CONFERENCIA DE PRESIDENTES ANTES DE AGOSTO

El Gobierno cree que el acuerdo europeo es "definitivo" para allanar el camino de los PGE

Montero alega que no disponer de unas nuevas cuentas para 2021 sería como "despreciar" el caudal de fondos que van a llegar desde Bruselas tras alcanzarse un pacto "histórico" entre los Veintisiete

Foto: Pedro Sánchez recibe el aplauso de sus ministros antes de la reunión del Gabinete de este 21 de julio y tras alcanzar el pacto europeo. (EFE)
Pedro Sánchez recibe el aplauso de sus ministros antes de la reunión del Gabinete de este 21 de julio y tras alcanzar el pacto europeo. (EFE)

El acuerdo "histórico" en la Unión Europea es el espaldarazo que esperaba el Gobierno. El que cree que ejercerá de empujón "determinante y definitivo" para los Presupuestos Generales del Estado de 2021 que ahora tendrá que elaborar y pactar. Es pronto para saber si los llegará a aprobar o no —y con qué apoyos—, pero el Ejecutivo ha recuperado el oxígeno que ya empezaba a fallarle, porque un mal pacto en la UE podría suponer un revés para sus expectativas.

Pero no fue así. Este martes, aseguró Pedro Sánchez desde Bruselas, al término del Consejo Europeo que concluyó con 'fumata blanca', se escribió "una de las páginas más brillantes de la historia de la Unión Europea". "Y, como profundo europeísta que soy, permítanme que les traslade mi profunda emoción por el momento que estamos viviendo", apostilló durante una comparecencia en la que se declaró satisfecho "al 95%" con el volumen de transferencias conseguidas. España accederá a un total de 140.000 millones de euros —la cantidad esperada—, del montante total, para el conjunto de la UE, de 750.000 millones de euros, entre subsidios (390.000 M) y créditos (360.000). De estos 140.000 M (más del 11% del PIB nacional), más de la mitad, 72.700, serán subvenciones a fondo perdido o ayudas directas, y el resto, préstamos. Según resaltó el presidente, los 72.700 millones son diez veces más que lo que España recibió en fondos de cohesión entre 2014 y 2020 (7.800 millones de euros).

[Consulte aquí en PDF la comparecencia íntegra de Pedro Sánchez tras el largo Consejo Europeo del 17, 18, 19, 20 y 21 de julio]

Sánchez, al concluir la cumbre, voló hacia Madrid para llegar a tiempo y presidir el Consejo de Ministros. Fue recibido con aplausos por los miembros de su Gabinete. Una satisfacción plena que se trasladó a la rueda de prensa posterior. La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, adelantó que el jefe del Ejecutivo quiere informar a los líderes autonómicos en una conferencia de presidentes —la primera presencial tras la pandemia de covid-19— antes de que concluya este mes de julio, porque las CCAA serán fundamentales para diseñar esos planes de reconstrucción que España deberá enviar a Bruselas para que se desembolsen los fondos en los próximos años. También Sánchez ha pedido a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, comparecer en el pleno de la Cámara Baja para dar cuenta de lo acordado en la capital belga.

España recibirá 140.000 millones, y de ellos 72.700 en transferencias, diez veces más de lo que cobró en fondos de cohesión entre 2014 y 2020


Un primer paquete de esos fondos se integrará en los Presupuestos de 2021. El siguiente gran reto que tiene el Gobierno tras el parón veraniego. El que le dará la llave de la legislatura. Montero defendió que no se podría entender que, tras el acuerdo logrado en Europa, España no disponga de unas nuevas cuentas que reemplacen a las de Cristóbal Montoro de 2018. Porque el país "no puede esperar" y necesita unos PGE nuevos, que cuenten con el mayor consenso posible, incluso del PP. Una apelación al principal partido de la oposición que, sin embargo, es más retórica que real, porque el Gobierno no espera en realidad a pactar los PGE con la formación de Pablo Casado, sino con Ciudadanos o con ERC. Esas dos barajas sí las jugará.

"Darle continuidad a un día histórico"

"Yo diría que este acuerdo no allana el camino por completo [para los Presupuestos], sí es determinante. Yo diría que es definitivo. No se podría entender que un Estado miembro, que ha logrado después de una negociación tan complicada, en la que el presidente del Gobierno ha jugado un papel tan destacado [...]" no dispusiera de unas nuevas cuentas, dijo. "No tendría ningún sentido que hayamos llegado a este acuerdo y que luego los propios Estados miembros no pudieran implementar el vehículo que hace posible que esos recursos lleguen a cada una de las políticas y al territorio. Sería como despreciar esa capacidad económica a la que ha contribuido Europa para que podamos impulsar proyectos tractores para que nuestra economía no solo se levante tras la pandemia sanitaria, sino que sea capaz de impulsar las grandes transformaciones que desde el comienzo de la legislatura teníamos en la agenda política", abundó Montero, que compareció en la Moncloa acompañada de los titulares de Exteriores y Agricultura, Arancha González Laya y Luis Planas.

No aprobar los PGE "sería como despreciar" los recursos de Bruselas "para que podamos impulsar proyectos tractores para nuestra economía"

Es decir, que el acuerdo en Europa debe ser, cree el Gobierno, un aliciente a los grupos, para que pacten los nuevos PGE, porque además las de 2021 no son unas cuentas más, sino son las de la "recuperación", de ahí que el PP esté llamado a "jugar un papel fundamental". "Es muy importante que seamos capaces de darle continuidad al día histórico [...], que todos los partidos se comprometan en hacer posible y operativo que esos recursos lleguen a la ciudadanía y eso se llama Presupuestos", remachó. Acuerdo europeo, en definitiva, como palanca para acordar los PGE.

El Gobierno cree que el acuerdo europeo es "definitivo" para allanar el camino de los PGE

Montero no indicó preferencias de socios. No se mojó ni por Ciudadanos ni por ERC. No de momento. El Gobierno quiere primero sondear el terreno, mantener las dos puertas abiertas. Es consciente de que el acuerdo con una u otra formación no será sencilla. La primera, porque el partido de Inés Arrimadas, aunque ha virado al centro y ha apoyado todas las prórrogas del estado de alarma, porque es una fuerza de corte liberal que choca con su socio de Unidas Podemos. La segunda, porque está mirando más hacia el horizonte de las urnas autonómicas, que pueden llegar en otoño.

Fuentes del Ejecutivo informaron que la pretensión de Montero de presentar el proyecto de ley "en tiempo y forma" continúa. Es decir, que quiere mandar el texto a la Cámara antes del 30 de septiembre. Es su intención. Pero también precisaron que quiere, como deseaba de cara a los PGE de 2020 que nunca se llegaron a redactar, llevar el proyecto ya con los apoyos amarrados. De esta manera, se abre la puerta a que pueda llegar al Congreso más adelante. Hay que tener en cuenta que las elecciones catalanas se vislumbran para el 4 de octubre, de tal manera que el retraso podría ser asumible para el Ejecutivo si realmente quiere no perder a ERC, su socio de investidura.

En el marco del diálogo social

La reforma laboral se mentó durante la cumbre europea. El primer ministro holandés, Mark Rutte, puso esa cuestión sobre la mesa en el primer día del Consejo Europeo. Pero finalmente esa condición no aparece. Ello le permitió afirmar a Montero que el acuerdo en la UE no supone que el Gobierno tenga que renunciar a su propósito de derogar las partes más lesivas de la legislación del PP. La portavoz insistió en que esa demanda era más "pretensión de algunos países", en referencia a Holanda, porque España ya cumple con las recomendaciones que le marca Europa. Así que el Ejecutivo mantiene su "hoja de ruta" sobre los cambios en el mercado de trabajo, que habrán de seguir abordándose en el marco del diálogo social y adaptándose a las necesidades de la pandemia.

El Ejecutivo subraya que su hoja de ruta de legislatura casa con la agenda de reformas de la UE, en transición ecológica y transformación digital

En ese sentido, Montero insistió en que la agenda del Gobierno de coalición con Unidas Podemos está "bastante alineada" con lo que exige la UE, que pone el acento sobre todo en la transición ecológica y la transformación digital. También el refuerzo de la capacidad y resiliencia del sistema sanitario, la cobertura de las rentas más bajas con el ingreso mínimo vital, la reactivación del mercado de trabajo o la inyección de liquidez para las empresas.

El Gobierno cree que el acuerdo europeo es "definitivo" para allanar el camino de los PGE

El Gobierno, a su vez, volvió a hacer un llamamiento al PP para que respalde el dictamen de la comisión de reconstrucción que este miércoles votará el Congreso. Un acuerdo que se pretende que sea amplio y transversal y que ahora se ha visto opacado por la importancia de los fondos europeos, ya cerrados tras una maratoniana negociación. Montero insistió en que ese pacto en la Cámara Baja no es ningún "aval" ni ningún "cheque en blanco" para el Gobierno. "Ninguno entendemos que el principal partido de la oposición, que ha sido partido de Gobierno durante muchos años, prefiera tensar esta cuerda para romperla", subrayó.

"Ninguno entendemos que el PP, que ha sido partido de Gobierno durante muchos años, prefiera tensar esta cuerda para romperla", asevera Montero

Lo que el Ejecutivo busca es una base donde sustentar una recuperación social y económica segura que dé continuidad a la cumbre europea, por lo que la tarea de la política es dar estabilidad, certidumbre y confianza al país, máxime en un momento de zozobra como el actual. De ahí que la portavoz se doliera de que todavía haya partidos "que no sean capaces de superar esta política de vetos para hacer política con los votos". La ministra de Hacienda animó así a hacer "un último esfuerzo y apoyar" el dictamen de la comisión de reconstrucción para construir juntos una "hoja de ruta compartida" que saque a España con seguridad tras el azote del covid. El Gobierno demanda así al PP que se "contagie" del espíritu de consenso que ha impregnado la cumbre europea o el diálogo social que está dando sus frutos en los últimos meses.

El Gobierno cree que el acuerdo europeo es "definitivo" para allanar el camino de los PGE

En ese sentido, y también mirando a los PGE de 2021, Montero insistió en que aunque la tarea del Ejecutivo es contactar con los grupos y hacer muchas llamadas, lo básico es la "predisposición" que estos manifiesten. Si el PP, adujo, tiene intención de "oponerse" y no dar apoyo a ningún proyecto del Gobierno, ya podrá hacer Sánchez "malabarismos" que no conseguirá cuajar ningún acuerdo. Si, por el contrario, sí tiene voluntad y entiende que es momento de la "unión" y no de la "discrepancia", el Gabinete pondrá de su parte, prometió, para fomentar el acercamiento.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios