Todo empezó cuando tenía 14 años

Investigan a once hombres de entre 19 y 33 años por abusos sexuales a una menor

Entre los investigados está un conocido DJ, un cantante famoso y varios músicos de bandas de Semana Santa. Según el Código Penal, las relaciones con una menor de 16 años constituyen un delito

Foto: Coche patrulla de la Policía Nacional. (iStock)
Coche patrulla de la Policía Nacional. (iStock)

En España mantener relaciones sexuales con una menor de 16 años es delito y conlleva un severo castigo. Da igual que la adolescente consienta, acceda o sea proactiva. Se entiende que no tiene la madurez suficiente ni su personalidad está bien formada a esa edad. Lo dice el artículo 183 del Código Penal: "El que realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, será castigado como responsable de abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis años". La condena puede aumentar hasta los doce años de prisión si se produce "acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías".

El artículo 183 ter del Código Penal, también dice: "El que a través de internet, del teléfono o de cualquier otra tecnología de la información y la comunicación contacte con un menor de dieciséis años y realice actos dirigidos a embaucarle para que le facilite material pornográfico o le muestre imágenes pornográficas en las que se represente o aparezca un menor, será castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años".

Once varones de entre 19 y 33 años de edad están siendo investigados por un juzgado de Linares por incumplir alguno de estos artículos, o los dos a la vez. Curiosamente, casi todos forman parte de bandas de música de Semana Santa, uno de ellos, por ejemplo, de la prestigiosa Banda de la Hermandad de la Esperanza de Triana de Sevilla. También está imputado el socorrista de una piscina de un hotel de Roquetas de Mar en Almería, un famoso cantante de reguetón y un conocido DJ de Granada. Todos han sido detenidos y han prestado declaración ante su señoría, quien los ha dejado en libertad provisional con una orden de alejamiento de 200 metros de la menor y prohibición de mantener comunicaciones con ella.

Los hechos se remontan a la época en la que Alba —nombre ficticio— contaba con 13 años. Por entonces abrió una cuenta de Instagram y enseguida recibió un aluvión de solicitudes de amistad. Todas de varones. Todas de mayores de edad. Unos eran conocidos y otros no. Su falta de madurez, su inocencia, le hizo dejar atrás cualquier precaución y empezó a hablar con ellos. Tras un tiempo, le pidieron el teléfono para mandarse mensajes a través de WhatsApp.

Ella se lo dio con la confianza de que no había nada malo en ello. Lo cierto es que por aquella época, la adolescente pasaba por una mala época, con una profunda falta de autoestima: se sentía fea y poco agraciada. Los chicos le decían cosas bonitas y trataban de convencerla de que olvidara sus complejos porque, sin duda, era guapa. Ahora Alba está convencida de que se aprovecharon de su debilidad para convencerla de que les enviara archivos de vídeo del alto contenido sexual. Es cierto que lo hizo voluntariamente, pero también que a todos les advirtió de que no había cumplido los 16 años. Les dio igual. Unos respondían con fotos de sus miembros y otros con textos duros y vídeos sexuales en los que explicaban que lo que veía en la imagen es lo que debería poner ella en práctica cuando se conocieran en persona.

Uno de estos varones que se puso en contacto con la menor es un conocido DJ de 33 años. Él le pidió por escrito —hay prueba de ello— a Alba que le enviara vídeos y fotos de duro contenido sexual donde se veía todo, incluso su cara. Cuando empezó a chatear con él, la adolescente tenía 14 años. Habló mucho, con todos, tanto que hay varios tomos del sumario compuestos únicamente de conversaciones entre Alba y los varones. En el caso de este DJ, existe un mensaje en el que la adolescente le comunica de forma expresa que tenía solo 15 años. A pesar de ello, él insistía en que se grabase vídeos "cerdos" y, en alguna ocasión, eran tan duras sus solicitudes que ella se negó en rotundo. Su rechazo le valió que la apodara "monjita".

Otro de los investigados es un famoso cantante español de reguetón. Según pudieron constatar los investigadores que este hombre, de 25 años, solicitó vídeos de carácter sexual a Alba y tras insistirle varias veces lo consiguió. Así consta en los registros. También él envió, sin que ella se lo pidiese, fotos suyas elevadas de tono. La joven ha aportado la memoria íntegra de dos teléfonos móviles que utilizó antes de cumplir los 16 años y la Policía sigue explorándolos. No se descarta que haya nuevas detenciones e incluso que algún otro famoso acabe implicado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios