creación de una comisión de investigación y apoyará en septiembre una nueva petición formulada en julio por una decena de partidos. Y el PSOE tiene el suyo para frenarlo en la Mesa del Congreso junto a PP y Vox. Asimismo, desde Unidas Podemos se pone en cuestión el dique levantado entre Juan Carlos I y Felipe VI para salvaguardar la Corona en la figura de este último y se aboga por abrir el debate sobre el modelo de Gobierno. Un debate sobre el que desde el grupo parlamentario confederal se han posicionado a favor de "una república solidaria y plurinacional" y que sea "el pueblo quien decida" a través de un referéndum. Sobre este posicionamiento, el presidente del Gobierno quiso reivindicar por su parte "la vigencia del pacto constitucional", asociando una de sus claves de bóveda a la monarquía constitucional.

Con respecto a Ciudadanos, Unidas Podemos entiende que no hay tal margen porque un acuerdo de Presupuestos con el partido de Inés Arrimadas afectaría al Gobierno de coalición y la posición del partido morado. Iglesias ya ha expresado la incompatibilidad de su partido con Ciudadanos en una votación de Presupuestos y sigue apostando por el bloque de la investidura. Así lo han reiterado este martes de nuevo, después de que fuentes del partido trasladasen tras el encuentro entre PSOE y Ciudadanos que no apoyarán "ningún acuerdo que suponga que el Gobierno gire lo más mínimo hacia la derecha o trate de invalidar cualquier punto del programa de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos".

Más focos de tensión

El mes de agosto ha comenzado con un foco de tensiones dentro del Ejecutivo de coalición, aunque desde la formación morada trasladan que se deben normalizar las diferencias y las distintas sensibilidades entre los socios. El propio Pedro Sánchez hizo hincapié en que la hoja de ruta compartida con sus socios se centra en el programa firmado entre ambos socios, reconociendo que en otros asuntos puedan existir sensibilidades diferentes. Con todo, Sánchez e Iglesias pactaron antes de firmar el acuerdo de coalición que la posición en los asuntos de Estado, principalmente respecto a Cataluña y el modelo de Estado, se marcarían desde la Presidencia del Gobierno.

Diferencias que, sin embargo, se buscan acordar o al menos comunicar previamente. De hecho, el protocolo de coordinación firmado entre los dos grupos parlamentarios que sustentan el Ejecutivo, tras el acuerdo de Gobierno, recoge que en lo referente a iniciativas ajenas a la labor del Ejecutivo pero con una "alta repercusión" mediática, los dos aliados deberán consultar su posición respectiva y buscar que las mismas no sean "contradictorias" entre sí, y en todo caso se comprometerían a coordinar la comunicación de las mismas.

Afán por marcar perfil propio

En el trasfondo de estos choques, tanto públicos como privados, se encuentra la decisión de Unidas Podemos tras la debacle electoral del 12-J de marcar de forma más visible un perfil propio netamente de izquierdas para diferenciarse de los socialistas frente al electorado. Comenzando por su posición republicana, emplazándose en su última reunión de la ejecutiva a abrir el debate sobre la "utilidad de la monarquía" y priorizar el acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado con las fuerzas progresistas del arco parlamentario -el bloque de la investidura- en lugar de con Ciudadanos. Una forma de sortear el hecho de que han dejado de capitalizar en las urnas su cara más rupturista, homologándose al PSOE de Pedro Sánchez y cabalgando unas inevitables contradicciones de las que en el 12-J se han beneficiado las formaciones soberanistas, los nuevos rostros del "cambio" en la izquierda.

Sánchez pide apoyo a sus ministros pero no les da detalles de la salida del emérito

En principio, la intención era establecer contrapesos entre partido o grupo parlamentario y los miembros del Gobierno, para preservar a estos últimos de una posición disonante con la del Gobierno. Esto es, diferenciar la acción de Gobierno de la acción política del partido, aunque en las últimas horas ha sido la ministra Irene Montero quien ha capitalizado los mensajes disonantes de su partido con la postura oficial del Gobierno. Incluso acusando a una parte del Gobierno de "mirar hacia la derecha" por sus contactos con Ciudadanos.

Una forma de visibilizar que se mantienen los principios al adaptar los diferentes ritmos, con posiciones más rupturistas y pegadas a la calle desde el partido y otras más gobernistas y posibilistas con la correlación de fuerzas de los morados en el Consejo de Ministros. Estructuras paralelas pero diferenciadas, tratando de empujar desde la organización cambios que vayan un paso por delante de los planteados por un Gobierno de coalición liderado por los socialistas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios