Cónclave en Génova: Casado aborda con los barones el debate de las dos almas del PP
  1. España
SE REÚNE EL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL

Cónclave en Génova: Casado aborda con los barones el debate de las dos almas del PP

El líder del PP reúne hoy el comité ejecutivo nacional y después almorzará con los presidentes autonómicos. Sobre la mesa, los resultados electorales y la estrategia del partido

Foto: Cónclave en Génova: Casado aborda con los barones el debate de las dos almas del PP
Cónclave en Génova: Casado aborda con los barones el debate de las dos almas del PP

Pablo Casado reúne este miércoles en Génova el comité ejecutivo nacional, órgano en el que están los líderes territoriales y presidentes autonómicos. Aunque la premisa es analizar los resultados electorales en Galicia y País Vasco, el encuentro servirá para mucho más en un momento clave para el debate interno. Los dirigentes abordan hoy la estrategia del partido y el futuro que debe emprender la formación para consolidarse como única alternativa al Gobierno de Pedro Sánchez. Y todo ello tras el éxito del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que el domingo revalidó su cuarta mayoría absoluta, cosechando más influencia para imponer la moderación en la postura de los populares.

También los presidentes autonómicos de Andalucía y Castilla y León, Juanma Moreno Bonilla y Alfonso Fernández Mañueco, son partidarios de un giro definitivo hacia la centralidad, dejando a un lado la estrategia dura que hasta ahora ha venido defendiendo Casado en el Congreso, siempre con un ojo puesto en Vox. Hay otros presidentes autonómicos que consideran más acertada la posición de Génova y, de hecho, la madrileña Isabel Díaz Ayuso la lleva a su máximo exponente en la Asamblea de Madrid.

Las discrepancias entre barones son evidentes, como demuestran los pequeños detalles. Moreno y Mañueco se apresuraron en la noche del domingo a felicitar a Feijóo, considerando un éxito el “equilibrio y la moderación” de su compañero de filas. Ayuso, sin embargo, no felicitó públicamente al dirigente gallego. Esa mañana, le había deseado suerte al candidato en Euskadi, Carlos Iturgaiz.

Foto: El triunfo de Feijóo da alas al PP moderado y cuestiona la estrategia dura de Casado

El cónclave de la mañana en Génova empezará a las 12 del mediodía con la asistencia de los miembros del comité ejecutivo y terminará con el habitual almuerzo de Casado y los presidentes autonómicos. El único que no asistirá a la cita será Mañueco, que este miércoles recibe la visita de los Reyes en Vinuesa y Soria en la gira que están desarrollando por todas las comunidades autónomas. El murciano Fernando López Miras viajará a Madrid en cuanto acabe la sesión de control en la Asamblea regional.

En la cúpula del PP, defienden que el principal elemento a tratar en el comité será la celebración de los resultados de Feijóo, cuya cuarta mayoría absoluta iguala el éxito histórico de Manuel Fraga. La dirección viene lanzando la consigna de que “el éxito del gallego es también el éxito del PP” y que la victoria en Galicia demuestra que el “tándem Casado-Feijóo” funciona. De hecho, los populares consideran que el gran fracaso electoral ha sido para los dos partidos que sustentan al Gobierno central, por la desaparición de Podemos en Galicia y su desplome en Euskadi, sumados al estancamiento de los socialistas en ambos territorios.

La cuestión es si, como sucedió en el comité ejecutivo posterior a las generales de abril, cuando el PP cayó hasta los 66 diputados, los populares afrontarán el debate interno definitivo. En el último año, las dos almas del PP se han ido enfrentando de manera tibia en distintas ocasiones. En aquel cónclave, los dirigentes autonómicos dieron un golpe en la mesa y culparon al presidente nacional de una estrategia opuesta a la esencia del PP, la de un partido de centro derecha capaz de aglutinar a mayorías por atender al agujero de votos que había generado Vox.

Foto: Los barones empujan a Casado a moderar el tono del PP para eludir la crispación

La victoria de Feijóo se entiende como el triunfo de esa alma moderada, que no solo revalidó una mayoría indiscutible en Galicia, sino que dejó fuera de la Cámara al partido de Santiago Abascal. En Euskadi, donde el PP concurrió a las elecciones por primera vez en coalición con Ciudadanos y con Iturgaiz como cabeza de lista tras el cese de Alfonso Alonso —que también representaba al PP moderado—, el resultado no dio los mismos frutos. De los nueve escaños de 2016, la coalición se quedó con cinco (a la espera de si el voto exterior podría dar un sexto diputado). Además, Vox entró por primera vez en el Parlamento vasco con una representante por Álava.

Dirigentes del PP que defienden la postura de Casado aseguran que el electorado gallego no es comparable al de otros muchos lugares de España como Madrid. Aun así, en el partido nadie pone en duda que Feijóo acude este miércoles a Génova muy reforzado con unos resultados en las urnas que no tienen comparación interna. Precisamente este martes, el presidente de la Xunta visitó varios medios nacionales defendiendo que el PP es un partido “de centro” en el que “cohabitan distintas sensibilidades ideológicas”, afirmando que también debe ser la casa “de la socialdemocracia que se ha quedado huérfana por el giro del PSOE”. Fue el mismo mensaje que lanzó en campaña electoral: el de no ser solo el candidato del PP, sino de todos los gallegos que quisieran lo que su gestión representa, llamando a electores de muchas formaciones políticas.

El presidente del PP, Pablo Casado, y el secretario de Organización, Teodoro García Egea. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado, y el secretario de Organización, Teodoro García Egea. (EFE)

Casado aseguró en la junta directiva nacional —máximo órgano del partido entre congresos— telemática celebrada en junio que “no lideraría un PP bronco ni desestabilizador”, asegurando que no existen “dos partidos, uno blando y otro duro” y que su apuesta sería la de la centralidad y las grandes mayorías. El camino que desde hace tiempo demandaban los barones territoriales que, sin embargo, lamentan que el mensaje no se llevara a la práctica.

Iturgaiz también acudirá a la cita después de haber manifestado su voluntad de quedarse al frente del PP vasco. La dirección nacional, al menos por ahora, ve con buenos ojos que asuma ese cometido y asegura que los resultados —en torno a lo esperado— se deben a muchos factores ajenos a la candidatura. La prioridad ahora pasa por trabajar en el territorio, muy pegados a la militancia, y empezar a reconstruir.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Isabel Díaz Ayuso Pedro Sánchez Fernando López Miras Alberto Núñez Feijóo Parlamento Vasco Alfonso Alonso
El redactor recomienda