EXTERIORES DIO ACCESO REMOTO A ALGUNOS

La 'dura' pandemia de los 'diplomáticos': el cuádruple de sueldo teletrabajando en casa

La crisis sanitaria y el confinamiento pillaron en España a decenas de funcionarios que estaban destinados temporalmente en embajadas

Foto: Embajada de España en Washington. (SimonP/Wikipedia)
Embajada de España en Washington. (SimonP/Wikipedia)

La declaración del estado de alarma pilló en España a decenas de funcionarios que en esos momentos estaban destinados en alguna embajada. Quedaban unos días para que se iniciaran las vacaciones de Semana Santa y muchos de ellos se habían trasladado ya a sus casas para empalmar con esas jornadas de asueto. La pandemia y la consiguiente orden de confinamiento y de cierre de los aeropuertos obligó a todos ellos a sufrir el 'castigo' de quedarse en su país, lejos de la oficina que la administración les había encomendado, en algunos casos, a miles de kilómetros de su ciudad.

Fuentes diplomáticas aseguran que más de 200 funcionarios de diferentes ministerios 'padecieron' esta situación y tuvieron que quedarse en sus casas porque no salía avión alguno rumbo al país en el que se encontraba su puesto de trabajo físico. Todos ellos, eso sí, mantuvieron el salario que les correspondía como expatriados en una embajada situada en el extranjero, un sueldo que en algunos casos representa hasta cuatro veces el que cobraban en su antiguo puesto, antes de ganar la plaza consular.

La mayoría de ellos, de hecho, aún siguen aquí. Desde el Ministerio de Exteriores aseguran que han tratado de que algunos vuelvan a sus destinos en vuelos militares o de otro tipo especial, pero la mayoría se han quedado en España. El departamento dirigido por Arancha González Laya les puso a todos equipos informáticos con acceso remoto a sus ordenadores personales de la embajada con el fin de que siguieran trabajando desde su casa. "España es uno de los países con más prohibiciones de entrada", justifican fuentes oficiales de Exteriores, que aseguran que durante todo el tiempo en su país los funcionarios han "cumplido con sus obligaciones" gracias a estos dispositivos.

Añaden que durante este tiempo ha habido algunos casos puntuales de personal a las que les ha pillado la crisis en España y a los que ha puesto en cuarentena por suponer grupos de riesgo. Agregan además que en este periodo el Ministerio ha hecho "gestiones con aerolíneas y vuelos humanitarios de la Unión Europea" para facilitar el regreso. "En muchos casos han tenido que hacer numerosas escalas para llegar a su destino", explican desde Exteriores, que contabiliza en una veintena el número de funcionarios 'atrapados' en España.

Se trata específicamente de cónsules, embajadores, cancilleres, oficiales de cancillería o personal administrativo. A esta cantidad habría que añadir los consejeros y agregados de Comercio, Educación, Turismo, Cultura, Justicia o Seguridad, entre otros, dependientes funcionalmente de otros ministerios. Según fuentes diplomáticas, algunas embajadas han pasado la crisis sanitaria con la mitad de la plantilla española en su ciudad de origen. Desde el Departamento de Servicio Exterior del Ministerio explican que durante el mes de julio han podido ir incorporándose más funcionarios a sus destinos consulares.

El estallido de la pandemia del coronavirus a principios de marzo en España provocó que el 14 de marzo, como publicó el Boletín Oficial del Estado de ese día, el Gobierno decretara el estado de alarma. El ejecutivo de Pedro Sánchez tomó esta decisión con el fin gestionar con firmeza la situación generada por la crisis sanitaria. En el marco de ese estado de alarma, el Gobierno central y los de las comunidades autónomas fueron tomando decisiones que cercenaban las libertades de movimiento de la población. En concreto, la administración Sánchez acordó el confinamiento de los españoles para evitar que la gente saliera a la calle y contagiara a sus vecinos.

En un principio, el ejecutivo decretó el estado de alarma para un periodo de 15 días. Sin embargo, este plazo fue prorrogado por el Congreso de los Diputados a petición del Gobierno en repetidas ocasiones hasta que Sánchez ordenó dar paso a la desescalada. Durante este tiempo, los aeropuertos españoles han permanecido cerrados con el fin de evitar el traslado de personas que pudieran estar contagiadas, una medida que han imitado casi todos los países del mundo. No en vano, en España las ciudades con más casos de covid registrados en los primeros momentos fueron las que presentaban más tránsito aéreo, como Madrid, Barcelona o Málaga.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios