PODRÍA BENEFICIAR A LOS PRESOS DEL 'PROCÉS'

Justicia frena la reforma de la sedición: no hay "calendario" y se necesita "gran consenso"

El ministro reconoce que debiera abordarse el estudio de un artículo de 200 años de historia, pero que se precisa afrontarlo a través de un "debate sereno", y no de manera inminente

Foto: El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y los ministros de Justicia, Hacienda y Transportes, este 7 de julio en la Moncloa. (EFE)
El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y los ministros de Justicia, Hacienda y Transportes, este 7 de julio en la Moncloa. (EFE)

El Gobierno ya no tiene urgencia en la reforma del Código Penal para tocar los delitos de rebelión y sedición, una modificación que podría beneficiar a los presos del 'procés'. No hay ni "calendario" comprometido. Solo la reflexión de que debiera abordarse ese estudio, a través de un "debate sereno" que culmine en un "gran consenso".

Pasado el primer golpe de la pandemia por covid-19, el Ejecutivo va poco a poco retomando su agenda. Y una de las primeras cuestiones que afloraron con el arranque de la legislatura fue, precisamente, la revisión de la sedición. Se interpretaba como un gesto hacia el independentismo, y singularmente hacia ERC (y su líder, Oriol Junqueras), socio de investidura de Pedro Sánchez. Pero también el Gobierno siempre afirmó que esta modificación legislativa siempre iría al margen de la mesa de diálogo con Cataluña.

Pero el coronavirus arruinó todos los planes iniciales del Gabinete de coalición. Este martes, tras el Consejo de Ministros ordinario, el titular de Justicia, Juan Carlos Campo, dejó bien claro que la reforma del Código Penal para abordar un nuevo diseño de los delitos de rebelión y sedición no es prioritaria ni inminente. Ni se calcula para este mismo año 2020.

"No ha habido ningún compromiso por parte del Gobierno, ni ningún calendario de la reforma del Código Penal sobre la rebelión y sedición", dice


"No ha habido ningún compromiso por parte del Gobierno, ni ningún calendario normativo en el ámbito de la reforma del Código Penal sobre la rebelión y sedición —respondió el ministro—. Sí hubo una sesión de control en el Senado [el 25 de febrero] donde expuse cuál era la situación en el panorama internacional, en los países de nuestro entorno. Cité Italia, Alemania, Francia, y expuse que había una voluntad unánime de la doctrina sobre que la legislación española debía de ser objeto de revisión, porque es un artículo que no se toca desde hace 200 años, desde el Código Pacheco de mediados del siglo XIX".

A través de proyecto de ley

El titular de Justicia recordó entonces que él sí ha explicitado el "compromiso" de que llevaría al Consejo de Ministros la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) para dar la instrucción a los fiscales "antes de finalizar el año".

Esa revisión incluirá los delitos ambientales, la lucha contra el cibercrimen o los derechos de los animales. Pero antes irá la LECrim, a finales de año

Campo se remitía a las explicaciones que él mismo aportaba en una entrevista que él concedió a El Confidencial el pasado mayo, en plena desescalada. Así, el ministro recordó que hay modificaciones del Código Penal que deben examinarse, como el desarrollo de los delitos medioambientales, los relativos a los derechos de los animales, la lucha contra el cibercrimen "y un largo etcétera".

"Y es compromiso de este ministro que no abordaría ninguna de estas reformas sin hacerlo con un gran consenso, aportando todos los informes pertinentes, por la vía del anteproyecto [de ley], para poder abrir un debate sereno, que no conviene hacer en 15 días. Ese es el compromiso de este Gobierno, y ahora mismo todas las energías están volcadas en la reconstrucción del país y en salir de esta crisis social y económica" consecuencia del coronavirus, amplió. Es decir, que el Ejecutivo, a la hora de plantear esta reforma, la hará a través de proyecto de ley, demandando los informes preceptivos aunque no vinculantes a los órganos consultivos del Estado antes del aterrizaje del texto en el Congreso. La otra fórmula posible, más rápida, sería a través de proposición de ley de los grupos, pero esa alternativa estaría cancelada.

La idea originaria del Gobierno era lanzar una reforma del Código Penal que incluyera distintos aspectos, también el 'solo sí es sí' (o sea, que se recoja el consentimiento expreso de la víctima en los delitos sexuales). Pero la presión ejercida por Unidas Podemos, que quería desligar esta última materia del resto de la modificación de la ley penal, hizo que finalmente el Ejecutivo presentara su anteproyecto de Ley de Libertad Sexual por separado. Fue la última y primera gran disputa entre los socios previa al estallido de la crisis del coronavirus.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios