EL DICTAMEN SE APROBARÁ EL 22-J EN EL PLENO

El Gobierno saca el pacto de reconstrucción con el apoyo de Cs y choca con sus socios

El dictamen deberá aprobarse en pleno el 22 de julio. Pero el apoyo más repetido en la comisión fue el de Ciudadanos, mientras que los socios de investidura no estuvieron junto al Gobierno

Foto: Miembros de los grupos organizan las enmiendas en los momentos previos a la reanudación de la Comisión por la Reconstrucción Económica y Social. (EFE)
Miembros de los grupos organizan las enmiendas en los momentos previos a la reanudación de la Comisión por la Reconstrucción Económica y Social. (EFE)

La comisión de reconstrucción económica y social del Congreso de los Diputados, nacida a raíz de la pandemia del coronavirus, llegó a su fin este viernes aprobando el dictamen conjunto sobre las conclusiones de los cuatro grupos de trabajo —sanidad, reactivación económica, políticas sociales y Unión Europea— que echaron a andar en el mes de mayo. Un dictamen que deberá aprobarse definitivamente en el pleno del 22 de julio y para el que las negociaciones continuarán estas semanas. Los dos grupos parlamentarios del Gobierno —PSOE y Unidas Podemos— sacaron adelante las conclusiones con distintos apoyos parlamentarios, entre el que destaca Ciudadanos (llegó a un acuerdo con el Ejecutivo en tres de los cuatro documentos, exceptuando solo el relativo a la cuestión social).

De hecho, los grupos que apoyaron la investidura de Pedro Sánchez no se posicionaron apenas junto al Ejecutivo. Y todo ello en mitad del debate sobre los futuros Presupuestos de 2021. ERC, por ejemplo, decidió abstenerse en el documento relativo a la UE y votó en contra del resto. El grupo de Gabriel Rufián asegura que sus planteamientos eran "realmente de izquierdas" mientras que el Gobierno optó a su juicio por "hacer un documento para buscar el apoyo de la derecha" renunciando incluso a algunas de sus prioridades —en el caso de Unidas Podemos— como el impuesto a las grandes fortunas. "Para hacer lo de siempre de la mano de la derecha, es normal que no podamos darle apoyo", explican desde el entorno de los republicanos.

También el PNV, muy crítico con el devenir de los trabajos en la comisión, terminó por apoyar el documento de la UE tras conseguir que PSOE y Unidas Podemos respaldaran algunas de sus enmiendas. En cuanto al documento sanitario y el de políticas sociales, su posición fue un claro no. Tampoco en economía decidieron apoyar. En el caso de Bildu, el grupo parlamentario votó en contra de los cuatro documentos al entender que "no recogen medidas básicas para la protección de la mayoría social y trabajadora como la derogación de la reforma laboral, el impuesto a las grandes fortunas, a la banca o las pensiones mínimas de 1.080 euros". Además, la izquierda abertzale dudó de que exista realmente "una supuesta mayoría progresista" reprochando, en línea con ERC, los acuerdos alcanzados con otros grupos, esencialmente Ciudadanos.

No fue posible ningún pacto con el PP en materia sanitaria y de la UE a pesar de haber acercado posturas en los últimos días. La portavoz de los socialistas, Adriana Lastra, tildó de "irresponsables" a los populares, sin esconder su indignación por la imposibilidad de no haber alcanzado un gran acuerdo de cara al consejo europeo de la próxima semana donde se hará el reparto de fondos de la UE a los distintos países miembros. La diputada popular, Ana Pastor, sin embargo, insistió en que "aún queda tiempo" y confió en que el acuerdo llegará antes del pleno. El documento sanitario obtuvo el respaldo de 166 diputados y contó con 33 'noes' y 94 abstenciones.

Sobre el principal escollo para alcanzar un acuerdo, las versiones de populares y socialistas difieren bastante. Para el PP es indispensable que se tengan en cuenta algunas de sus propuestas como la creación de una agencia de salud pública y de calidad asistencial que coordine a todas las CCAA, mientras que el PSOE afirma que los populares se negaron a eliminar los copagos farmacéuticos y a asegurar la universalización de la sanidad. Además, las posturas respecto al documento de la UE parecían más seguras, pero los populares consideran que el acuerdo debe ser para los dos grupos de trabajo. Sin el uno, no saldrá el otro.

En cuanto al documento de reactivación económica, sus conclusiones terminaron con 167 apoyos (entre los que estuvieron los 10 de Ciudadanos), 115 nos y 10 abstenciones. Para enfado de las formaciones de la izquierda, el dictamen no recoge el impuesto a las grandes fortunas. Pero además, salió adelante un sistema asimilar al de la 'mochila austriaca' (que defiende el partido naranja y que recomendó recientemente el Banco de España) por un error de Unidas Podemos.

Otro de los puntos sobre los que el PSOE dio marcha atrás este viernes se refiere a que las empresas rescatadas puedan repartir dividendos. Hace solo dos días apoyó junto a Unidas Podemos una enmienda de Más País en el que se fijaban condiciones a las compañías que reciban ayudas. Sin embargo, en esta última sesión pactó con Ciudadanos retirarlo y recibió el apoyo del PP. En este documento también resultó aprobado no aplicar la regla de gasto en 2020 y 2021, y permitir que las comunidades autónomas y los ayuntamientos puedan utilizar el superávit de su tesorería para invertir en las necesidades derivadas de la crisis provocada por el covid-19. Unidas Podemos se unió a la enmienda transaccional promovida por JxCAT y pactada con PP, Cs, ERC, Compromís y CC entre otras formaciones. Tan solo el PSOE votó en contra.

El presidente de la Mesa de la Comisión por la Reconstrucción Económica y Social en el Congreso de los Diputados, Patxi López (c). (EFE)
El presidente de la Mesa de la Comisión por la Reconstrucción Económica y Social en el Congreso de los Diputados, Patxi López (c). (EFE)

En cuanto al documento de políticas sociales, sin duda fue el que menor consenso generó. Solo contó con 155 votos —los de PSOE y Unidas Podemos—, cosechando 132 'noes' y 5 abstenciones. Ni los socios de investidura lo respaldaron, ni tampoco el partido naranja. En el caso de Ciudadanos, el escollo se debe a que el texto del Gobierno excluye a la escuela concertada de las ayudas públicas. El partido de Inés Arrimadas entiende que la concertada es parte de la educación pública y no debe dejar atrás a los millones de alumnos que tiene en España solo por la titularidad del centro.

También el PP, y otros grupos como JxCAT, fue muy crítico al respecto, asegurando que se trataba de una posición ideológica fuera del consenso de mínimos que debe intentar la comisión. Ciudadanos esperaba poder seguir negociando con el Gobierno hasta el pleno y poder así dar apoyo también al documento social —el único en el que no han pactado—, pero Lastra fue muy clara en la tarde de este viernes reconociendo que ese punto "se quedará como está" porque la apuesta del Ejecutivo es claramente la de defender la educación pública. Por último, el documento de la Unión Europea, salió aprobado con 183 votos a favor, 6 en contra y 102 abstenciones. Solo Bildu y el diputado del BNG se opusieron.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios