inés macho stadler dejó el cargo en abril

Tres audios prueban que Iberdrola investigó a su exvicepresidenta antes de ficharla

Asuntos Internos encuentra tres grabaciones que demuestran que la eléctrica ordenó a Villarejo investigar a Inés Macho Stadler, vicepresidenta de la compañía hasta el pasado abril

Foto: Sede de Iberdrola en Bilbao. (EFE)
Sede de Iberdrola en Bilbao. (EFE)
Adelantado en

Tres grabaciones descubiertas por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional han confirmado que Iberdrola ordenó al comisario Villarejo que investigara a su vicepresidenta hasta el pasado abril, Inés Macho Stadler. El espionaje se habría producido en junio de 2006, solo unos días antes de que la catedrática de Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona fuera nombrada consejera de la eléctrica. Así consta en el sumario de la pieza separada número 17 del caso Tándem, en la que se investigan la relación comercial del policía con la segunda empresa más grande del Ibex 35.

Las tres conversaciones se produjeron en un lapso de solo unas horas. El responsable de Seguridad de Iberdrola hasta octubre de 2019, Antonio Asenjo, uno de los imputados en el procedimiento, telefoneó a Villarejo el 5 de junio de 2006 para preguntarle qué tal andaba de “curro”, según la transcripción policial. El comisario contestó que siempre estaba disponible para él. Asenjo aprovechó entonces para decirle que tenía una “mierdecilla” pero la necesitaba con urgencia, para el día siguiente. Villarejo se quejó del poco margen que le daba pero le dio un correo electrónico para que le enviara su consulta.

Instantes después, presuntamente, después de que el director de Seguridad de Iberdrola ya hubiera enviado el correo con las instrucciones de la investigación, ambos volvieron a hablar por teléfono. Asenjo explicó entonces que “una de las tres” era “firme candidata a ocupar el puesto en el consejo de alguna empresa”, del grupo Iberdrola, se entiende. “Antonio Asenjo le cuenta a Villarejo que quieren ser un poco novedosos y empezar a meter mujeres en puestos de cierta relevancia en la empresa, y están buscando un perfil de catedrática o universitaria”, refleja Asuntos Internos en su informe. “Es por lo que, le solicita a Villarejo que le facilite información de esas mujeres, no vaya a ser que por ejemplo alguna sea miembro de ecologistas en acción, por poner un ejemplo, [sic] hecho que les preocuparía”. El comisario respondió que iba a tener poco tiempo para investigar a las tres candidatas y pactaron que se centrara en la que tenía más opciones de salir elegida.

Su nombre no salió hasta una tercera conversación que se produjo ese mismo día. Se trataba de una profesora que respondía al nombre de “Inés”. Asenjo telefoneó al policía para contarle que había encontrado en una base de datos de la compañía -no se aclara cuál- información sobre el objetivo del espionaje que podía resultarle útil para sus indagaciones. El director de Seguridad le facilitó la dirección de un domicilio de Bilbao en el que supuestamente había residido la investigada, el nombre de un varón y dos números de teléfono vinculados a este. “Antonio [Asenjo] le dice que es incapaz de localizar el DNI y Villarejo le dice que no se preocupe que lo consiguen ellos”, se escucha en la grabación.

Estas tres conversaciones refuerzan los indicios que ya existían de que Macho Stadler fue víctima de una de las investigaciones de Villarejo

Estas tres conversaciones refuerzan los indicios que ya existían de que Inés Macho Stadler, nombrada consejera de la compañía en 2006 y vicepresidenta en 2018, fue víctima de una de las investigaciones presuntamente irregulares que encargó a Villarejo la compañía con sede en Bilbao. El pasado enero, este diario desveló que el comisario envió a Asenjo un dosier con datos personales y profesionales de la directiva que tenía fecha del 5 de junio de 2006. Apenas dos días después, Macho Stadler entró en el máximo órgano directivo de la energética.

Las llamadas demostrarían que aquella operación, en la que se habrían utilizado datos personales de procedencia desconocida, fue directamente ordenada por el responsable de Seguridad de Iberdrola. En el dosier que le entregó Villarejo como resultado, este reflejó a lo largo de sus páginas que tenía relación con varios domicilios particulares, datos de sus tres hermanos, una relación de los puestos que había ocupado como profesora universitaria a lo largo de su carrera académica y otros teóricos detalles de carácter personal, comosus convicciones religiosas” y que estaba muy influenciada por su marido”, cuyo nombre y apellidos también se incluían en el documento.

Tras la revelación de este informe, Macho Stadler emitió un comunicado para aclarar que el dosier "no se corresponde con su estado civil" ni con sus "convicciones religiosas". Además, aseguró que nunca se había sentido espiada por Iberdrola y defendió que "es lícito y habitual que cualquier empresa haga un estudio sobre el perfil de las personas que van a ser miembros de sus consejos de administración o altos directivos". "De hecho, la elaboración de informes por parte de asesores externos, como garantía de la idoneidad de los candidatos, fue impulsada por la Comisión de Nombramientos y Retribuciones [de Iberdrola] que presidí, y finalmente incorporada a su sistema de gobierno corporativo. Por tanto, no hay nada ilegal en ello, sino al contrario, es una buena práctica y, desde luego, no supone que se "espíe" a nadie", sostuvo Macho.

Sin embargo, la operación está siendo en investigada por el instructor de Tándem, el juez Manuel García-Castellón, y ya ha tenido efectos en la cúpula de la cotizada. Tres meses después de las informaciones sobre el espionaje, la propia Macho Stadler salió del consejo de administración después de 14 años en el órgano. Iberdrola decidió no proponer su renovación sin aclarar los motivos de esta pérdida de confianza. La catedrática solo permaneció dos años en la vicepresidencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios