durante la sesión de control periódica

Trifulca en el Parlament: Torra desaira a la oposición y Torrent lo respalda

La trifulca se inició cuando el líder del PP le hizo a Torra una pregunta directa sobre la limitación de los alquileres por ley y el 'president' aprovechó para soltar un mitin en plena Cámara

Foto: Quim Torra. (EFE)
Quim Torra. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, protagonizó un agrio debate en la sesión de control a que lo somete periódicamente la oposición. En un tenso pleno, que acabó con casi toda la oposición pidiendo el amparo, los independentistas volvieron de desairar a los diputados no independentistas.

Fue el subgrupo parlamentario del PP quien primero pidió el amparo del presidente del Parlament, Roger Torrent. En esta petición, fue apoyado por Ciudadanos, que es el grupo parlamentario más numeroso de la Cámara. Finalmente, se sumó a la petición el líder socialista, Miquel Iceta. Torrent, perenne reivindicador de los derechos de los diputados, negó el amparo a los diputados de la oposición y les dijo que cada quien tiene derecho a responder lo que le venga en gana.

Trifulca en el Parlament: Torra desaira a la oposición y Torrent lo respalda

La trifulca se inició cuando el líder del PP, Alejandro Fernández, le realizó una pregunta directa sobre la limitación de los alquileres por ley (porque el Parlament aprobó el martes tramitar por lectura única una proposición de ley de medidas urgentes en materia de limitación de alquileres).

Quim Torra no respondió a la pregunta, sino que lanzó un mitin a la Cámara. “Les quiero decir solo tres cosas: en primer lugar, hoy tiene que declarar ante juez una mujer honorable, valiente, trabajadora infatigable por la República. El propio representante del poder judicial ha salido públicamente para decir que es del bando independentista. Por tanto, es imposible que Laura Borràs tenga un juicio justo”.

Se refería en ‘president’ a la portavoz de JxCAT, Laura Borràs, que este miércoles tiene que declarar en el Tribunal Supremo por los supuestos delitos de prevaricación, falsedad documental, fraude y malversación de caudales públicos, al haber troceado hasta 18 contratos por casi 300.000 euros que fueron a parar a los bolsillos de un amigo personal suyo mientras ella era la directora de la Institución de las Letras Catalanas (ILC).

Entre las pruebas en su contra, figuran conversaciones donde ella da instrucciones sobre cómo realizar facturas para burlar la ley. Se da la circunstancia de que la investigación fue iniciada por un juzgado de Manresa y por los Mossos d’Esquadra, pero luego pasó al Supremo porque ella salió elegida diputada y es aforada. El independentismo considera que, a pesar de las pruebas fehacientes, a Borràs se la investiga porque es separatista.

Copia de ese discurso de Torra fue reproducido minutos más tardes por Albert Batet, portavoz de JxCAT, aunque en este caso no fue un ‘president’, que en realidad debía ser una figura neutral, sino el representante de una formación política. Ello le dio pie a Torra a volver a realizar de nuevo otro mitin (más victimista) cuando respondió a su compañero de partido.

Sigue el mitin

Pero Torra no se quedó ahí en su respuesta a Alejandro Fernández: “En segundo lugar, ayer, dos miembros de los CDR implicados en la operación Judas tuvieron que declarar también en la Audiencia Nacional. Estos militantes fueron detenidos para ser que solo porque querían trasladar miedo al mundo independentista”. Y en tercer lugar, hoy continúa un juicio que es motivo de tristeza para algunos y de vergüenza para otros".

Se refería Torra al juicio que comenzó este martes en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) contra la anterior Mesa del Parlament, que permitió la votación de las leyes de ruptura de la democracia a pesar de las advertencias en contra del Tribunal Superior. Torra subrayó que “aquí se vota lo que decide este Parlamento. Y es una vergüenza para los que amparan la represión. Hoy es un día de esperanza porque a pesar de todo estamos aquí”. Torra, en cambio, no respondió a la pregunta directa del presidente popular.

Tras esta batalla (Ciudadanos llegó a calificar la salida de tono del ‘president’ de “numerito”), el diputado del PP Santi Rodríguez pidió la palabra y acto seguido solicitó el amparo del presidente del Parlamento. "Nosotros tenemos derecho a solo una pregunta cada mes y, como se ve, ni siquiera la ha respondido. No puede ser que a una pregunta sencilla y directa, se niegue a responder y hable solo de lo que le interesa, que no tiene nada que ver con la pregunta. Queremos que vuelva a la cuestión que se le planteó. Se le formuló una pregunta y no respondió. Ello hace que nos quedemos en una situación de desamparo".

Torrent, socio de Torra en el Govern, le respondió que “nosotros no intervenimos nunca en las respuestas. Cualquier diputado puede aprovechar su turno para lo que considere”. Ciudadanos, a través de su portavoz, Carlos Carrizosa, se sumó a la petición de amparo. “No es posible que el ‘president’ aproveche para hablar de su libro y, mucho menos, que aproveche para atacar a otros grupos por defender la democracia [atacó con dureza a los grupos que no condenan el juicio del TSJC]”.

Dos formas de entender la democracia

Más tarde, pidió de nuevo la palabra y volvió a solicitar el amparo porque “aquí se han vulnerado dos artículos hoy. En primer lugar, se ha vulnerado el artículo 164 sobre el contenido de las respuestas a las preguntas orales al Gobierno. En segundo lugar, se ha vulnerado el artículo 85.6 sobre las intervenciones del ‘president’ y del Govern en el Parlament. Este artículo dice claramente que cuando no se ciñen al debate de lo que se ha preguntado, se ha de abrir otro debate en el que hay posibilidad de réplica por parte de la oposición. Pero solo hemos asistido a un mensaje político del ‘president’ y consentido por el presidente del Parlament cuando usted debería haberle llamado a ceñirse a la pregunta. Con su actitud, se deja a la oposición sin capacidad de debate y se vulneran las reglas democráticas. Por eso solicitamos amparo”.

El artículo 85.6 es muy claro al respecto: “Si el presidente [del Parlamento] considera que el miembro del Govern introduce otro debate o que se promueve una nueva iniciativa parlamentaria, debe advertir al miembro del Govern que vuelva a la cuestión”. Evidentemente, Torrent, no llamó al orden a Torra.

Ajeno al revuelo y al quebrantamiento de las normas, el presidente del Parlament obvió el reglamento y respondió a Carrizosa que “ustedes tienen derecho a reclamar lo que quieran para defender sus derechos, pero esta sesión se ha acabado”. A continuación, dio la palabra a los portavoces de PSC y JxCAT.

El líder socialista solo añadió una frase: “Me sumo a las peticiones del señor Carrizosa para ahora y para siempre”. Y Albert Batet, por su parte, subrayó que la respuesta de Torra a Fernández “se adecúa perfectamente a la pregunta”. Dos formas muy diferentes de entender la democracia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios