El objetivo: un cortafuegos para la Corona

El Gobierno urge al rey Felipe VI a adoptar medidas de distanciamiento hacia su padre

La portavoz subraya que el Ejecutivo "celebra" las medidas "futuras" que el monarca pueda tomar, aunque no deja claro si la alternativa preferida es que don Juan Carlos salga de la Zarzuela

Foto: Los ministros de Hacienda y Sanidad, María Jesús Montero y Salvador Illa, este 14 de julio en la Moncloa. (EFE)
Los ministros de Hacienda y Sanidad, María Jesús Montero y Salvador Illa, este 14 de julio en la Moncloa. (EFE)

Como siempre que afecta a la Casa del Rey, todo son cautelas, palabras calculadas al milímetro para no ir un paso más allá del requerido en cada momento. Pero el Gobierno, poco a poco, emite señales. Su prioridad es levantar un cortafuegos eficaz que proteja a Felipe VI, y por eso ya de antemano dice "celebrar medidas futuras" que la Corona pueda adoptar para distanciarse del Rey emérito. No deja claro, eso sí, cuál es su alternativa favorita, y si podría ser un abandono de la Zarzuela.

El Ejecutivo insta por tanto al jefe del Estado a avanzar unos centímetros más. Este martes ese fue el mensaje que quiso transmitir por boca de la portavoz, María Jesús Montero, que el Gobierno aplaudirá cualquier gesto que decida y que potencie la "ejemplaridad" de la institución, capital en la arquitectura del Estado.

Las informaciones periodísticas no cesan y son, según las palabras que utilizó hace una semana el propio presidente, Pedro Sánchez, "inquietantes" y "perturbadoras". Este mismo martes, El Confidencial daba cuenta de cómo el rey Juan Carlos introdujo miles de euros en billetes por los controles de Barajas sin que fueran interceptados y, por descontado, sin que fueran declarados a Hacienda.

"El Gobierno celebra todas las medidas pasadas y las futuras que se puedan impulsar para que se garantice la ejemplaridad de la Corona", asegura


Fueron varias las preguntas de los periodistas en torno a las noticias que acorralan al exjefe del Estado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La portavoz llevaba preparada la línea de defensa, pero al final lanzó el mensaje claro y contundente: "El Gobierno celebra todas las medidas pasadas y las futuras que se puedan impulsar para que se incremente la transparencia o se garantice la ejemplaridad de la Jefatura del Estado respecto al desarrollo de sus funciones".

"Línea ajustada y adecuada"

La ministra de Hacienda estaba por tanto abriendo la puerta a más gestos de distanciamiento del Rey respecto de su padre. Es más, el propio Gobierno, como ya adelantaba este diario el pasado domingo, espera una medida con cierta prontitud para evitar una erosión mayor de la Corona. De hecho, fuentes del Ejecutivo aclaraban este martes que Felipe VI no tiene por qué esperar a que haya un nuevo paso judicial, bien por la Fiscalía del Tribunal Supremo español, bien por la Justicia suiza. Si hay un magma de "preocupación ciudadana", como es el caso, razonaban estas fuentes, puede actuar de raíz ya. Entre líneas, el propio Gobierno anima al monarca a poner tierra de por medio y separarse de don Juan Carlos, para poner a resguardo la institución.

Fuentes del Gobierno reconocen que el Rey no tiene que esperar a que haya un nuevo paso judicial, puede actuar por la "preocupación ciudadana"

Durante la comparecencia, se le preguntó insistentemente a la portavoz si la salida mejor sería que el Rey emérito abandonara el Palacio de la Zarzuela, donde aún reside. La portavoz no aclaró si esa es la mejor fórmula, aunque de sus palabras se podía intuir que, cuando menos, no es mal vista por la Moncloa. Montero agradeció "cualquier actividad e impulso que desde la Corona se está dando para que los ciudadanos conozcan con transparencia las cuestiones que ocupan a la Casa Real".

"Esa línea nos parece ajustada y adecuada, pero cualquier avance que se pueda producir o no en esa materia le corresponde a la Casa Real. No es el Gobierno el que tiene que tomar decisiones en esa cuestión, sino a la Casa Real. Y creo que con mi planteamiento anterior adivinan ustedes perfectamente cuál es la opinión y la preferencia" del Gobierno. No especificó esa "preferencia" de la que hablaba, pero la pregunta había insistido precisamente en la hipótesis de un abandono de la Zarzuela por parte del emérito.

El Gobierno urge al rey Felipe VI a adoptar medidas de distanciamiento hacia su padre

Montero evitó salirse del guion escrito la semana pasada por Sánchez. El Ejecutivo, dijo, ha sido "muy claro y contundente en la respuesta" dada con relación a don Juan Carlos. Porque ya calificó, recordó, de "inquietantes y perturbadoras" —"por no utilizar el adjetivo de preocupante", añadió este martes la portavoz— las noticias que día tras día se publican sobre él y sobre sus presuntos negocios opacos.

En línea con lo que ella misma afirmó la semana pasada, subrayó que "todas las instituciones" han de "responder ante la ley y la Justicia es igual para todos". El Gobierno, abundó, está "satisfecho" con el funcionamiento del Estado de derecho, la acción de los tribunales y de los medios que han venido destapando las informaciones sobre Juan Carlos I. Recalcó que el Ejecutivo, como no puede ser de otra manera, "va a apoyar y colaborar" con todas las actuaciones que requiera la Justicia. Ahí es capital el papel de la Agencia Tributaria y de la Abogacía del Estado, que ha de personarse si observa un posible delito fiscal.

El consenso para los PGE

Unidas Podemos insiste en pedir una comisión de investigación en el Congreso sobre Juan Carlos I. La portavoz dio a entender que la visión del Ejecutivo no cambiaba. Montero subrayó que el PSOE y su socio morado mantienen posturas discrepantes conocidas, pero el hecho mismo de posibilitar una comisión en el Congreso no ha formado parte de las deliberaciones del Consejo de Ministros, sostuvo. "La opinión de cada una de las fuerzas ha quedado reservada a lo que sus portavoces han dicho, sin que el Gobierno haya debatido, ni discutido respecto a esta cuestión", añadió.

Montero remarca que los resultados del 12-J "no afectan para nada" al bipartito, porque la coalición "está más fuerte que nunca" tras el covid-19

La portavoz volvió a insistir en que la coalición está blindada. Y lo ocurrido el 12-J en las elecciones del País Vasco y Galicia, en las que Unidas Podemos se desplomó, no interfieren en la dinámica del Ejecutivo. El bipartito, dijo, está "más fuerte que nunca" y los resultados de los dos socios "no afectan para nada" a su convivencia. "Este Gobierno y esta coalición está más unida que nunca después de estar batallando juntos contra el virus", subrayó Montero, sin entrar a valorar los datos obtenidos por cada fuerza política. La ministra no pasó de felicitar a los ganadores, Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo, y de advertir de que el PSE ya ha dicho que quiere contribuir a la gobernabilidad de Euskadi.

La titular de Hacienda remarcó que lo que "ocupa y preocupa" al Ejecutivo es la salida de la crisis y la elaboración de los Presupuestos de 2021, que dependerán en buena medida del acuerdo que alcance el Consejo Europeo sobre el fondo de recuperación. Su departamento buscará, para esas cuentas (de las que ya ha dado el primer paso), el mayor consenso posible. La portavoz intentó quitarse la presión de sus socios, que prefieren mirar a ERC, indicando que ella aspira a contar con el plácet del PP, igual que con el resto de grupos, porque estos son los PGE de la reconstrucción que merecen que se aparquen las diferencias ideológicas. La ministra dijo no sentir preocupación por el ascenso de las formaciones nacionalistas, que llevan muchos años en la arena política, pero sí por el crecimiento de la ultraderecha y el efecto "arrastre" que pueda sentir el PP.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios